Inicio Noticias La ofensiva de los Cowboys es realmente buena y cada semana que...

La ofensiva de los Cowboys es realmente buena y cada semana que pasa el desempeño es mejor

3203
0

Los Cowboys siguen con su racha de victorias y en este momento se encuentran como líderes absolutos de la NFC Este con un total de cuatro victorias y una sola derrota. Cabe destacar que todas las victorias han sido en racha y que inclusive ante la derrota, pudieron ganarle a Tampa Bay de mantener el resultado unos segundos más en el Raymond James Stadium.

Claro está, todo el equipo jugando en conjunto ha estado espectacular. Pero hay que resaltar la gran labor de la ofensiva y su poderío ante cualquier rival que les ha tocado. Lo mejor de todo esto, es que las mejorías se ven cada vez más semana tras semana. O en dado caso, la misma se adapta a la situación que se requiera.

Leyendo en mayor detalle las estadísticas, Dallas está promediando un total de 34 puntos por encuentro. Además de liderar la NFL en yardas por acarreo con 804, y se encuentran segundos en yardas por acarreo (5,54).

Para mayor muestra un ejemplo sencillo. Se trata de la serie ofensiva de Dallas en el último cuarto que los llevó a nueve jugadas, 98 yardas y casi cinco minutos en completarla. Esto se lee fácil, pero la verdad da a entender el poderío ofensivo con el que cuentan los Cowboys. El resultado final sería positivo dejando al equipo con un resultado parcial de 34 a 13.

Tan solo en esta serie, Zeke tendría un total de 27 yardas por tierra, contando con la anotación al final de 13 yardas. De cualquier manera, las yardas por tierra serían 38, gracias a las once extra que logró añadir Tony Pollard.

Lo interesante de toda esta serie en particular es la capacidad que tienen los Cowboys para responder ante cualquier situación. La defensiva vaquera logró contener a los Giants en situación de cuarta y dos. Dejando a Dak y al resto del grupo con la posibilidad de arrancar desde allí. De hecho, sería el mismo Prescott quien reunió a sus compañeros en la ofensiva y los motivó para que se mantuvieran dentro del juego. “Esto es un reto y una jugada a la vez. Manténganse enfocados en su trabajo, sean disciplinados, nosotros avanzaremos y llegaremos a la zona de anotación”.

Algo similar tendría que hacer Dak con Terence Steele. El tackle ofensivo derecho recibió una penalización de 15 yardas por rudeza innecesaria. Justo después de un gran pase de Prescott a CeeDee Lamb de 18 yardas. Por lo tanto, tan solo se avanzaron tres en esa oportunidad.

“Le dije que les dijera que miraran el marcador, o se riera en sus caras”, comentó el Mariscal a Steele. “Pero no vayamos a retroceder por nuestros propios errores”.

Por supuesto, la creatividad de Moore salió a flote tras la penalización. En donde Dak le otorgó el balón a Cedrick Wilson Jr., quien le hizo un pase de 22 yardas a Noah Brown. Claro está, la atención de los backs defensivos rivales estaba en Dak y un posible pase a CeeDee Lamb, por lo que esto los agarró totalmente por sorpresa. Y una vez más, Kellen Moore dando muestras de su ingenio en situaciones adversas y sacando lo mejor del grupo.

Eventualmente, Cedrick tendría de nuevo su rol estándar como receptor tras recibir un pase profundo de Dak en tercera y uno para 35 yardas. Y tras una acción extra de Pollard llevando cuatro yardas por tierra, llegaría Zeke a tierra prometida en segunda y seis.

Sin lugar a dudas, este equipo está para grandes cosas y puede llegar a mayores instancias. Su producción en yardas en la semana 5 de 525 no pasó desapercibida. Ya que es la primera vez que logran más de 300 yardas en jugadas de pase y más de 200 por tierra desde hace 38 años. Igualmente, los 121 puntos que tienen los Cowboys en los últimos tres encuentros, es la cantidad más grande en una serie de tres encuentros desde la campaña de 2014, en donde lograron 125 entre las semanas 15 a la 17.

Para el receptor Amari Cooper, todas estas son señales que algo especial está por llegar. “Cuando estás en una racha como esta, empiezas a pensar en el Super Bowl, esa es la realidad”, comentó el jugador. “Comienzas a quererlo más a medida que te acercas, y te empiezas a preocupar mucho más por los pequeños detalles”.

Cooper tiene mucha razón en lo que afirma, ya que los pequeños detalles pueden costarle un encuentro a cualquier equipo de la NFL. Como por ejemplo los fallos ofensivos en la primera y tercera serie ofensiva ante los Giants. En donde Dak permitió una intercepción del apoyador Lorenzo Carter y después un fumble, que recuperaría el defensivo rival Reggie Ragland.

Sin embargo, el equipo ha sabido reponerse a situaciones negativas y eso es lo que hace que tengan un récord de 4-1 hasta el momento. El objetivo será mantener esta racha de victorias en el Gillette Stadium ante los Patriots. De continuar así, se irán tranquilos a la semana de descanso con un récord de 5-1. El equipo lo cree y sus fanáticos también, así que se esperan grandes resultados el domingo por la tarde.

Las oportunidades que tienen los Cowboys de llegar a la postemporada

Como bien se mencionó la semana pasada, los Cowboys contaban antes de verse las caras con los Giants con un 70% que llegaran sin problemas a la postemporada. Ahora bien, los números han cambiado y mucho más a favor del equipo de la estrella solitaria.

De acuerdo con los números y las estadísticas, el 82% de los equipos que han tenido un récord de 4-1 en las últimas 19 temporadas han logrado acceder a los playoffs. Esto deja a los Cowboys en una muy buena posición conforme van pasando las semanas. Es cierto, es muy temprano y aún tienen que lidiar con los Patriots en la semana 6. Pero el equipo va muy bien y se ve algo complicado que esa tendencia pueda bajar tan fácilmente.

Otas fuentes inclusive afirman que Dallas tiene entre el 85% y el 91%. Claro está, en el caso del primer porcentaje tiene que ver con la producción ofensiva en el campo de juego. Mientras que la segunda se trata de lo débiles que son sus rivales en la NFC Este.

Con lo que suceda en el transcurso de la campaña, las estadísticas seguirán cambiando. Pero hasta ahora, favorecen ampliamente a Dallas gracias a su desempeño y sus rivales de división. Solo que hay que tomarlo un paso a la vez y disfrutar el viaje. El nuevo objetivo es ganarle a los Patriots en su casa, y eso es algo que los Cowboys saben perfectamente si quieren seguir avanzando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí