Inicio Campo de Entrenamiento La posición de profundo se ha convertido en toda una fortaleza para...

La posición de profundo se ha convertido en toda una fortaleza para Dallas

6887
0

Analizando en detalle tanto la victoria de los Cowboys como la presentación ante Tampa Bay, no hay que dejar de resaltar los resultados defensivos. Ciertamente, la llegada de Dan Quinn al equipo le ha cambiado los aires a un equipo que dependía plenamente de su ofensiva y apostar por un resultado positivo del otro lado del balón. En el caso contrario, Dallas tendría que venir de atrás y ganar por diferencias mínimas o simplemente perder. Asunto que se vio una buena cantidad de veces la temporada pasada.

Ahora bien, se habla de una mejora y el factor de recuperaciones que ha hecho que los Cowboys poco a poco agarren confianza con lo que tienen. Tanto la línea defensiva, como los apoyadores y los esquineros se ven muy bien. Pero tampoco hay que dejar por fuera a los profundos, quienes fueron parte fundamental del éxito de los Cowboys el domingo por la tarde.

Damontae Kazee se ha convertido en una fuerza indetenible que ya cuenta con dos recuperaciones en dos encuentros consecutivos. Ante Tampa Bay, recuperó un balón y contra los Chargers logró una intercepción en un momento crucial del encuentro. De no haber sido así, los rivales se habrían puesto adelante al menos con un gol de campo a tan solo un cuarto de terminarse el juego.

Igualmente, tampoco hay que dejar a un lado la labor de Malik Hooker. Quien terminó con tres tacleadas en solitario, y estuvo a muy buen nivel en la defensiva del juego por tierra. De hecho, una de sus tacleadas le generó pérdida de yardas a la ofensiva de los Chargers. Para Hooker y el equipo esto es sumamente importante. Ya que fue su primer juego como profesional desde su rotura del tendón de Aquiles el 20 de septiembre de 2020.

De cualquier manera, también hay que hablar de la gran labor de Jayron Kearse en el encuentro por la semana 2. Sin lugar a dudas, es un elemento que merece ser titular tras el gran esfuerzo que realizó ante los Chargers. En total, terminó el juego con seis teacleadas combinadas y un pase defendido. No obstante, se vio en todos los lugares del campo, haciendo coberturas tanto en el juego de pases como el juego por tierra, y esto fue fundamental para el resultado positivo de los Cowboys.

Otro detalle que hay que resaltar es que quizás la mejor jugada que Kearse pudo tener llegó de una acción que no fue tomada en cuenta por los jueces. En primera y diez recién comenzando el segundo cuarto, Justin Herbert le lanzó un balón al ala cerrada Jared Cook. En el medio del forcejeo en la jugada, Kearse logró hacer rebotar el balón y quedarse con la intercepción. Sin embargo, para los jueces esto fue una interferencia de pase y la penalización fue de 13 yardas. Para que los Chargers terminaran en la yarda 47 de los Vaqueros.

De hecho, analizando la jugada en mayor detalle, era fundamental para Dallas ya que simplemente los iba a alejar mucho más en el marcador. Para este momento, los Cowboys iban ganando sin problemas por 14 a 3. Gracias a esta penalización sin sentido, los Chargers lograron llegar a la zona de anotación. Y no solo eso, también intentaron una conversión de dos puntos que les resultó efectiva. Dejando el encuentro en ese momento 14 a 11.

Por lo tanto, estamos hablando que la acción de Kearse pudo marcar un antes y un después para una victoria de los Cowboys con un margen mucho mayor y no tener que haber sufrido hasta los últimos segundos del choque. En donde un gol de campo de 56 yardas de Greg Zuerlein les daría la victoria.

Asimismo, la actuación de Jayron ante los Chargers le dan credenciales suficientes para tener mayor participación en el equipo esta temporada. A pesar que es muy probable que Donovan Wilson vuelva a salir como titular ante los Eagles el lunes por la noche, no hay que descartarlo. No sería mala idea que el cuerpo técnico le permita a Kearse tener muchos más snaps defensivos tras lo que ha demostrado en el SoFi Stadium.

Es muy grato saber que el cuerpo de profundos de Dallas se ve  en otro nivel a comparación de años anteriores. Claro está, el objetivo es que se mantenga así y que en caso tal de alguna lesión o infortunio, los jugadores de respaldo puedan dar la cara. Con estos pequeños detalles es que se marcan la diferencia y llegan los buenos resultados. Se espera que a largo plazo, la tendencia siga siendo la misma.