Inicio Noticias La redención de los Cowboys: un gran triunfo 20-17 frente a los...

La redención de los Cowboys: un gran triunfo 20-17 frente a los Chargers

3297
1

Seguramente así va a ser toda la temporada de Dallas. Definiciones agónicas para el infarto. En los últimos años la franquicia tuvo un récord bastante pobre en juegos cerrados. La semana inicial había añadido una derrota más a esa lista por un gol de campo en los segundos finales en Tampa Bay. Sin embargo, este domingo hubo un final feliz.

Para contar lo sucedido en esta ocasión hay que comenzar por el final. Dak Prescott recibió el balón en su propia yarda 13 con 3:49 en el reloj. El encuentro igualado en 17 y dos tiempos fuera disponibles le daban una oportunidad única para llevarse la victoria con apenas un field goal. Aunque no fue sin sufrimiento.

Una jugada para pérdida de yardas en primer down complicó las cosas. Luego llegaría una 3ra y 4, pero un pase lateral a Ezekiel Elliott hizo que se movieran las cadenas. A continuación habría un 3ra y 1 que Elliott convirtió por tierra. Los Cowboys debían agotar el tiempo, aunque se lo tomaron con demasiada pasividad.

El manejo quizás no haya sido el mejor porque dejó un gol de campo bastante lejano de 56 yardas. Si tenemos en cuenta los inconvenientes que había tenido ante los Buccaneers, la ofensiva arriesgó bastante al no acercar más el ovoide. Pero esta vez la fortuna cambió y Zuerlein conectó un FG en el instante decisivo.

Muchas cosas sucedieron en la tarde de Los Angeles en los cuartos anteriores. La ofensiva salió con decisión a marcar el territorio y consiguió una ventaja de 14-3 temprano. A pesar de la ausencia de La’el Collins la línea ofensiva tuvo un nivel muy bueno. Otra cuestión imposible de soslayar es el impecable rendimiento de Zack Martin en su regreso.

Prescott esta vez no tuvo estadísticas brillantes. Sin embargo, eso fue por una buena razón. El motivo es la tan esperada aparición del ataque terrestre con 198 yardas. La combinación Elliott-Tony Pollard funcionó de gran manera. Pollard se destacó con 109 y una anotación, a un promedio fantástico de 8.4 por acarreo. Zeke aportó 71 y un TD por tierra, con 26 por aire.

En la defensiva quedó claro que van a vivir o morir dependiendo de los intercambios. La tradicional expresión “se dobló, pero no se quebró” se cumplió a la perfección. En cobertura la actuación volvió a ser muy cuestionable. Los Chargers se autoinfligieron muchas infracciones y aún así completaron en 3ra y 11, 3ra y 13 y 3ra y 15 en diferentes situaciones.

Aunque la unidad realizó acciones destacadas en tres momentos. Trevon Diggs había sido quemado por Keenan Allen para 22 yardas, pero en la siguiente jugada consiguió una intercepción increíble. Diggs leyó la ruta de Allen, cortó por delante del receptor cuando salió el envío y voló para quedarse con el ovoide.

La otra participación fue lo que evitó que Los Angeles no pasara el frente en todo el juego. En el tercer cuarto Justin Herbert comandó a la ofensiva hasta la yarda 9 de Dallas con el marcador 14-14. Sin embargo, retornó a la banca con las manos vacías por un gran pick de Damontae Kazee. El safety generó otra pérdida en una zona importantísima, como lo había hecho en TB.

En la última aparición quizás haya existido un poquito de ayuda. El cuestionable no cobro de la interferencia de Chris Godwin sobre Jourdan Lewis de la semana 1 posiblemente se haya equilibrado con este. Era 2da y gol en la yarda 7 cuando Herbert retrocedió muchas yardas y se deshizo del balón por la presión de Micah Parsons. Sin embargo, los oficiales marcaron una captura del LB para -18 yardas. Eso obligó a que se debieran conformarse con tres puntos.

Todos los triunfos en la NFL tienen un valor enorme por la dificultad que conllevan. Aunque ganar este tipo de duelos cerrados fuera de casa es un bono adicional para el ánimo. Hubo cosas buenas, pero aún queda bastante por corregir. La próxima semana los Cowboys se estrenarán en el AT&T Stadium recibiendo a los Eagles. Un juego divisional en lunes por la noche los espera en el horizonte.

1 COMENTARIO

  1. A mi parecer le tienen que dar la oportunidad de jugar a Issac porque el demostró que tiene fundamentos para que lo pagan con el primer equipo no por nada en el último juego de pretemporada lo nombraron capitan se merece la oportunidad

Comments are closed.