Inicio Noticias La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: alas defensivas

La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: alas defensivas

1884
0

El campamento de entrenamiento está muy cerca de volver a ser lo que siempre fue. El 21 de julio es la fecha en la que Dallas podrá iniciar su preparación en Oxnard porque será parte del Pro Football Hall of Fame Game el 5 de agosto. Por esa razón estaremos analizando la situación de cada jugador según su puesto. Hoy: defensive ends.

Un grupo que tiene a sus titulares fijos podría decirse que es el de las alas defensivas. El mejor pagado hasta la extensión de Dak Prescott es el protagonista en el que se apoyará la línea. Del otro lado estará una constante promesa que debe utilizar su talento con menos intermitencia. La rotación ahora podrá tener una mayor experiencia por las adiciones en la agencia libre que se combinarán con la juventud existente. Lo que queda claro es que los entrenamientos serán decisivos para ver quiénes estarán en el roster.

Lista completa de jugadores disponibles

DeMarcus Lawrence, Randy Gregory, Tarell Basham, Chauncey Golston, Dorance Armstrong, Bradlee Anae, Ron’dell Carter y Azur Kamara.

Los que tienen un lugar asegurado

No hay ninguna duda de que Lawrence es quien encabeza la lista. Tank no es únicamente el líder de la línea defensiva, sino que es el motor de la unidad. Su cantidad de capturas decreció notoriamente en las últimas dos temporadas, pero la importancia que tiene es muy alta. Sin embargo, debe estar a la altura de su contrato con valor promedio anual de 21 millones.

El ala defensiva que se alineará opuesto a Lawrence es la otra certeza de este grupo. Gregory tuvo muchos idas y vueltas del deporte que lo alejaron de la consistencia. El año pasado no fue la excepción al recién iniciar la competencia luego de cumplir una suspensión de seis juegos. Aunque cada vez que estuvo en el terreno demostró que puede aportar cosas interesantes.

La mayor parte de los defensive ends restantes debería estar en la siguiente categoría. Hay tanta paridad entre ellos que el campamento de entrenamiento será lo que determine quiénes estarán en el roster final. Sin embargo, Golston está en este segmento por la inversión que hicieron los Cowboys. Sería sorprendente que el pick de tercera ronda no esté en el equipo.

En la burbuja

En mi opinión Basham muy probablemente estará entre los 53. La experiencia que posee en la NFL le da cierta ventaja en un sector donde hay muchos jóvenes que no completaron su desarrollo como jugadores. De acuerdo con Spotrac firmó en la agencia libre por dos años y 5.5 millones, aunque eso no es una garantía absoluta porque el caso de Ha Ha Clinton-Dix la temporada pasada sentó un precedente para tener en cuenta.

A esta altura de la temporada pasada había un nombre que sabía que iba a competir en Dallas. Armstrong era una pieza de la rotación que se mantenía siempre en la mesa. Sin embargo, las recientes adquisiciones hicieron que ahora deba luchar con competidores más probados. Tiene buenas posibilidades de estar, pero tendrá que ganarse a Dan Quinn en cada práctica.

El último que corresponde a esta categorización es Anae. Su colocación en este listado no es casualidad. Si bien fue una selección en el draft en 2020, haber sido elegido en la quinta ronda no ata a la franquicia. En su temporada de novato casi no tuvo participación al totalizar apenas seis snaps en defensiva.

Pocas chances

Carter era el agente libre no drafteado que acaparó la atención el año pasado por el contrato que le habían dado los Cowboys. Sin embargo, las probabilidades de quedarse en el equipo eran bajas como sucede con todo UDFA. La prueba de eso estuvo en que fue cortado en el filtro final. Estuvo en el equipo de prácticas, se fue por un tiempo a los Colts y está de regreso para pelear por una plaza. Kamara es quien menos se proyecta para ser parte del roster.

Expectativas del puesto

Mayor producción es lo que se espera de las alas defensivas. Dallas finalizó 20° en la última temporada con 31 sacks y su líder fue Lawrence con 6.5. Ese número debe subir considerablemente para que la unidad pueda dar un paso al frente. Defendiendo ataques terrestres es la otra tarea en la que deberá verse mayor esfuerzo.

Una cuestión que nunca se vio es una línea dominante capaz de poner en aprietos a los quarterbacks rivales. Quizás no sean tan determinantes los derribos de QB que puedan conseguir, pero al menos deberán transformarse en un grupo capaz de presionar con consistencia al pasador. Sería un éxito si logran a su vez intercambios de balón relevantes.