Inicio Noticias Se acabó el sueño: derrota de los Cowboys ante los 49ers de...

Se acabó el sueño: derrota de los Cowboys ante los 49ers de la peor forma posible

1755
8

Tras tres años de ausencia, Dallas volvía a la postemporada en su casa, en la ronda de comodines ante los San Francisco 49ers. En un juego que claramente podían haber ganado sin problemas con el apoyo de su público y ante el gran equipo que se pudo ver en la temporada regular. Pues bien, es una de esas situaciones en donde simplemente las cosas no se dieron por diversos aspectos. Y los Vaqueros se marchan en el primer duelo de los playoffs con una derrota por 23 a 17.

Un juego por tierra prácticamente inexistente, fallas y penalizaciones en la línea ofensiva y de otros elementos en momentos clave. Igualmente, una defensiva del juego por tierra rival que simplemente no funcionó. Permitiendo un total de 169 yardas en 38 acarreos. En donde tanto Eli Mitchell como Deebo Samuel terminarían anotando.

Y sin lugar a dudas, fallas increíbles de parte de Dak Prescott que simplemente no ayudaron a la ofensiva a anotar cuando era realmente importante. Ya que fue un gran problema que se vino hablando en la temporada regular tenían que ver con dos aspectos. El primero de ellos que la ofensiva a pesar de los números no se veía tan contundente tras la semana de descanso. El otro, que les costaba realmente jugar contra equipos que se vieran mucho mejor en el campo de juego. Ambos tópicos salieron a la luz en este encuentro, y de la peor forma posible.

De lo primero que hay que hablar sin dudas son de las penalizaciones, ya que estuvieron a la orden del día para los Vaqueros. Algo que se quería evitar realmente era que línea ofensiva de Dallas cayera en penalizaciones graves que costaran un avance vaquero serio, y eso es precisamente lo que sucedió.

En la segunda serie ofensiva vaquera, nuevamente Connor Williams cometería el error de sujetar en ofensiva tras un pase de Prescott de 32 yardas a CeeDee Lamb en tercera y seis. Por supuesto, la acción pasaría a tercera y 16 no se podría hacer mucho. Ya faltando poco más de tres minutos, Garoppolo y la ofensiva de los 49ers tenían en blanco a los Cowboys por 10 a 0.

Esto no sería todo, la próxima serie ofensiva enemiga duraría casi ocho minutos, en buena parte gracias a una infracción en zona neutral de parte de Randy Gregory. Que haría que los rivales que ya estaban en tercera y cinco, pasaran a primero y diez. Eventualmente lograrían un gol de campo de 40 yardas de parte del pateador Robbie Gould. Ya con esto, los Vaqueros seguían en blanco y los de San Francisco tenían una ventaja de 13 puntos.

Finalmente, la reacción de Dallas llegaría en la siguiente serie ofensiva. La primera anotación llegaría a poco más de cinco minutos de ir al medio tiempo. En donde gracias a un pase de 20 yardas de Dak Prescott, Amari Cooper lograría la primera anotación. Con el punto extra de Zuerlein, los Vaqueros finalmente se colocaron en el marcador con un parcial de 13 a 7.

La primera mitad terminaría con otro gol de campo para los 49ers, esta vez de 52 yardas. Y como bien ya se mencionó, otra penalización de la línea ofensiva causaría problemas en la última serie ofensiva vaquera durante el segundo cuarto. En esta oportunidad sería el tackle derecho La’el Collins, con otro holding, retrociendo a la ofensiva 10 yardas. Por lo tanto, Prescott y el resto del grupo tuvo que comenzar en primera y 20. No sirvió de nada, ya que se terminó despejando de nuevo.

Para la segunda mitad del encuentro, las cosas se pondrían un poco más interesantes, solo que muchas de ellas no fueron de manera positiva. Dallas comenzaría el tercer cuarto con la ofensiva, en donde Connor Williams y La’el Collins recibirían penalizaciones por movimiento prematuro en dos snaps consecutivos. De esta manera, los Cowboys terminarían en tercera y 14, aparte que Prescott recibiría un sack de parte de Arik Armstead.

Ahora bien, en el momento que el pateador de despejes Bryan Anger realizó su patada, castigaron al apoyador rival Mark Nzeocha por tener contacto con Anger. Esto tuvo como consecuencia que la ofensiva saliera de nuevo y 15 yardas más adelante que en la acción de despeje. Esto no sirvió de mucho, ya que tras cinco snaps, Anger tuvo que volver a despejar.

Igualmente, no se veía mucha esperanza en una ofensiva que realmente no hacía su trabajo y seguía con los mismos problemas que se vieron en muchos duelos de temporada regular. En la siguiente serie ofensiva, a Prescott lo interceptaría el esquinero K’Waun Williams, lo que sería una situación lapidaria para el equipo de la estrella solitaria. La ofensiva de San Francisco terminó en la yarda 26 de Dallas, y un acarreo de esta cantidad de parte de Deebo Samuel fue suficiente para que los 49ers gracias al punto extra se colocaran 23 a 7 en el marcador. Faltando menos de seis minutos para terminar el tercer cuarto.

Si hay algo que hay que alabar del coordinador de equipos especiales John Fassel, es que puede hacer jugadas con el grupo que se salen totalmente del libreto. Los minutos seguían pasando y Dallas seguía sin reaccionar. Por lo que Fassel buscó la manera de mantener al grupo de Dak en el campo de juego. Todo esto sería gracias a Bryan Anger, quien hizo un falso despeje y terminó lanzando un pase de 16 yardas a C.J. Goodwin.

