Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Eagles?

2300
0

El ataque de los Cowboys tuvo un muy buen juego a pesar de anotar apenas 20 puntos. Las fortalezas y debilidades de los Chargers permitieron incluir más intentos por tierra que en la semana 1, aunque esta vez quizás vuelva a ser como en el estreno frente a los Buccaneers. Los Eagles tienen un punto alto notorio en una defensiva que se ve mejorada con respecto a la temporada pasada.

Ataque terrestre vs. Línea defensiva

La gran modificación entre los dos duelos previos estuvo en la efectividad de Dallas corriendo el balón. El último domingo la ofensiva consiguió 198 yardas por tierra y mostró variedad en la utilización de sus corredores. Quien dio un paso adelante fue Tony Pollard con sus 109 yardas y una anotación en 13 acarreos. Ezekiel Elliott contribuyó con 71 y un touchdown, con 26 por aire.

En Tampa Bay el total de yardas por esa vía fue de 60. El motivo principal no tuvo que ver con una falencia propia, sino que el planeamiento indicaba eso. Una línea dominante y linebackers dinámicos hacían muy difícil esa tarea. A su vez, esa unidad contaba con muchos inconvenientes para cubrir envíos aéreos, por lo que todo estaba dado para lanzar mucho el ovoide.

Algo así ocurre con Philadelphia, aunque con una gran diferencia en favor de los Cowboys. Los linieros son indudablemente el punto fuerte en el que se basan las posibilidades de ser competitivos. La pérdida de su mejor pass rusher en Brandon Graham será una baja irremplazable, pero hay varios elementos más con potencial para complicar a la línea.

El interior en particular es de un nivel considerable. Fletcher Cox junto con Javon Hargrave conforman un dúo imposible de mover. Estos tackles defensivos tienen además la capacidad de generar presión sobre el quarterback, por lo que será una zona para enfocar. Sobre todo porque Tyler Biadasz ya fue dominado por un DT poderoso como Vita Vea.

Por los extremos tienen buenas opciones más allá de Graham. Josh Sweat recientemente recibió una extensión que le pagará cerca de 13 millones por año y es un ala defensiva que puede causar peligro. La profundidad es una virtud interesante si añadimos a Dereck Barnett, Ryan Kerrigan, Hassan Ridgeway, Milton Williams y Marlon Tuipulotu.

Los 49ers son un equipo que tiene aceitado a la perfección su esquema para atacar por tierra. Sin embargo, tuvieron bastantes dificultades para hacerlo. Kyle Shanahan debió hacer varios ajustes tras una primera mitad inefectiva. La clave que podría copiar Kellen Moore es no intentar correr únicamente por el centro.

Receptores abiertos vs. Defensiva por aire

En esta cuestión es donde aparece la diferencia evidente con TB. Si bien la defensiva secundaria logró más confiabilidad con los veteranos Steven Nelson y Anthony Harris, la zona de linebackers sigue siendo una debilidad casi flagrante. Principalmente en cobertura es donde está la oportunidad para obtener yardas en cada snap.

Los Eagles tienen a un nuevo coordinador que deja siempre a dos safeties bien profundos para evitar las jugadas grandes que tanto se ven hoy en día en la NFL. Aunque eso deja el medio del terreno muchas veces despoblado. Para compensar eso se necesitan linebackers superiores en cobertura, pero aún no los tienen.

Esa mentalidad obliga a los rivales a tener la consistencia de elaborar series de 12 o más jugadas. Seguramente se requerirá de paciencia para mover el balón con avances cortos. Lo bueno para los Cowboys es que su ofensiva probó ser capaz de hacerlo. La creatividad que está aplicando Moore en su play-calling le da un atributo adicional al poderío que posee el roster.

No tener a Amari Cooper podría ser una ausencia muy importante porque dejaría a CeeDee Lamb en solitario. Eso hará que Lamb tenga menos libertad que al compartir alineación con Cooper y Michael Gallup. Aquí surgen las dos alas cerradas como herramientas ideales para ayudar a Dak Prescott.

Atacar el centro debe ser una prioridad para la ofensiva. Es cierto que Prescott lanzó dos intercepciones por arriesgar demasiado hacia ese sector, pero esa es el área a explotar. Blake Jarwin y Dalton Schultz podrían generar mucho daño si son cubiertos por linebackers. Esa idea sirve a su vez con los corredores. Tanto Pollard como Elliott seguirán siendo esenciales.