Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Giants?

1245
0

En el inicio de la temporada se está viendo a un ataque temible en cada juego. Sin importar el rival con el que compitan, están logrando mover el balón con fluidez. Ahora tendrán además a una defensiva enfrente que le permitirá varias concesiones. El año pasado había mejorado mucho New York, pero en este comienzo deja dudas que los Cowboys podrán aprovechar.

Ataque por aire vs. Defensiva aérea

Si únicamente se tomaran en cuenta las estadísticas frías de cantidad de yardas obtenidas mediante pases podría creerse que no es tan bueno el trabajo de Dak Prescott. Dallas está apenas 14° en esa categoría promediando 255. Aunque eso se encuentra muy alejado de la realidad. La tarea de una ofensiva es funcionar con sincronía en todas sus áreas.

Lo que sí es formidable es la eficiencia que está teniendo. Prescott está segundo en porcentaje de envíos completos con 75.2%, tercero en anotaciones con diez y habiendo lanzado simplemente dos intercepciones. Lo interesante de estos números es que podrían incrementarse por una falencia que tienen los Giants en esta faceta del juego.

Una cuestión en la que están entre los peores de la NFL es en la presión al quarterback. En ese sector tan esencial para el rendimiento de una defensiva no logran nada. Se ubican penúltimos en capturas con seis, 28° en QB pressures con menos del 20% y 18° en porcentajes de hurries con 10.4%, según las cifras de Pro Football Reference.

Estas cuestiones indican que en teoría Prescott debería tener tiempo para lanzar el balón. Considerando que deshicieron a los Panthers que sí eran capaces de condicionar a Dak, los ataques por aire tendrían que continuar siendo eficaces. A su vez, en cobertura no son destacados más allá de James Bradberry.

Los receptores encontrarán seguramente emparejamientos favorables en todo el terreno. Tal como ocurría el domingo pasado, una zona recomendada para utilizar es el sector medio. En el caso de Carolina era porque sus safeties se alineaban muy profundo. El motivo ahora es que son muy endebles en el grupo de linebackers por varias lesiones.

Ataque por tierra vs. defensiva terrestre

Sorpresivamente es el juego terrestre el que está consiguiendo grandes números hasta aquí. La dupla que conforman Ezekiel Elliott y Tony Pollard sirve para sacar de balance a las defensivas con sus estilos variados. Recuperar a Elliott en una versión dominante es una gran novedad porque la última temporada se había visto con un rendimiento inferior a lo que acostumbraba.

Ese cambio de ritmo que logró el backfield por contar con Pollard es otra gran contribución. Las estadísticas son contundentes en torno a la actuación de los Cowboys en este rubro. El número más valioso es el promedio de 5.3 yardas por intento. Allí se ubican en el segundo puesto detrás de los Eagles.

Aunque la mayoría de los avances de Philadelphia por esa vía son en scrambles de Jalen Hurts. No se refiere a diseños para correr con el balón, sino que se basan en Hurts improvisando en jugadas rotas. Esto sirve para graficar la calidad que está teniendo el ataque terrestre más allá de cualquier total obtenido en cada semana.

Lo interesante es que New York dio un paso atrás en su defensiva. La temporada pasada había logrado una mejoría deteniendo este tipo de ataque. Sin embargo, aún no pueden establecerse. La ubicación 21 en yardas permitidas por acarreo habla de un punto débil. Eso empeorará tras la lesión ligamentaria de su MLB Blake Martínez.

Las ausencias que poseen los Giants en el centro de su defensiva podría darle facilidades a Dallas si quiere ir por tierra. Sus linieros no son de calibre alto como para impedir por completo utilizar esta vía, por lo que la ofensiva tendrá ambas opciones para atacar. Cualquiera de los corredores está en condiciones de conseguir yardas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí