Inicio Noticias La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: tackles defensivos

La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: tackles defensivos

678
0

El campamento de entrenamiento está muy cerca de volver a ser lo que siempre fue. El 21 de julio es la fecha en la que Dallas podrá iniciar su preparación en Oxnard porque será parte del Pro Football Hall of Fame Game el 5 de agosto. Por esa razón estaremos analizando la situación de cada jugador según su puesto. Hoy: defensive tackles.

La incertidumbre es lo que caracteriza a este puesto. Hay mucha juventud en un sector fundamental, pero ninguno de ellos es una pieza probada alrededor de la cual se puede construir. Podría decirse que es una situación similar a la de los esquineros en cuanto a la falta de certezas, aunque allí al menos hay bastante talento para pulir. En la temporada pasada fue la gran debilidad de la defensiva, por lo que Dan Quinn deberá darle especial atención a esta zona.

Lista completa de jugadores disponibles

Trysten Hill, Neville Gallimore, Brent Urban, Osa Odighizuwa, Quinton Bohanna, Carlos Watkins, Justin Hamilton y Austin Faoliu.

Los que tienen un lugar asegurado

Es muy difícil saber quién será titular cuando llegue el momento de viajar a Tampa Bay. Sin embargo, hay dos jugadores que estarán en el roster con seguridad. El motivo principal no es un rendimiento superlativo en años anteriores, sino la inversión realizada en ellos hace muy poco durante sus respectivos drafts.

Gallimore es uno de los que estará dentro del equipo. El canadiense fue una selección de tercera ronda en 2020 y demostró cosas interesantes en el tiempo de juego que tuvo. Si bien se esperaba poca participación suya como novato, la mala condición física de Dontari Poe le abrió la puerta luego de que el veterano fuera cortado.

La otra presencia confirmada es la de Odighizuwa. Al haber sido elegido tres meses atrás con el pick global 75 sería una sorpresa que no esté entre los 53. El egresado de UCLA no tiene la estatura común en un tackle defensivo, pero la longitud de sus brazos es lo que llamó la atención de Quinn. Su exitoso pasado en lucha lo ayuda para lidiar con linieros más pesados.

En la burbuja

Hill es un nombre que muy posiblemente consiga un cupo porque todavía es muy joven y podría explotar su potencial. Un detalle no menor es que el encargado de draftearlo en la segunda ronda en 2019 fue Rod Marinelli, quien ya no está en la franquicia. El DT estará regresando de una rotura de ligamentos cruzados, por lo que su lugar no está 100% seguro.

Una adquisición de la agencia libre también tiene cierta ventaja en la pelea por una vacante. Urban firmó con los Cowboys para cumplir el rol que tenía Poe, aunque con un poco más de versatilidad. Esta opción le da variantes al coordinador defensivo al contar con un especialista deteniendo ataques terrestres capaz de alinearse como tackle o ala según la situación.

Quien está en una posición muy similar es Watkins. El liniero defensivo tiene experiencia ocupando varios puestos de la línea, pero encaja mejor como interior en el esquema 4-3 que utilizaría Dallas la próxima temporada. Si bien firmó un contrato de 1.750.000 por un año tal como lo hizo Urban, su dinero garantizado es de 400.000.

Los dos veteranos tendrán competencia en el rookie Bohanna. Siendo un pick de sexta ronda no tiene nada asegurado, pero las falencias que tuvo el interior de la línea le dan una oportunidad. Quizás puedan ingresar ambos por la importancia que tiene esa posición en el funcionamiento colectivo de la unidad.

Hamilton es el último que forma parte de esta categoría. En otras condiciones no hubiera tenido muchos snaps, pero la temporada pasada fue tan caótica que pudo estar en diez juegos. La lesión de Hill fue la gran razón por la que pudo saltar al terreno a partir de la semana 6. Esa experiencia es un valor que debe ser tenido en cuenta.

Pocas chances

Faoliu es un agente libre no drafteado que muy difícilmente consiga un cupo en el roster. El DT de Oregon tiene potencial en el juego por tierra, aunque su camino es cuesta arriba. Conseguir una plaza en el equipo de prácticas es un objetivo alcanzable que puede ser muy valioso para su crecimiento pensando a futuro.

Expectativas del puesto

Frenar los ataques terrestres será indudablemente la prioridad. En esa tarea debe colaborar cada jugador, pero los tackles defensivos tienen una responsabilidad mayor. La temporada pasada Dallas fue el segundo peor de la NFL permitiendo un promedio de 158.8 yardas por esa vía. Si esa actuación se repite, las posibilidades de ser contendientes serios desaparecerán.

Una buena participación en esta área será un salto de calidad enorme para la unidad. Con una sólida producción de los tackles defensivos, todos mejorarán mucho. Los linebackers, por ejemplo, podrán correr libres en búsqueda del balón sin tener a linieros ofensivos bloqueándolos tras superar con facilidad la línea de scrimmage.