Inicio Noticias La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: receptores abiertos

La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: receptores abiertos

1765
0

El campamento de entrenamiento está muy cerca de volver a ser lo que siempre fue. El 21 de julio es la fecha en la que Dallas podrá iniciar su preparación en Oxnard porque será parte del Pro Football Hall of Fame Game el 5 de agosto. Por esa razón estaremos analizando la situación de cada jugador según su puesto. Hoy: wide receivers.

El puesto del roster que más seguridad brinda es el de los receptores abiertos por mucho margen. Los tres titulares tienen talento suficiente para poder ser estrellas en cualquier equipo de la NFL y la combinación de habilidades que poseen le da muchas opciones a Kellen Moore. A su vez hay una profundidad interesante en esta posición con 14 jugadores listados debido a la gran cantidad de agentes libres no drafteados que fueron firmados.

Lista completa de jugadores disponibles Amari Cooper, CeeDee Lamb, Michael Gallup, Cedrick Wilson, Noah Brown, Simi Fehoko, Malik Turner, Brandon Smith, Brennan Eagles, Osirus Mitchell, T.J. Vasher, Reggie Davis, Johnnie Dixon y Aaron Parker.

Los que tienen un lugar asegurado

No hace falta repetir mucho que el trío estelar estará en el equipo. La gran fortaleza de los Cowboys está en el poder de fuego que tiene la ofensiva. Los tres demostraron grandes cualidades la temporada pasada incluso luego de la lesión de Dak Prescott. El regreso del quarterback incrementa aún más las esperanzas de ver un ataque explosivo.

Cooper ciertamente dio un paso adelante en 2020. En sus primeros años en el equipo había mostrado bastante inconsistencia al salir del AT&T Stadium. Sin embargo, ante la ausencia de Dak surgió como un aliado de lujo para Andy Dalton. Las estadísticas que registró fueron 1.114 yardas en 92 recepciones, con cinco anotaciones.

La gran revelación de Dallas fue indudablemente Lamb. El novato le cayó como un regalo del cielo a Jerry Jones en el pick global 17 y el dueño no dudó. No era una necesidad vital en lo inmediato, pero el potencial era demasiado tentador para dejarlo pasar. Lamb se convirtió en el segundo receptor del equipo al totalizar 74 atrapadas para 935 yardas y cinco touchdowns por aire.

Gallup es el tercero que completa este dragón de tres cabezas. La cuestión contractual del receptor abierto genera que esta temporada posiblemente sea su última con una estrella en el casco. Sin embargo, la importancia que tuvo fue clave sobre todo con recepciones espectaculares en momentos decisivos. Gallup concluyó con una planilla de 59-843-5.

Quien se agrega a la lista de aquellos que estarán en el roster es Wilson. Si bien se ubica con claridad debajo de Gallup, también es cierto que está bastante delante de Brown en la función de wide receiver. El veterano puede aportar además en equipos especiales devolviendo despejes en caso de que Lamb sea cuidado en ese rol.

En la burbuja

Brown está muy cerca de tener un lugar en el depth chart porque los competidores que tendrá son muy jóvenes. Seguramente será el WR5 del equipo, pero no tiene tanto a favor para colocarlo en el nivel anterior. Lo que le da una ventaja sobre el resto es que puede aportar en special teams gracias a su contextura física en una faceta en la que eso es primordial.

Fehoko es otro receptor abierto que ingresa en esta categoría. Haber sido seleccionado en el draft es un indicio favorable, aunque ser un pick del día 3 no lo deja como una fija para estar en el roster. El rookie tiene la característica de poseer un prototipo que los Cowboys no tienen. Su altura combinada con una velocidad final de cuidado podría darle algunos snaps en ofensiva.

Turner se separa de la siguiente parte porque tiene algo de experiencia en la liga. Eso no implica que sus probabilidades sean muy altas, pero es un detalle no menor. El dato más relevante es que estuvo activo en seis juegos con Dallas en 2020. De todas maneras sería sorprendente que las 265 yardas que acumula en 27 apariciones le den un cupo entre los 53.

Pocas chances

El puesto está colmado de jugadores en esta instancia de la offseason por los tantos wide receivers que firmaron tras el draft. En total son ocho los UDFA que están vinculados con el equipo, pero será cuesta arriba para todos ellos. Una motivación que los empujará en el campamento de entrenamiento es ganarse una vacante en el equipo de prácticas.

Lo curioso es que cada uno fue agente libre no drafteado. Davis entró a la NFL en 2017, aunque estuvo siempre en practice squads. Lo mismo ocurre con Dixon, quien llegó a la liga en 2019. Parker arribó a los Cowboys el año pasado. Smith, Eagles, Vasher y Mitchell son los prospectos más nuevos al incorporarse tras el último draft.

Expectativas del puesto

No hay otro grupo posicional del roster que genere tantas esperanzas como el de los receptores abiertos. La temporada pasada fue Cooper quien instaló el objetivo de que los tres alcanzaran las 1.000 yardas. Si bien él fue el único que superó esa cifra, el motivo fue sencillamente tener que jugar la mayor parte del tiempo sin Prescott.

Aunque lo más destacable es que estuvieron muy cerca de esa marca. El trío se combinó para 2.892 yardas a pesar de recibir balones de una mezcla de Dalton, Garrett Gilbert y Ben DiNucci. Por esa razón se puede decir que es muy factible batir esos números. Sobre todo si tenemos en cuenta que ahora habrá 17 juegos.