Inicio Noticias Un año después de su lesión de tobillo, Dak Prescott no siente...

Un año después de su lesión de tobillo, Dak Prescott no siente miedo al respecto

1090
0

Este 11 de octubre se cumple un año de la terrible lesión sufrida por Dak Prescott. Esto, recordemos, puso fin a la temporada 2020 del mariscal y a buena parte de las aspiraciones de los Cowboys de llegar a los playoffs. Ahora, el destino ha querido que Prescott sienta una especie de “deja vu” este fin de semana: enfrentará a los Giants en la semana 5, en el AT&T Stadium, a la misma hora y justo un día antes del aniversario del incidente.

Recordemos lo sucedido. En el tercer cuarto de ese encuentro, Prescott salió de la bolsa de protección e intentó correr para completar una jugada. Sin embargo, su corrida fue interrumpida por Logan Ryan, esquinero de los Giants. Ryan cayó sobre el tobillo derecho del mariscal, produciendo una dislocación y fractura compuesta. Esto puso fin a la gran campaña que estaba teniendo Prescott hasta ese instante.

Casi un año después, mucho ha pasado desde ese día. Tras dos cirugías y meses de rehabilitación, Prescott está completamente recuperado. La dislocación y fractura compuesta de su tobillo derecho han quedado atrás, dejando una cicatriz que Dak conserva como recuerdo. Aparte, el mariscal finalmente firmó en marzo pasado una millonaria extensión de contrato con Dallas por 4 años y $160 millones.

Por supuesto, debido a la casi repetición de las fechas, periodistas y reporteros no dudaron en hacerle preguntas a Prescott el pasado jueves. Sin embargo, algo curioso ocurrió antes que éste respondiera. Una ligera ráfaga de viento inclinó el telón de fondo de la entrevista hacia el mariscal. Y Dak, en parte bromeando, le dio un significado a eso.

“Eso fue un presagio”, dijo Prescott sonriendo a los reporteros. “No hablemos sobre ello. Está en el pasado”.

El “presagio” no detuvo las preguntas de los periodistas a Prescott acerca de su lesión. De hecho, uno de ellos le preguntó al mariscal si había visto la repetición de la fatídica jugada. Y Dak dejó ver que eso es algo que no le interesa mucho ver.

“He visto un par de veces esa jugada, y cuando aparece, puedo decir que veo el comienzo de la corrida, pero no el final”, dijo Prescott a los reporteros el pasado jueves. “No pienso mucho en eso. Es algo que ya está en el pasado, y realmente no es algo que me importe ver. Sé que he hecho mucho para superarlo”.

Y vaya que ha hecho mucho. Desde el momento de su lesión, Dak Prescott ha puesto todo de su parte para recuperarse pronto. No solo para volver a la acción desde el inicio de esta temporada, sino también para estar al mismo nivel que mostró en los primeros juegos de 2020. Una campaña donde el mariscal iba a ritmo de record, hasta que la lesión interrumpió todo.

La lesión y todo el proceso de rehabilitación fueron momentos muy duros para el mariscal de los Cowboys. Sin embargo, Dak declaró que ha llegado a reírse recordando el momento de la lesión.

“No sé qué estaba haciendo tratando de golpear mi pierna”, dijo Prescott. “Sé que estaba tratando de acomodarla, hacerla lucir normal para intentar volver al terreno de juego. Cuando veo hacia atrás, no sé si estaba en shock, obviamente no estaba sintiendo nada y estaba tratando de golpear la pierna para enderezarla. Era algo como: ‘¿Qué estoy haciendo?’ Eso es lo que me permite reírme al respecto”.

¿Siente miedo Prescott al correr fuera de la bolsa de protección?

Tras la lesión, algunos fanáticos de Dallas sienten miedo cuando Dak Prescott sale de la bolsa de protección y corre para hacer alguna jugada o ganar yardas. Y ese miedo aumenta cuando el mariscal de Dallas cae al suelo o es derribado. Por supuesto, todo se despeja cuando Dak se levanta y continúa con normalidad.

Sin embargo, y a pesar de lo ocurrido, Prescott no siente miedo de hacer jugadas corriendo. A pesar de la preocupación de su familia, compañeros, cuerpo técnico e incluso de los fans, el mariscal de Dallas no piensa cambiar su estilo de juego tras la lesión. Dak correrá fuera de la bolsa de protección siempre que sea necesario, todo por el bien del equipo.

“Nadie me dice cómo jugar este juego”, dijo Prescott al respecto. “Amo a mi familia a muerte. Nadie me ha dicho como jugar este juego desde que era pequeño. He recibido suficientes golpes. Ellos no me van a decir cuando no puedo hacer ciertas cosas. Pero ellos saben dónde está mi mente”.

De hecho, Dak Prescott ya mostró el pasado domingo que no tiene miedo de correr cuando la situación lo amerite. Contra los Panthers, el mariscal de Dallas tuvo dos acarreos que fueron importantes: uno de 12 yardas al comienzo del encuentro, y luego otro de 21 yardas al final de la primera mitad.

A un año de la lesión, Prescott parece tener la misma meta de 2020: tener una gran temporada. En estos momentos, el mariscal de Dallas es el tercero en la NFL en pases para touchdown (10). Además, es segundo en porcentaje de pases completados (75.2) y cuarto en rating de pases (116.9).

Sin duda, el juego de este domingo entre Cowboys y Giants puede ser especial para Dak Prescott. Dada la coincidencia de fecha, escenario, rival y horario, es probable que el mariscal lo vea como una oportunidad de reescribir lo sucedido. Incluso, puede que tenga una gran actuación ante el equipo neoyorquino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí