Inicio Noticias ¿La defensa de los Cowboys realmente ha mejorado respecto a la de...

¿La defensa de los Cowboys realmente ha mejorado respecto a la de 2020?

4654
0

Uno de los grandes objetivos de los Cowboys para este año era mejorar el rendimiento de la defensa. Y no es para menos, luego de tener en 2020 una de las peores defensas en la historia del equipo. Esto llevó a la dirigencia a contratar a Dan Quinn como coordinador defensivo, y a incorporar numerosos refuerzos a través del Draft y la agencia libre.

Ahora, cinco semanas después, parece que se nota un cambio respecto al 2020. Aunque ciertas estadísticas no lo reflejen.

En 2020, la defensa de los Cowboys permitió 6.183 yardas totales, promediando 386.4 yardas por juego (23º en la NFL). En otros promedios por juego, Dallas fue 11º en yardas de pase (227.6 por juego), 31º en yardas terrestres (158.8) y 28º en puntos por encuentro (29.6). Cifras verdaderamente terribles.

Ahora, tras las primeras cinco semanas de la temporada 2021, el panorama es otro. En promedios por encuentro, los Cowboys ocupan el 25º lugar en yardas totales (390.4), 31º en yardas de pase (311.0), 5º en yardas terrestres (79.4) y 14º en puntos por juego (23.4).

Aunque las cifras de yardas totales y yardas de pase pueden preocupar, donde se ha notado una mejoría notable es en la defensa terrestre. Es cierto que apenas van cinco encuentros, pero este era el apartado defensivo donde Dallas sufrió más el año pasado. Y, de hecho, buena parte de las incorporaciones hechas en defensa fueron para mejorar este aspecto.

Evidencia notable de esto ha sido el desempeño de los novatos Osa Odighizuwa y Quinton Bohanna, además de los veteranos Brent Urban y Carlos Watkins. Por supuesto, el buen desempeño de Leighton Vander Esch y el gran nivel de Keanu Neal y el novato Micah Parsons también han sido fundamentales.

Los cambios de posesión, un aspecto clave

Aparte, otra de las mejorías más notorias de la defensa de los Cowboys respecto al año pasado tiene que ver con los turnovers o cambios de posesión. A comienzos de 2020, el equipo vaquero era casi incapaz de generar intercepciones o fumbles. Sin embargo, esto mejoró a finales de la temporada.

Ahora, en 2021, Dallas son el segundo equipo con más turnovers en la NFL con 12, tres menos que los Bills. De momento, los Cowboys han registrado dos fumbles y 10 intercepciones. Y, en este último apartado, son líderes en la NFL por delante de los Bills y los Saints, quienes tienen 9 cada uno.

Pero eso no es todo. En estos momentos, los Cowboys encadenan una racha de 9 encuentros seguidos con múltiples cambios de posesión. Esta racha, vale señalar, comenzó en la semana 14 de 2020 contra los Bengals, juego donde Dallas recuperó tres veces el balón. Esto empata la racha más larga del equipo registrando múltiples turnovers, igualando la racha que tuvo la defensa vaquera en la temporada 1983.

Esto, en buena parte, es gracias al desempeño de Trevon Diggs. El joven esquinero lidera a Dallas y a la NFL con seis intercepciones. De hecho, también es líder del equipo y de la liga en pases defendidos (10). De seguir así, Diggs podría romper los records de la NFL en ambos apartados.

Varios jugadores se han mostrado dominantes

Otra diferencia respecto a la defensa de los Cowboys en 2020 tiene que ver con la presencia de jugadores dominantes. El año pasado, solo algunos lograron ese estatus y de forma esporádica. Ahora, varias piezas de la defensa vaquera se han mostrado como rivales temibles para las ofensivas rivales.

Este ha sido el caso no solo de Trevon Diggs, sino también de Keanu Neal y Jayron Kearse, además de los novatos Micah Parsons y Osa Odighizuwa. Todos ellos han mostrado un gran nivel en los cinco juegos hasta ahora, y eso se ha visto en el desempeño general de la defensa más allá de las estadísticas.

Mención especial merece el ala defensiva Randy Gregory.  Es cierto que sus estadísticas del pasado domingo contra los Giants no juegan a su favor. Sin embargo, la web de estadísticas Pro Football Focus (PFF) indica que Gregory registró 9 presiones en 30 snaps donde se presionó al mariscal. Una cifra bastante destacable que habla del papel de Gregory como cazamariscales.

Viendo todo esto, es evidente que la defensa de los Cowboys ha mejorado en muchos aspectos con Dan Quinn como coordinador defensivo. Es cierto que aún hay cosas en las que deben trabajar aún, pero las sensaciones han sido positivas. Especialmente en la forma como Quinn ha logrado rearmar la defensa a pesar de las bajas durante estas cinco semanas.

De seguir así, no queda duda que la defensa de los Cowboys no lastrará el desempeño ofensivo del equipo. Al menos, no del modo en que sucedió durante varios encuentros en 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí