Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Patriots?

1713
0

La defensiva de New England fue durante muchos años un desafío complicado para cualquier equipo. El motivo radicó siempre en la presencia de un genio en esa parte del juego como Bill Belichick. Esta no será una excepción a pesar de que no sea tan temible como en momentos anteriores. Aunque la diferencia será el gran presente que está teniendo la ofensiva. Seguramente será muy interesante ver lo que preparará Belichick.

Línea ofensiva vs. Matt Judon

La protección a Dak Prescott hasta aquí está funcionando de manera brillante. El quarterback fue capturado en ocho ocasiones para colocarse como el 24° más derribado. Lo que les otorga una mejor valoración a los linieros es que debieron enfrentarse a muy buenos pass rushers en este inicio de competencia.

El mejor de los rivales fue Joey Bosa. En la semana 2 a su vez ocurría el estreno de Terence Steele como titular esta temporada. Steele debió ser el tackle derecho sorpresivamente tras la suspensión a La’el Collins. Sin embargo, tuvo un rendimiento impecable junto con el resto de la línea ofensiva.

En el duelo del próximo domingo habrá alguien del calibre de Bosa en esa faceta. Los Patriots firmaron a varios agentes libres costosos en la última offseason, pero indudablemente Judon es el que mejores resultados les reportó transcurridas cinco semanas. Sus 6.5 sacks son superadas apenas por Myles Garrett.

Ese debe ser el foco en la línea ofensiva antes de cada snap. Si bien New England tiene buenos linieros defensivos, el LB es el punto principal a cuidar. Para frenar a este tipo de presión hay varias formas de ayudar a los frontales. Una opción simple que sirve mucho son las alas cerradas haciendo contacto antes de salir en sus rutas para darle un poco más de tiempo al QB.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

En los últimos años siempre fue un tema recurrente la importancia de encontrar alternativas más allá del receptor número uno. Esto tenía que ver con la dominante presencia de Stephon Gilmore. Amari Cooper fue incluso víctima del esquinero en 2019 cuando no le permitió ningún pase atrapado. Sin embargo, Gilmore ya no está más en los Patriots.

La ausencia de un shutdown corner confiable les abre la puerta a los wide receivers. A pesar de que la defensiva secundaria tiene a buenos jugadores como J.C. Jackson o el veterano Devin McCourty, no están teniendo un gran nivel. El duelo que dejó en evidencia una posible vulnerabilidad en esa área fue el ajustado triunfo frente a los Texans.

Si un novato como Davis Mills logró mover el balón por aire tan bien, es esperable que Prescott sea más todavía peligroso. Cooper está teniendo juegos bastante silenciosos, aunque su conexión con Dak es tan natural que no requieren de muchos envíos para hacer daño. La anotación de 49 yardas que consiguió CeeDee Lamb es una acción que podría repetirse.

Corredores vs. Defensiva terrestre

Los ataques por tierra están funcionando a la perfección. Dallas se ubica por detrás de los Browns con 172.8 yardas por duelo. En la categoría de avance por acarreo también es superado únicamente por Cleveland con 5.3.  La eficiencia en esa categoría quizás baje un poco ante New England, pero es probable que vuelva a ser interesante.

La defensiva terrestre que estará del otro lado se coloca 15ª promediando 111 yardas concedidas. Sin embargo, está entre los más destacados con sus 3.8 por intento. Aunque no debería sorprender si la efectividad continúa apareciendo. Sobre todo porque tanto Ezekiel Elliott como Tony Pollard son parte del Top 10 de la liga en yardas por tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí