Inicio Noticias Los Cowboys tuvieron una tarde perfecta: fue triunfo 40-3 frente a los...

Los Cowboys tuvieron una tarde perfecta: fue triunfo 40-3 frente a los Vikings

1340
0

La derrota en Green Bay fue bastante preocupante por cómo se desarrolló el juego. Por ese motivo era esencial que Dallas se recuperara en Minnesota. Aunque no pasó únicamente eso, sino que los Cowboys aplastaron a los Vikings como si fueran un adversario que estaba 1-8 en vez de su récord real de 8-1. Lo que debe ser destacado por sobre todo es que fue una actuación perfecta de las tres unidades que conforman el equipo. Un 40-3 deja eso en evidencia.

Primer cuarto

Desde el comienzo Micah Parsons se hizo presente para mandar un mensaje temprano. En la primera serie ofensiva de Minnesota era 3ra y 3 cuando el linebacker capturó a Kirk Cousins y le hizo perder el balón. La posesión la recuperó Dorance Armstrong en la yarda 27 del rival. Aunque allí la ofensiva no pudo aprovechar del todo, algo que había pasado también en Green Bay.

Pero en esta ocasión ese drive sería el único en el que no pudieron hacer mucho. Los Vikings respondieron con una buena serie que dejó el score 3-3. De ahí en adelante fue un dominio absoluto de Dallas en todas las facetas. Un par de acarreos explosivos de Tony Pollard hacían prever lo que sucedería más tarde. Los Cowboys concluirían el cuarto con una anotación de una yarda de Ezekiel Elliott para quedar 10-3.

Segundo cuarto

Dallas empezó su demolición aquí. Su primer drive fue apenas un field goal en una serie consistente. Sin embargo, le sacó ocho minutos al reloj que dejaron a las estrellas ofensivas del adversario en la banca. Eso se incrementaría con otra captura de Parsons que les devolvió el ovoide a los Cowboys de inmediato.

Luego llegaría la demostración de por qué Pollard debe ser el RB1 en cuanto a las oportunidades. Un pase que era lateral tuvo un buen bloqueo de Dalton Schultz y se convirtió en un touchdown de 30 yardas del corredor. A pesar de que no quedaba casi nada de tiempo, la defensiva detuvo a Minnesota y hubo espacio para un FG de 60 yardas. Con esa enorme patada de Brett Maher antes del entretiempo la ventaja se ampliaría a 23-3.

Tercer cuarto

En los drives que abrieron el cuarto fueron evidentes las fortalezas de cada unidad. Primero, otra vez Pollard hizo notar su velocidad. Era 3ra y 14 cuando el running back hizo una gran ruta, Prescott lanzó un pase exacto y esa jugada se convirtió en una anotación de 68 yardas que fue la finalización del juego a pesar de que quedaba muchísimo tiempo.

Como complemento apareció la defensiva para evitar cualquier tipo de reacción. Una captura de DeMarcus Lawrence descarriló a la ofensiva de los Vikings y un sack de Dante Fowler la concluyó. Lo mejor de esa secuencia es que Dallas anotaría de nuevo. Una gran recepción de Noah Brown para 35 yardas acercó el balón a las diagonales y Elliott se encargó de otro fácil TD. El marcador de 37-3 significaba que todo el resto sería tiempo basura.

Último cuarto

Lógicamente ambos se dedicaron a hacer que todo transcurriera lo más rápido posible porque ya no tenía sentido arriesgar. Cooper Rush ingresó por Prescott y Malik Davis tuvo los acarreos. Algo que sí podría haber sido costoso fue dejar a Parsons en el terreno hasta esa parte. El linebacker seguramente pidió quedarse para aumentar sus estadísticas, pero con una nueva batalla el jueves fue un riesgo innecesario. Maher dejaría un 40-3 como resultado final para recuperar la confianza perdida en la semana 10.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí