Inicio Noticias Los Cowboys no irán por la opción de quinto año de Vander...

Los Cowboys no irán por la opción de quinto año de Vander Esch

2463
0

Una de las notas que aún se mantenía en duda, inclusive durante el evento del Draft, era ver si los Cowboys optaban por la opción de quinto año del linebacker Leighton Vander Esch. Tras pasar el plazo que era hasta el tres de mayo, Dallas se ha negado a esta alternativa. Al parecer los motivos tienen que ver con el tope salarial y buscarían extenderlo para el próximo año. No obstante, hay unas cuantas razones de rigor que también pudieron influir en esta decisión.

Tomando en cuenta que fue la selección global número 19 en el año 2018, LVE superó todas las expectativas en su primer año como profesional. Terminó esa campaña con 176 tacleadas combinadas, además de siete pases defendidos y dos intercepciones. De acuerdo con Pro Football Focus, ese año recibió una nota de 87,5. La cual lo dejó en el cuarto lugar entre todos los apoyadores calificados. Y su cantidad de tacleadas se convirtieron en todo un récord para un novato en la franquicia.

Eso no fue todo, ya que formó parte del Pro Bowl de esa temporada, terminando una campaña redonda para el LB que tan solo le faltó el Super Bowl, o al menos el campeonato de Conferencia.

Ahora bien, las cosas se vieron muy distintas entre 2019 y 2020. En su segundo año, se perdió un total de siete encuentros tras una molestia en su cuello. La cual requirió pasar por el quirófano una vez que terminó esa campaña.

Con respecto al año pasado, Leighton se lesionó en el primer encuentro de la temporada ante los Rams. El diagnóstico fue una fráctura de clavícula que requirió otra cirugía de rigor y un tiempo en la reserva de lesionados. Finalmente, una esguince de tobillo en la semana 15 ante los 49ers le terminó de decir adiós a su tercera campaña vaquera.

Claramente, el jugador se ha mantenido en una puerta giratoria de lesiones que no le han permitido volver al nivel de su primer año. Aparte de perderse trece encuentros en sus últimas dos campañas, tan solo ha logrado 132 tacleadas combinadas en ese período de tiempo. Sigue siendo mucho menos que lo que hizo en su primer año como profesional. Además, tampoco se podría decir con autoridad que estando en el campo LVE estuvo al 100%, porque en realidad no fue así.

La noticia la daría a conocer su agente Ron Slavin. Y gracias a esta decisión, el jugador será un agente libre para la próxima campaña. A menos que como ya se comentó, los Cowboys decidan renovarlo.

Por supuesto, toda esta situación la puede revertir el mismo Vander Esch. Ya que ahora estamos en una situación en donde el jugador tiene que dar lo mejor de sí para poder buscar tener una extensión para el 2022. En resumen, es el momento de todo o nada para el apoyador.

De cualquier manera, también está el factor de competencia en la posición. Vander Esch buena parte de este tiempo estuvo jugando junto a Jaylon Smith y Sean Lee. Sin embargo, este último se acaba de retirar de la NFL y los Cowboys han hecho los movimientos necesarios tanto en el Draft como en la agencia libre para cubrir este problema.

Por un lado, la franquicia invirtió en Keanu Neal, quien a pesar de ser un profundo, también puede jugar en la posición de apoyador. Además, tanto Mike McCarthy como Dan Quinn en sus respectivas ruedas de prensa afirmaron que Neal jugará como LB.

Igualmente tenemos el Draft, en donde la primera selección de los Cowboys fue Micah Parsons, pero esto no fue todo, seleccionaron a Jabril Cox en la cuarta ronda, otro LB. Si bien es cierto que este último comience jugando en los equipos especiales, se cree que Parsons arranque como titular en la próxima campaña sin problemas.

Para esta temporada, Vander Esch estará cobrando 2,1 millones de dólares. En el caso de Dallas de haber aprobado la opción, habría cobrado un poco más de nueve millones para el próximo año. De acuerdo con Stephen Jones, reafirmó que las verdaderas razones de no ejercer la opción son totalmente económicas. Desean mantener a LVE por al menos cuatro o cinco años más, solo que el tope salarial ha sido el impedimento para no optar por el quinto año.

Sea cierto esto o no, tan solo le toca a LVE poner un poco más de su parte y evitar lesionarse de gravedad. De suceder nuevamente, es muy probable que la campaña 2021 sea la última en la que lo veremos en Dallas.