Inicio Noticias Trevon Diggs no se conforma con su año de novato: “Cada vez...

Trevon Diggs no se conforma con su año de novato: “Cada vez que toco el balón quiero una intercepción”

960
0

La prioridad de los Cowboys previo al draft 2020 era un esquinero. Quizás un edge rusher era otra opción, pero lo que no estaba dentro de los planes de nadie era elegir un receptor abierto tan temprano. Esa caída inesperada de CeeDee Lamb obligó a la franquicia a cambiar de rumbo repentinamente. Sin embargo, antes de que aquello sucediera se barajaban varios nombres entre los que se encontraba el suyo.

Aunque la fortuna de Dallas no concluyó con la selección de Lamb, sino que continuó hasta la siguiente ronda. Porque el prospecto de Alabama que podía ser una posibilidad en la selección global 17 estaba disponible cuando llegó el pick 51. De esa manera la unidad encontró una inyección de talento fundamental para el futuro del equipo tras la salida de Byron Jones en la agencia libre. Pero no todo fue tan sencillo para el cornerback siendo rookie.

En cobertura fue donde sufrió bastante al inicio de la temporada. El juego frente a los Seahawks lo vio algo complicado. A su vez, fue quemado en una anotación de Terry McLaurin de 50 yardas en la derrota en Washington. No obstante, es allí donde radica la fortaleza principal de Diggs. Su resiliencia a pesar de estar en una defensiva lamentable hizo que rápidamente diera un golpe de timón para convertirse en la pieza más sólida del perímetro.

Lo que más debe satisfacer a Mike McCarthy es que no se conforma con lo hecho en su primera participación en la NFL. Sus tres intercepciones y 14 pases desviados lo designaron como el líder en esas categorías, siendo el único novato en la historia del equipo en hacerlo. A eso hay que añadir que se perdió cuatro juegos por lesión.

La frase marcada en el título tiene que ver con las declaraciones realizadas por Diggs. “Puse mis manos en 14 balones. Terminé sin 14 intercepciones. Así que eso es un problema”, comentó. Lo más interesante de ese número es que no fue el staff quien le marcó esa cifra. El propio CB fue quien se encargó de analizar todas sus actuaciones y auto evaluarse de manera exigente.

Pero el esquinero no se queda en las palabras, sino que está trabajando para mejorar aún más. Su pasado como wide receiver además le da un potencial enorme. “Si pudiera poner mis manos sobre el ovoide, podría atraparlo. Siento que todas fueron oportunidades de ser picks. Cada vez que toco el balón quiero una intercepción”, explicó el egresado de Alabama.

Una cuestión extra que McCarthy valora mucho es la competitividad. En una posición como la de esquinero, esa característica no es un detalle menor. Saber mantenerse luchando en cada snap con atletas de elite es vital para el éxito de cualquier defensiva. “Cada jugada es al máximo. Aporta intensidad. Es muy instintivo. Sus habilidades con el balón son únicas. Cuando el ovoide está en el aire es como otro receptor”, lo elogió el head coach.

Si hay alguien que puede confirmar ese espíritu es su compañero de equipo Lamb. En los entrenamientos suelen estar alineados una contra uno, por lo que se conocen bien. El WR fue quien contó que siempre compiten: “Nos mantenemos bajo un alto estándar”, destacó la estrella creciente de la ofensiva. Tanto el talento como la ética de trabajo hacen creer que Diggs podría tener un salto para convertirse en el CB1 que los Cowboys están buscando.