No obstante, el mantener a los equipos especiales por mucho más tiempo con el objetivo de confundir al cuerpo técnico de San Francisco salió mal. Dak y el resto del grupo entraron muy tarde a alinearse, y los terminaron penalizando por demorar el juego. Con una situación de primera y quince ya en el último cuarto, las cosas se saldrían de control.

Y aquí es donde puede caer el debate de malas decisiones técnicas. Por un lado, que Fassel haya mantenido más de la cuenta a los equipos especiales. Por el otro, el hecho que en cuarta y 7 en terreno rival, McCarthy no haya optado por avanzar sino por el gol de campo de 51 yardas de Greg Zuerlein.

Este tipo de decisiones, y más en un juego de postemporada, pueden costar un encuentro, como eventualmente sucedería. A pesar de todo, Zuerlein lograría el cometido para colocar a Dallas con 10 puntos.

Las cosas se emocionaron un poco cuando la defensiva vaquera pudo finalmente tener una recuperación. A todas estas, Anthony Brown se encargaría de hacer una intercepción de 23 yardas para el equipo. Dejando a la ofensiva en una posición de lujo con tan solo 28 yardas para volver a anotar. Con menos de diez minutos en el reloj para terminar, aún habían claras esperanzas de lograr el milagro.

La ofensiva vaquera se acercaría, gracias a un acarreo de cinco yardas de parte de Dak Prescott. Con el punto extra de Zuerlein, terminaría en el marcador final por 23 a 17. Aún con minutos en el juego, ya que los Cowboys tendrían al menos ocho minutos para voltear el marcador, las cosas simplemente no se pudieron dar.

Los Cowboys tendrían dos series ofensivas más, pero no lograrían el objetivo. El juego terminó con la ofensiva vaquera teniendo solo 32 segundos y 80 yardas por recorrer sin tiempos fuera. El mismo terminaría con una última acción de Prescott, un acarreo de 17 yardas por el centro.

De manera lamentable, los árbitros terminarían el encuentro por una acción desafortunada de Prescott. De acuerdo con el registro, Dak picó el balón para detener el reloj. Sin embargo, lo tocó antes que lo hiciera el juez encargado de hacerlo. Gracias a esta acción, sería el fin del mismo y el final de la temporada para los Cowboys.

Entre una actuación decepcionante de la ofensiva, junto a un montón de penalizaciones absurdas de los mismos jugadores y malas decisiones técnicas, se va una campaña de los Vaqueros que ilusionaba y mucho. Junto al hecho que algunos asistentes locales en el AT&T Stadium le lanzaron botellas a los jueces al ingresar a los túneles.

Ahora quedará evaluar el futuro de una franquicia que aspiraba a mucho y se ha vuelto a quedar en el camino. Ver los nuevos cambios que se harán para el nuevo campeonato y las nuevas caras que podrían llegar en un futuro. Hay muchas cosas que en las oficinas van a tener que revisar tras esta derrota tan absurda.

8 COMENTARIOS

  1. Tal y como se veía venir, sucedió. Enfrente un equipo de regular nivel o al menos lo suficientemente competitivo y resultó el talón de Aquiles para los Cowboys como se vió durante toda la temporada. Esto va más allá de lo decepcionante. Ojalá y de verdad Don Jones se deje de palabrería y realmente tome cartas en el asunto eliminando ese material humano que no responde, caso concreto Dak Prescott quien ya tuvo el tiempo suficiente para demostrar y simplemente no pudo pese a su multimillonario contrato de 160 millones que honestamente ni por equivocación los vale. Se debe hacer una limpia.

  2. Fuera MCcarthy y Kellen moore. Que sea el nuevo Head Coach Dan Quinn el si merece estar en los vaqueros. Y tambien fuera el coordinador de la linea ofensiva un asco.

  3. Hace más de 2 décadas que el dueño nos vende humo, el está agusto sabiendo que año con año la revista Forbes pública que Dallas es el equipo con mayor valor por arriba de los patriotas que han jugado 9 SB 6 victorias y 3 derrotas, Dallas en todo este tiempo no a jugado una final de conferencia. Esto seguirá así, asta que el dueño deje de meter las manos en el equipo

  4. Jajajajajajajaja dallas nunca fue un gran equipo en temporada regular. Tenía el calendario más sencillo. Contra los equipos grandes no pudo, siempre perdió los partidos realmente importantes. Todos esos equipos los exhibieron y ayer no fue la excepción. Te hace falta mucha objetividad en tus notas, mi estimado.

    • No sé que nota leíste pero en el artículo claramente hace mención de esa situación precisamente como uno de los puntos más recriminables en el equipo Vaquero. Si al comentarista le hace falta objetividad, a ti te hace falta leer bien.

  5. Los Vaqueros deben estar en una división mas competitiva, si quieren llegar lejos, cuando jugaron con los que no era de su división solo ganaron uno, creo y esa era la realidad de ellos, lastima tanta ilusión creada alrededor de ellos,

  6. Hace unos meses lo comente, era necesario ver jugar a los vaqueros en postemporada para ver en realidad de que están hechos y la verdad es que están hechos de barro. Saludos

    • No creo que alguien te pueda contradecir. Simplemente la necedad de no invertir en jugadores de línea ofensiva y defensiva cobro caro. Amén de que nuestro entrenador en jefe (y tal vez más) es de juguete

Comments are closed.