Inicio Noticias ¿Podrán los Cowboys ganar la división Este de la NFC en 2021?

¿Podrán los Cowboys ganar la división Este de la NFC en 2021?

1037
0

Para nadie es un secreto que, actualmente, la NFC Este es la peor división de la NFL. Un claro ejemplo de ello fue la temporada 2020, cuando tres equipos llegaron a la última semana con chances de ser campeones. Eso sí, todos con record negativo. Esto, por supuesto, dejó a muchos fanáticos preguntándose: ¿qué hubiese ocurrido si los Cowboys hubiesen tenido una campaña acorde a las expectativas?

El desempeño de Dallas se vio seriamente afectado por las bajas de Dak Prescott, buena parte de su línea ofensiva titular y otros jugadores clave. Sin embargo, esto no fue lo único que penalizó al equipo. El mal desempeño en defensa y los cambios de posesión a favor del rival fueron otras claves.

Ahora, las expectativas de cara a la temporada 2021 con los Cowboys son incluso más altas que en 2020. El nivel de la división parece favorable al igual que el calendario, pero eso no implica que el equipo vaquero no tenga aspectos por mejorar. A continuación, analizamos en detalle la situación del equipo vaquero este año de cara a un posible título divisional.

La NFC Este, ¿una división fácil de conquistar para Dallas?

No queda duda que los Cowboys se perfilan como los claros favoritos para ganar el título divisional. Con el regreso tras lesión de varias piezas claves y una eventual mejora en defensa, el equipo vaquero sería campeón de la NFC Este. Y el estado actual de sus rivales invita a pensar eso.

El mayor rival que podría tener Dallas es el Washington Football Team. El actual campeón divisional tiene a su defensa como su mejor carta para repetir el título. Además, los dirigidos por Ron Rivera mejoraron su ofensiva firmando a Curtis Samuel, receptor proveniente de los Panthers.

Sin embargo, Washington tiene dos puntos en contra. El primero es su nuevo mariscal titular, el veterano Ryan Fitzpatrick, quien no ha llevado a ninguno de sus ocho equipos anteriores a los playoffs. Aparte, el equipo capitalino tiene el calendario más complicado de la división. De hecho, el WFT tendrá que enfrentarse a Tampa Bay, Kansas City, Green Bay, Buffalo, Seattle y New Orleans, entre otros.

El tercero equipo en favoritismo vendría siendo Nueva York. Los Giants tienen a favor la recuperación de varios efectivos en ofensiva, entre ellos el corredor Saquon Barkley. Además, el equipo incorporó al receptor Kadarius Toney en la primera ronda del Draft, y se espera que el mariscal Daniel Jones pueda ofrecer un buen nivel este año.

Por otro lado, el equipo neoyorquino tiene muchas dudas en torno a su línea ofensiva, cuyo único jugador fiable es el guardia Kevin Zeitler. Aparte, el desempeño como coordinador ofensivo de Jason Garrett podría ser otro de sus puntos débiles. Recordemos que el ex head coach de Dallas es conocido por ser muy predecible y poco creativo. Y eso es algo que sus rivales, incluidos los Cowboys, pueden aprovechar.

En último lugar, los Eagles son a priori el equipo más débil de la NFC Este. Los problemas internos de la franquicia, el cambio de entrenador en jefe y el canje del mariscal Carson Wentz pueden influir en una nueva campaña desastrosa. Sin embargo, el equipo confía en que el mariscal Jalen Hurts pueda mejorar su nivel este año. Además, Philadelphia tiene el calendario más fácil de la división, y eso puede ser favorable para ellos.

¿Qué factores deben tener los Cowboys a su favor?

Por supuesto, el éxito de los Cowboys no tiene que depender únicamente del fracaso de sus rivales divisionales. De hecho, hay tres factores que el equipo vaquero debe tener a su favor este año para poder ganar la NFC Este.

El primer factor sería la suerte con las lesiones. Debido a la naturaleza agresiva de la NFL, las lesiones están a la orden del día. Sin embargo, las bajas de jugadores clave puede lastrar por completo el desempeño de un equipo con gran potencial. Así pasó en 2020 con los Cowboys e incluso con los 49ers, subcampeones en 2019. Si no se repite una plaga de lesiones como la del año pasado, las chances del equipo vaquero no se verán tan afectadas.

Segundo, la ofensiva tiene que entregar menor el balón al rival. Los fumbles son el mayor foco de atención aquí, ya que Dallas registró ocho fumbles en los primeros cinco juegos de la temporada. Y, en siete de esos fumbles, el equipo vaquero perdió la posesión.

Acá la atención se centrará en el corredor Ezekiel Elliott, quien registró cinco fumbles en los primeros seis juegos de 2020. Y aunque todos los jugadores ofensivos de Dallas tendrán que proteger más el balón, todos los focos estarán sobre Elliott este año.

Por último, pero no menos importante, el equipo vaquero debe mejorar su desempeño en defensa. Con la contratación de Dan Quinn como coordinador defensivo, sumada a la incorporación de refuerzos a través del Draft y la agencia libre, Dallas debería ofrecer una mejoría notoria en este apartado.

Las expectativas deben ser realistas. No se puede esperar que Quinn recree una defensiva implacable como la célebre “Legion of Boom” de los Seahawks en menos de una temporada. Sin embargo, se espera que algunas ideas se implementen en la defensa vaquera, logrando un rendimiento decente que no perjudique al equipo.

El calendario también puede jugar a favor de Dallas

Por otra parte, los Cowboys cuentan con el segundo calendario más favorable de la división. Y esto debería jugar a su favor también. Es cierto que el equipo vaquero tendrá duros encuentros como visitante. Sin embargo, varios de sus rivales solo serían duros en el papel.

De hecho, sus encuentros ante los Buccaneers y los Chiefs serían los más duros, seguidos de su duelo contra los Chargers. Aunque Dallas también tendrá que medirse ante New Orleans y New England, estos equipos están pasando por procesos de reconstrucción y tendrán nuevos mariscales comandando sus ofensivas. Por lo tanto, son encuentros que el equipo vaquero podría ganar.

En teoría, el equipo vaquero tiene muchas cosas a favor para ser campeones de la división Este de la Conferencia Nacional en 2021. Esto, por supuesto, sería el primer paso para tratar de llegar lo más lejos en lo posible en los playoffs. Por ello, será importante que los Cowboys aprovechen los factores que están bajo su control para ganar el título divisional. Porque, como ya sabemos, las temporadas de la NFL suelen ser impredecibles.