Inicio Jugadores ¿Deberían los Cowboys reforzarse con el linebacker Anthony Barr?

¿Deberían los Cowboys reforzarse con el linebacker Anthony Barr?

1994
0

A tan solo unos pocos días del arranque del campamento de entrenamiento de Oxnard, aún hay posibilidades para que en las oficinas puedan anexar a algún agente libre que se encuentre disponible. Después de todo, no es la primera vez que el equipo hace esto. No hay que olvidarse que lograron firmar a Malik Hooker en la primera etapa de las prácticas en California el año pasado. Así que cualquier cosa podría suceder.

Analizando en mayor detalle toda la situación del roster vaquero, no hay que dejar por fuera que quizás los apoyadores necesiten toda la ayuda posible. Es cierto que Micah Parsons llegará a su segundo año como uno de los mejores en su posición en toda la NFL. No obstante, no hay que olvidarse que Micah también cumple con labores de pass rusher y esto podría jugarle en contra a la profundidad en la posición.

El equipo ya cuenta con jugadores de la talla de Leighton Vander Esch, Luke Gifford y Jabril Cox, con este último también en su segundo año. Sin embargo, ninguno de los tres da amplias garantías ya que han demostrado tener tendencias a lesionarse. Igualmente, Devante Bond no jugará en 2022 gracias a una lesión en su rodilla derecha, Christian Sam no ha visto un solo juego en temporada regular durante su carrera y no da la impresión que el novato Damone Clark tenga acción este año. Por lo tanto, se necesita a toda costa de un linebacker veterano que tenga mayor experiencia en la disciplina.

Y es ahí en donde entra en la conversación el agente libre Anthony Barr. El defensivo de 30 años cuenta con la particularidad de haber estado ocho años en la NFL jugando para los Vikings. Asimismo, formó parte del Pro Bowl entre los años 2015 a 2018. Y por si fuera poco, tiene amplias conexiones con George Edwards, ya que fue su coordinador defensivo en Minnesota. Actualmente, George ostenta el cargo de asistente en el equipo de la estrella solitaria.

Ahora bien, uno de los detalles que maneja Barr como defensivo es que también puede ejecutar acciones como pass rusher. Esto es algo muy similar a lo que hace Micah Parsons actualmente, logrando 17,5 capturas en sus ocho años con los Vikings. Asimismo, también cuenta con un total de 495 tacleadas combinadas, ocho fumbles, siete balones recuperados, cinco intercepciones y 31 pases defendidos. En resumen, llaman mucho la atención sus grandes números y podría ser parte de Dallas si la directiva se lo propone.

Por supuesto, la trampa en el asunto es por qué el jugador sigue siendo un agente libre a estas alturas, en donde prácticamente todos los jugadores de élite ya firmaron para diferentes franquicias. Y es que durante estas últimas campañas, el defensivo ha estado plagado de lesiones. Durante la temporada de 2020 tan solo participó en dos encuentros tras sufrir un desgarro en el músculo pectoral. Esto trajo como consecuencia que el jugador tan solo firmara por un año con la organización de la NFC Norte en la temporada siguiente. Viendo acción en tan solo 11 encuentros en la campaña 2021.

Claro está, si algo saben hacer los Jones en este tipo de negociaciones es buscar la mayor oferta posible. Mientras más tiempo pase Barr buscando un equipo, su valor podría bajar un poco más. Y a pesar que la organización cuenta con 22 millones de dólares en su espacio salarial, podrían buscar a Anthony con un contrato mucho menor por un año. Cabe destacar que su última extensión con los Vikings fue por 10 millones de dólares. Obviamente, conociendo la filosofía dentro de las oficinas de los Vaqueros, ese monto no se lo van a otorgar. De llegar a un acuerdo, será por un precio mucho menor.

Si bien es cierto que quizás Barr venga con el contra de contar con un historial de ciertas molestias en sus últimos años, no hay que olvidarse que es un jugador de élite que puede ofrecer su experiencia y versatilidad al grupo. Ya veremos lo que pasa y si esto no se queda en solo un rumor. Pero si la directiva de Dallas decide ir por Barr, podría ser inclusive después del arranque del campamento de entrenamiento en Oxnard. No sería algo de extrañar si están buscando una ganga por el linebacker de 30 años.