Inicio Noticias La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: tackles ofensivos

La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: tackles ofensivos

2804
0

El campamento de entrenamiento está muy cerca de volver a ser lo que siempre fue. El 21 de julio es la fecha en la que Dallas podrá iniciar su preparación en Oxnard porque será parte del Pro Football Hall of Fame Game el 5 de agosto. Por esa razón estaremos analizando la situación de cada jugador según su puesto. Hoy: tackles ofensivos.

Lo que supo ser la fortaleza de la franquicia se convirtió en una debilidad la temporada pasada. Si bien es cierto que fueron las lesiones el motivo por el que eso sucedió, no es un tema menor. Aunque haber optado por no elegir a un tackle ofensivo con el pick global 12 es un indicio de que hay confianza en el regreso de los titulares en este puesto. El resto de los protagonistas estará buscando quedarse con un lugar en el campamento de entrenamiento.

Lista completa de jugadores disponibles

Tyron Smith y La’el Collins son lógicamente los que lideran el grupo. Ty Nsekhe es un veterano que llegó en la agencia libre para darle profundidad confiable a la línea ofensiva. Terence Steele y Brandon Knight son quienes ocuparon las vacantes ante la baja de los linieros estelares en la temporada reciente. Mitch Hyatt, el novato Josh Ball y el mexicano Isaac Alarcón son los otros tres que estarán compitiendo por ingresar al roster.

Los que tienen un lugar asegurado

Habrá mucho por definir en el depth chart en las próximas semanas en Oxnard, California. Sin embargo, hay dos jugadores que ya se pueden ir escribiendo con tinta indeleble siempre que sus condiciones físicas lo permitan. No hay ninguna duda de que Smith será el tackle izquierdo y Collins se alineará del lado derecho de la formación.

En la burbuja

Decir quién será el swing tackle o mencionar a aquellos que completarán el roster no es fácil en esta instancia. Sobre todo porque hay tanta paridad que los entrenamientos serán realmente importantes para determinar qué tackles se quedarán. Más allá de esa realidad es posible ver que las opciones son más interesantes que hace un año.

El experimentado Nsekhe da la sensación de ser el favorito para conseguir snaps en caso de ser necesario recurrir a la banca. No hay que darlo como seguro por el simple hecho de que haya llegado hace poco porque aún debe ser evaluado de cerca. Un ejemplo valioso para recordar es la salida de Ha Ha Clinton-Dix sin siquiera estar en la plantilla definitiva en 2020.

Ball es otro que podría tener bastantes probabilidades por haber sido una selección en el draft. Aunque también deberá demostrar su capacidad porque fue elegido recién en la cuarta ronda y su costo de inversión no fue tan alto como para que se distraiga. Corre con ventaja, pero debe mostrar que está dispuesto a aprender.

Steele fue un punto flojo en la línea la temporada pasada tras arribar como agente libre no drafteado. Su actuación no fue buena. Sin embargo, encomendarle tal tarea a un rookie y tener muchas expectativas no es justo. El lado bueno de que haya tenido tanto tiempo de juego es que ganó una experiencia invaluable. La situación de Knight es muy similar al ser un UDFA con diez titularidades en dos temporadas en la NFL.

Menos chances

En esta categoría podría decirse que entra Alarcón por la competencia que tiene por delante suyo. Estar en el International Player Pathway Program le permitió estar todo el año en el equipo de prácticas sin ocupar un cupo. Ese aprendizaje podría continuar por otra temporada para seguir desarrollándose.

Hyatt estaba proyectado para buscar su plaza cuando llegó a Dallas en 2019. Aunque el egresado de Clemson aún no pudo explotar todo su potencial. Cuando estaba listo para luchar por una vacante entre los 53 en el campamento de entrenamiento pasado sufrió una lesión que no se lo permitió. Ahora quizás perdió algo de terreno con respecto a los otros tackles del equipo.

Expectativas del puesto

Lo que se espera de los titulares no es otra cosa que disponibilidad. La ofensiva comenzó a desmoronarse desde muy temprano en la última temporada con la baja de Collins antes del SNF inaugural. Muy poco después llegó la desafortunada molestia de Smith en su cuello que lo obligó a operarse. De ahí en más todo fue en un pronunciado declive.

Aunque esa necesidad de contar con ellos es mayor ahora porque Dak Prescott estará regresando de una fractura de tobillo. Con su nuevo contrato de 160 millones de dólares, la misión de proteger al quarterback es aún más importante para el futuro del equipo. La seguridad de Prescott será mucho más favorable si ambos son parte de la línea.