Inicio Noticias Tony Pollard y la defensiva dieron la cara de manera espléndida ante...

Tony Pollard y la defensiva dieron la cara de manera espléndida ante Minnesota

2144
7

Que jornada para los Dallas Cowboys ha sido la semana 11. El equipo de la estrella solitaria se ha llevado una victoria contundente ante los Minnesota Vikings por 40 a 3. Ahora con su récord de 7-3, han recuperado el segundo puesto de la NFC Este tras la derrota de los Giants contra los Lions. Ahora bien, hay muchas cosas de las que hay que hablar. Ya que en todos los aspectos del juego, los Vaqueros se destacaron de sobremanera.

De lo primero que hay que hablar sin dudas es que la defensiva del juego por tierra rival mejoró en gran medida. Sobre todo en comparación a los choques de los Cowboys en la semana 8 y 10. Se esperaba que Dalvin Cook se convirtiera en una gran amenaza para el grupo que maneja Dan Quinn. Especialmente por lo que se pudo ver en el choque anterior de los Vikings ante los Bills. No obstante, todo se redujo a 11 acarreos y 72 yardas de parte del corredor del equipo de la NFC Norte. En líneas generales, los de Minnesota tan solo quedaron relegados a 73 yardas, con una sola yarda extra de parte de Kene Nwangwu.

De cualquier manera, tampoco hay que dejar por fuera el pass rush, lo cual se ha convertido en la marca registrada de la defensiva vaquera. La línea defensiva se encargaría de entregar siete capturas de Mariscal a Kirk Cousins, en donde cabe destacar que la primera de ellas sería de parte de Micah Parsons en la primera serie ofensiva rival. La acción terminaría en fumble y el balón lo recuperaría Dorance Armstrong.

De las siete capturas, dos fueron de parte del ya mencionado Parsons, dos más para Dorance Armstrong y las otras tres serían para Jayron Kearse, DeMarcus Lawrence y Dante Fowler. Como nota interesante, Micah lidera la NFL con cinco juegos con al menos dos sacks por encuentro esta temporada. El récord hasta el momento lo ostenta Reggie White, quien lo realizó en ocho oportunidades para los Eagles en la campaña de 1987.

Revisando los números de las capturas en general, los líderes en toda la NFL son los Cowboys con 42. Su único perseguidor con 36 son los New England Patriots. Esto da a entender de manera muy clara que la defensiva vaquera sabe presionar a los Mariscales rivales y cuando les dan mayores oportunidades, mejor es el resultado.

Por supuesto, cuando la defensiva vaquera responde, la ofensiva suele hacerlo mucho mejor. Durante siete series ofensivas consecutivas, los Cowboys se mantuvieron anotando al menos un gol de campo en cada una de ellas durante el encuentro. Con un Dak Prescott que terminaría la semana 11 con 22 pases completos de 25 intentos, 276 yardas y dos anotaciones.

Igualmente, el juego por tierra estuvo perfectamente equilibrado. Con un Zeke Elliott sumando 42 yardas en 15 acarreos, llevándose dos anotaciones por jugadas terrestres. Pero el que se lleva los honores ofensivos esta semana para los Cowboys es Tony Pollard. No solo lograría 80 yardas en 15 acarreos. Sino que también en el juego de pases se destacó de sobremanera. Logrando 109 yardas en seis recepciones y dos anotaciones más para su cuenta personal. En donde una de ellas sería de 68 yardas en los primeros minutos del tercer cuarto.

Lo de Pollard definitivamente está en otra órbita. El muchacho sumó entre acarreos y jugadas de pase ante Minnesota un total de 189 yardas. Y ya cuenta con seis anotaciones en los últimos tres choques. Sin lugar a dudas, es probable que Tony se convierta en el jugador ofensivo de la semana en la Conferencia Nacional.

De cualquier manera, otra de las notas más interesantes del encuentro se la llevaría el pateador Brett Maher. Todo esto tiene su origen en una recepción de CeeDee Lamb de 27 yardas de parte de Dak Prescott a menos de 15 segundos de ir al medio tiempo. Lamb lograría capturar el balón con una capacidad atlética increíble. Tomando en cuenta que la acción fue en segunda y tres y que CeeDee terminó en la yarda 42 de Minnesota, se tomó la decisión de utilizar al pateador Brett Maher.

Ante todo esto, Maher lograría el gol de campo de 60 yardas. No obstante, los jueces decidieron revisar la jugada de Lamb a pesar que el mismo Maher ya había hecho el gol de campo y que Dallas se encontraba 23 a 3 en el marcador. Junto a esto, el entrenador en jefe Mike McCarthy había llamado a un tiempo fuera y a pesar de todo lo que estaba pasando, los jueces declararon que la decisión sobre el campo se mantenía. En líneas generales, llegaron a tener tiempo de sobra para revisar la jugada antes que Brett hiciera su acción. Algo inconcebible para una liga tan prestigiosa como la NFL.

Así que de acuerdo al reglamento, Maher tuvo que volver a hacer el intento de gol de campo desde las mismas 60 yardas. El resultado sería el mismo, ya que el pateador vaquero tuvo una jornada para enmarcar ante Minnesota. De cuatro intentos, terminaría con cuatro goles de campo. Uno de 27 yardas, otro de 53, el ya mencionado de 60 y otro de 50 para el último cuarto.

De acuerdo a todo lo que se pudo observar ante los Vikings, se vieron a unos Vaqueros de Dallas muy diferentes a lo que llegaron a mostrar ante los Packers. De mantener esta tendencia, el equipo de la estrella solitaria está para grandes cosas. Eso sí, deben mantener este nivel y mostrar su mejor fútbol americano ante lo que se viene. No hay que olvidarse que el calendario continúa con los Giants este jueves y los Colts y Texans más adelante. Estos son los Cowboys que le gusta ver a los fanáticos, y con este rendimiento, si tenemos a un equipo que se encuentra en la mesa de conversación para acceder a la postemporada.

7 COMENTARIOS

  1. Aquí es cuando se debe conservar la calma y no hacer castillos en el cielo, los vaqueros tal vez no son tan malos como contra Green bay, y tal vez no tan buenos como contra vikingos, como dijeran en un comentario, el detalle es la consistencia en los triunfos,

  2. Me cayaron si. Que bueno q dak. Se comporto
    Se vio bien. Y el antidoto correr. El balon la linea
    Bien. Es imp. Dak sereno. Al correr el balon
    Se abre el juego.

  3. Hay que celebrar mucho esta victoria. Ojala así se comportará el resto de la temporada, el juego se llama consistencia. Le ganó a un buen equipo pero tiene que seguir demostrando que sus falencias a la ofensiva y a la defensiva están quedando atras. Recordemos la temporada pasada con muchas palizas a equipos contrarios y a la hora buena para afuera en el primer juego de postemporda. Así que hay que celebrar pero no echar las campanas al vuelo, todavía.

  4. El resultado de ayer deja patente que la temperada 2022 de los Vaqueros de Dallas es un versión de la novela El Curioso caso del Dr. Jenkils y el Sr. Hyde.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí