Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a los Vikings?

5064
0

La semana de descanso fue muy importante para los Cowboys por la lesión de Dak Prescott en el triunfo frente a los Patriots. Sin embargo, también les dará tiempo para recuperarse por completo a otros jugadores golpeados. El caso de Trevon Diggs es indudablemente el más relevante por el desafío que tendrá enfrente. Minnesota tiene armas en la ofensiva que podrían lastimar mucho a cualquiera.

Kirk Cousins vs. Pass rushers

El quarterback de los Vikings está en el ojo de las críticas por sus rendimientos en momentos importantes. Si bien eso es cierto, en la temporada actual está teniendo un buen nivel. Sin llamar la atención de nadie, Cousins está entre los mejores de la NFL en varias categorías. Los play-makers que posee alrededor seguramente son la razón principal, pero no hay que quitarle todo el mérito.

La ofensiva como unidad es la quinta mejor de la liga en yardas totales con 414.2 por juego. Su ratio de 13 pases de anotación con apenas dos intercepciones es muy valorable. La manera en la que está cuidando el balón también es otra cuestión para destacada. Mucho lo ayuda tener por delante una sólida línea, ya que es la tercera que menos capturas permitió. A su vez, Minnesota totaliza apenas cinco entregas.

Aunque el QB depende mucho de los otros componentes. Por ese motivo presionarlo puede ser una buena fórmula para obligarlo a cometer errores. De todas formas hay una equivocación que debe evitar la defensiva. Una gran parte del ataque aéreo depende de los play-action. Eso implica que limitar el ataque terrestre va a afectar directamente la producción de Cousins en el SNF.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

Un duelo que recibirá el foco de muchos estará en este sector. El enfrentamiento Justin Jefferson vs. Diggs será imperdible por el talento de ambos. Jefferson demostró en su ingreso a la liga toda su calidad. Las 1.400 yardas por aire que consiguió como novato lo colocaron en un lugar privilegiado en la historia del deporte.

Sin embargo, lo más valorable es que en su segunda temporada está repitiendo ese impresionante nivel. Jefferson se ubica quinto en la NFL promediando 6.8 recepciones. En yardas por juego ocupa la sexta plaza con 90.3. Además recibe casi diez targets por encuentro, lo que indica la relevancia que tiene para el quarterback.

Diggs tendrá quizás el desafío más difícil hasta aquí. Keenan Allen en la semana 2 fue una asignación muy complicada, pero el wide receiver de los Vikings está en ascenso. Es muy probable que el esquinero sea quemado en varias oportunidades, pero su gran valor estuvo en continuar batallando hasta aprovechar un mal pase para quedarse con él.

Lo que hace más peligroso a Jefferson es que no está solo. La presencia de un veterano como Adam Thielen genera mayor tensión en la defensiva cada vez que el ovoide va por el aire. El punto que convierte a Thielen en una pieza invaluable para Cousins es su confiablidad. Será interesante ver quién se alinea cerca suyo porque puede causar mucho daño en las diagonales.

Dalvin Cook vs. Linebackers

Lógicamente la línea defensiva cumplirá un rol decisivo en detener al corredor de Minnesota. Pero los linebackers deben ser los principales encargados de limitarlo por las condiciones que posee para lastimar también en los ataques aéreos. Es la válvula de escape ideal para el QB cuando está en situaciones apremiantes.

Cook es el tercer running back en promedio de yardas conseguidas por tierra con 91.5. Si bien apenas estuvo en cuatro juegos, cada vez que participó fue decisivo. Detenerlo por completo será muy complicado, pero si los Cowboys logran limitarlo verán incrementadas sus posibilidades de gran manera.

No hay otro candidato más preparado para lidiar con el RB que Micah Parsons. La suerte por ahora favoreció a Dallas en esta faceta al evitar a Christian McCaffrey. Una temprana lesión de Saquon Barkley impidió ver al rookie frente a un corredor de este estilo. Esta será otra ocasión en la Parsons puede probar todo su potencial como un defensivo de élite.