Inicio Noticias Randy Gregory estará de baja por unas cuentas semanas

Randy Gregory estará de baja por unas cuentas semanas

1016
0

Malas noticias para el equipo de la estrella solitaria. Los Cowboys se quedan sin uno de sus pilares en la defensiva este año. Gracias a una resonancia magnética que se hizo el miércoles en la noche, ya se sabe que el ala defensiva Randy Gregory tiene una lesión en la pantorrilla y será baja unas cuantas semanas. Por lo que la organización ya ha tomado cartas en el asunto.

La lesión vendría gracias a unos ejercicios de uno contra uno durante la jornada de prácticas del miércoles. En consecuencia, los Cowboys colocaron el jueves en la tarde a Gregory en la reserva de lesionados. Esto solo significa una cosa, y es que el defensivo vaquero no estará disponible al menos por tres semanas. Así que estamos hablando que podría estar de vuelta para la semana 13 ante los Saints en condición de visitantes.

“Creo que probablemente es uno de nuestros mejores jugadores”, afirmó el entrenador en jefe de los Cowboys Mike McCarthy. “Se puede afirmar que es uno de nuestros mejores jugadores en la defensiva. Todo el equipo y el resto de la defensa se alimentan de su actividad y es un golpe duro tanto para él como para nosotros. Ha tenido un gran año”.

Cabe destacar que con la ausencia de Randy, los Cowboys no tienen a disposición a ninguna de sus alas defensivas titulares. Ya que DeMarcus Lawrence aún se encuentra realizando trabajos de rehabilitación y se espera que quizás pueda estar disponible para la semana 11. Cuando los Cowboys en condición de visitantes se enfrenten a los Kansas City Chiefs el próximo 21 de noviembre a media tarde. De no suceder esto, estamos hablando que D-Law podría estar para principios de diciembre. Por los mismos días en que estaría de vuelta Gregory.

Cuando McCarthy se refiere a que Randy es uno de los mejores elementos defensivos del equipo, no está mientiendo en lo absoluto. En lo que va de campaña, se encuentra empatado en el primer puesto en capturas con un total de cinco, y es el mejor del grupo en lo que respecta a presiones de Mariscal, con un total de 20. Por si fuera poco, también cuenta con 12 golpes al QB, un balón recuperado y es el líder en balones sueltos forzados con dos. Claramente, su producción hará falta en las semanas que están por venir. Más si tomamos en cuenta que los Cowboys deben recuperarse de la derrota humillante ante Denver por 30 a 16.

En su lugar, el equipo cuenta con Tarell Basham, Dorance Armstrong, Azur Kamara y Chauncey Golston. De cualquier manera, de necesitar mayor profundidad en la posición, la franquicia también cuenta con Bradlee Anae y Breeland Speaks, quienes están en el escuadrón de práctica.

No obstante, Dallas también cuenta con otra carta bajo la manga y se trata del apoyador Micah Parsons. Quien ya ha visto acción como ala defensiva y genera gran presión a los Mariscales rivales. De hecho, al igual que Gregory, también cuenta con cinco capturas más y no se puede descartar el hecho que podría aumentar su producción mucho más este fin de semana ante Atlanta.

Aunque hay un detalle en particular que el coordinador defensivo Dan Quinn tendrá que considerar. El cuerpo de apoyadores se encuentra un poco corto con tan solo Leighton Vander Esch y  Keanu Neal como titulares. Claro está, cuentan con los respaldos de Luke Gifford y Francis Bernard, pero la lesión de Jabril Cox ante Minnesota golpeó muy duro a la posición. Por lo que Quinn tendrá que evaluar si LVE y Neal están dispuestos a detener ellos solos el juego por tierra rival. Y no solo eso, estar atentos al ala cerrada Kyle Pitts, quien está teniendo una muy buena temporada con los Falcons.

Tampoco hay que olvidarse que Atlanta ha ganado tres de sus últimos cuatro encuentros. Por lo que van a llegar con una gran mentalidad al AT&T Stadium buscando otro resultado positivo ante unos Cowboys que aún no salen del asombro de perder tan descaradamente ante los Broncos.

Ante la situación de Randy Gregory, el equipo tendrá algunos días para evaluar las alternativas y colocar a dos elementos en la línea defensiva que realmente le puedan generar presión al Mariscal rival Matt Ryan. Se espera un resultado positivo en casa para seguir manteniendo sin problemas el primer lugar en la NFC Este. Y en lo que respecta a la mentalidad del equipo, se buscará borrar la mala experiencia ante Denver el pasado fin de semana.