Inicio Noticias Randy Gregory: “Mis mejores años están por venir”

Randy Gregory: “Mis mejores años están por venir”

692
0

Con los resultados tan negativos que lograron tener los Cowboys en la defensiva en 2020, hay que apreciar toda la ayuda que se pueda tener. Como por ejemplo la del ala defensiva Randy Gregory, quien volvió al equipo a principios de septiembre del año pasado gracias a su última suspensión en la liga. No obstante, no pudo ver acción con el equipo hasta la semana 7. Y tomando en cuenta que el anterior coordinador defensivo le daba mayor prioridad a Aldon Smith, el jugador en los pocos snaps que tuvo se destacó.

Ahora bien, estamos hablando de una nueva temporada y la llegada de Dan Quinn. Alguien que se supone debería cambiarle la cara a una defensiva que fue totalmente humillada en la campaña pasada. Igualmente, el nuevo coordinador defensivo vaquero cuenta de lleno con Randy Gregory, quien ve esta situación como una segunda oportunidad y darle un nuevo impulso a su carrera en el fútbol americano.

Esto se basa en que Gregory tan solo ha participado en 38 juegos de 96 con los Cowboys. Como ya se mencionó, todo esto tiene que ver con la gran cantidad de suspensiones que ha tenido el jugador a lo largo de su carrera. La NFL era muy estricta con el abuso de sustancias ilegales, entre ellas la marihuana, y Randy se encontraba en todo el medio del asunto. Gracias al nuevo contrato colectivo que se acordó en marzo de 2020, tanto la NFL como la asociación de jugadores decidieron no suspender a elementos que dieran positivo por esta sustancia. Esta se convirtió en una gran noticia para Gregory, quien se había estado automedicando por problemas de depresión.

Volviendo al aspecto deportivo, Randy terminó la campaña 2020 con 21 tacleadas combinadas y 3,5 capturas de Mariscal. Todo esto tomando en consideración el poco tiempo que estuvo en el campo de juego durante la temporada anterior. Además, si se analizan las estadísticas de manera más profunda, la defensiva vaquera se vio mucho mejor con Gregory en el campo a pesar de las circunstancias. En los cinco encuentros en donde el ala defensiva logró participar en 30 snaps o más, el equipo tan solo permitía un promedio de 20,8 puntos por encuentro. Mientras que en los otros 11 encuentros, la defensiva permitió un promedio de 33,5.

Ya de por sí este tipo de producción se pudo ver en la campaña 2018 del defensivo. La única en la que realmente pudo participar mayoritariamente aparte de la que está por comenzar. En esa oportunidad, estuvo en el campo en 14 encuentros de la temporada regular. Registrando un total de 25 tacleadas combinadas, seis capturas de Mariscal, dos fumbles y un balón recuperado. Hay que acotar que cinco de esas capturas fueron en los últimos ocho encuentros de esa campaña.

Por lo tanto, que Gregory tenga finalmente la oportunidad de ser titular en una campaña de 17 encuentros es algo que da mucha esperanza al equipo. El objetivo principal es que arranque como ala defensiva derecha. Ya que DeMarcus Lawrence será el titular por la izquierda. Esta es una noticia mucho más interesante, ya que en 10 encuentros que han estado juntos, entre los dos combinan 26,5 capturas. Quizás no sea una cifra tan dominante. Pero tomando en cuenta que Gregory no ha llegado a jugar una temporada completa en la NFL, significa mucho.

De cualquier manera, hay otro factor que le juega a su favor y es que se encuentra en año de contrato. Gregory estará cobrando esta temporada un total de 2,1 millones de dólares. Y dependiendo de su producción, los Cowboys finalmente podrían extenderlo para 2022. Durante este tipo de situaciones, los jugadores buscan mejorar su desempeño en el campo de juego a toda costa. No se cree que el caso de Gregory sea distinto. Además que está el factor del amor propio, ya que Randy quiere demostrar de lo que realmente está hecho.

“He cometido muchos errores”, comentó Randy. “Pero creo que me he ganado lo que he logrado, ya sea bueno o malo, voy a seguir haciéndolo. Mis mejores años están por venir. Están ahí delante de mí, estoy muy ilusionado por el futuro”.

Desde el punto de vista optimista, se ve con buenos ojos lo que pueda dejar Randy Gregory para el 2021. Igualmente, hay que ver su producción en Oxnard, pero se ve muy complicado que pierda su puesto titular. Bien podría lograr de seis a ocho capturas como mínimo la próxima campaña, lo cual no es un número despreciable.

Tomando en consideración que tan solo participó en el 21,8% de los snaps defensivos en 2020, logró 16 presiones a los Mariscales rivales. De presentarse en una campaña completa, estaríamos hablando no de una incógnita, sino de un líder de vestuario a futuro. Pero para ello, Randy tendrá que dejar gratas impresiones desde la semana 1 ante Tampa Bay. Las expectativas son altas con respecto al ala defensiva, pero hay claros indicadores que el jugador ya está listo para encarar el reto.