Inicio Noticias ¿Cuáles son las razones por las que no se ha firmado a...

¿Cuáles son las razones por las que no se ha firmado a Dak Prescott todavía?

14436
1

Arrancando la offseason para los Cowboys, ciertamente la prioridad número uno será darle la extensión a Dak Prescott. Esto es algo que ya tiene más de 18 meses, y hay algunos aspectos a tomar en cuenta con respecto a esta situación.

Una de las cosas que realmente preocupa de no llegar a un acuerdo de una vez por todas sería etiquetar nuevamente a Prescott por segundo año consecutivo. Sería un duro golpe para el tope salarial, ya que estaríamos hablando de 37,7 millones de dólares. Esto implicaría tomar la decisión y dejar ir a algunos elementos titulares. Como se ha venido rumoreando con respecto al LB Jaylon Smith.

Por lo tanto, es necesario que tanto la organización como el agente de Dak, Todd France lleguen a un acuerdo antes de la fecha límite del nueve de marzo. Claro está, se puede volver a etiquetar al jugador para mantener los derechos del mismo y evitar que llegue a la agencia libre. Pero tiene que ser de primera necesidad llegar a un acuerdo antes de llegar al campamento de entrenamiento en julio. De lo contrario, es casi seguro que dejen ir al jugador para el próximo año.

Asimismo, el dueño de los Cowboys Jerry Jones ha comentado sin problemas que la etiqueta por segundo año consecutivo es una opción realista para este 2021. No obstante, una tercera etiqueta para 2022 sería una locura, ya que estaríamos hablando de más de 50 millones de dólares. Si ya de por si representa un duro golpe para el tope salarial mantenerla por segundo año consecutivo, un tercer año sería matemáticamente imposible.

Las razones para que las cosas hayan llegado a este punto tiene que ver con la extensión del contrato. Por un lado, tanto France como Prescott quieren una extensión corta de unos cuatro años. Mientras que en las oficinas de Dallas quieren algo a mayor plazo, entre 5 a 6 años. Ciertamente, al haber etiquetado a Prescott ya por un año, se podría llegar a esa opción de cuatro años durante esta offseason.

El gran dilema que existe en toda esta situación es que no es fácil encontrar a un Mariscal de franquicia a la vuelta de la esquina. La NFL se ha convertido en una liga sumamente competitiva y los QBs son los que dan la hora al momento de la verdad. Para mejor ejemplo hay que ver el duelo entre Mahomes y Brady por el Super Bowl LV este fin semana.

No obstante, estos dos son casos particulares en donde las cosas han salido bien. En la otra cara de la moneda, se puede ver al Mariscal rival Carson Wentz de los Eagles. Esta organización no sabe a ciencia cierta que hará con él, ya que no se ve con buenos ojos darse el lujo de pagar 36,4 millones por un QB de respaldo. Esto es si la franquicia llega a darle la titularidad absoluta a Jalen Hurts en su segundo año como profesional.

Igualmente, muchos pueden opinar que esta situación se ha complicado mucho y simplemente canjear a Prescott a cualquier otra organización. Supongamos que se busque hacer un canje por Deshaun Watson, Mariscal de los Texans. Acá hay que tener cuidado ya que no es algo tan sencillo, ya que la organización de Houston tendría que asegurarle a Watson 21,6 millones de dólares en dinero muerto de llegarse a hacer la operación antes del primero de junio.

Además, ya se filtró que los Texans van a querer como mínimo dos selecciones de primera ronda, dos de segunda y dos titulares defensivos. Todo esto por el hecho que firmaron a Watson en septiembre por cuatro años y 177,5 millones de dólares. De los cuales 111 de ellos están garantizados. Por lo tanto, es prácticamente imposible que Dallas busque ejecutar esta operación, así llegaran a ofrecer a Prescott. Por si fuera poco, habría que asegurar su salario base para 2022 que es de 35 millones de dólares.

Con estos pequeños ejemplos se trata de dar a entender que una operación por un Mariscal suele ser bastante complicada. Aparte que está el factor deportivo y de camaradería, simplemente no se puede escoger a cualquiera. Más en el caso de Prescott, que es un líder de vestuario y la ofensiva se encuentra plenamente cómoda jugando con él. A pesar de su lesión en la semana 5, en cuatro encuentros y medio logró 1856 yardas y nueve anotaciones.

Se puede afirmar que los Cowboys tenían un récord negativo para ese momento. Pero muchas de las derrotas fueron gracias a una defensiva que no supo actuar bajo las órdenes de Mike Nolan. En el apartado ofensivo, el equipo respondió de manera superlativa, y gran parte de eso fue gracias a Dak Prescott.

Puede que la situación en las conversaciones se suavice un poco en esta oportunidad, ya que Dak nunca se había lesionado como profesional. Esto puede ayudar a mejorar los términos y que finalmente se llegue a un acuerdo que beneficie a ambas partes. Sería una gran noticia que Prescott finalmente se quede por unos cuantos años sin problemas.

1 COMENTARIO

  1. otra vez… :/
    yà – cambien – de “tema”
    qué se – largué –
    el – dak – ……….

Comments are closed.