Inicio Noticias Conoce al entrenador Josh Hicks, el “gurú” detrás de la mejoría de...

Conoce al entrenador Josh Hicks, el “gurú” detrás de la mejoría de Ezekiel Elliott

2055
0

Tras tener en 2020 la peor temporada de su carrera en la NFL, Ezekiel Elliott está decidido a volver a su mejor nivel este año. El corredor de los Cowboys sabe que tiene mucha presión debido a su condición de estrella y su alto salario. Por ello, decidió dedicarse durante la temporada baja a mejorar su juego y su condición física. Para lograr esto, decidió ponerse en manos de un entrenador privado: Josh Hicks.

Conocido como el “gurú de los running backs”, Josh Hicks se ha labrado un nombre entre los entrenadores privados de futbol americano gracias a su ética de trabajo y a su enfoque poco ortodoxo. Esto le ha llevado a tener entre su cartera de clientes a dos compañeros de Elliott (Trevon Diggs y Tony Pollard), además de Melvin Gordon (Denver) y Leonard Fournette (Tampa Bay).

De hecho fue Fournette, campeón actual del Super Bowl, quien puso en contacto a Elliott con Hicks. Desde hace seis meses, Zeke ha estado trabajando en Dallas con este entrenador. De eso hemos sido testigos gracias a los videos publicados por el mismo Hicks en sus redes sociales durante este tiempo. En ellos no sólo hemos visto la progresión de Elliott en los últimos meses, sino también el estilo particular de Hicks a la hora de entrenar.

¿Quién es Josh Hicks?

Joshua “Josh” Hicks, conocido por su alias 3Hunnid Fitness, es nativo del sur de Dallas. Es el menor de cuatro hermanos, y viene de una familia con una gran devoción cristiana. A pesar de su baja estatura, Josh se destacó en el futbol escolar gracias a su talento y su rudeza. A pesar de sus malas calificaciones y algunos incidentes extraescolares, logró obtener una beca para Purdue, universidad que forma parte de la conferencia Big 10.

Sin embargo, la mala conducta de Hicks y su consumo continuo de marihuana le llevó a ser expulsado del equipo de futbol de Purdue. Esto le llevó de vuelta a Dallas, donde cayó en la delincuencia y se dedicó a la venta de drogas. Incluso, fue arrestado en varias ocasiones. Pero la quinta de ellas, por robo a mano armada, le llevó a ser sentenciado a cinco años de cárcel en enero de 2013.

Gracias a su buena conducta, Hicks fue puesto en libertad en julio de 2015. Sin embargo, su estadía en la cárcel lo cambió por completo, y lo hizo para bien. Josh salió de allí con una meta: volver al fútbol de una u otra manera.

“Tú no puedes estar en prisión simplemente viviendo el día a día”, dijo Josh en una entrevista exclusiva para Jonah Javad de WFAA. “Tienes que estar allí ideando un plan para cuando salgas de allí”.

Al salir de prisión, Josh Hicks llegó a participar en la Mesquite Indoor Football League. Sin embargo, pronto se dio cuenta cuál era su verdadero destino: ser entrenador físico. Gracias a su pasión por el fitness, su estilo de entrenamiento y a los contactos correctos, Hicks pronto se hizo un nombre en Dallas. Ahora, a sus 32 años, trabaja entrenando a jugadores de todos los niveles: escolar, universitario e incluso profesional.

De hecho, Hicks ha tenido otros jugadores de los Cowboys en su cartera de clientes aparte de Pollard, Elliott y Diggs. Tal ha sido el caso del ala defensiva Taco Charlton, el receptor Tevon Austin y el tacleador defensivo Maliek Collins.

Josh Hicks y su estilo de entrenamiento

Si hay un calificativo para el estilo de entrenamiento de Josh Hicks, sería como “poco ortodoxo”. En primer lugar, este entrenador está dispuesto a sacar el máximo potencial de sus clientes sin importar su nombre, su edad o su nivel. Aparte, sus sesiones ofrecen una combinación de mucha energía, alta exigencia y malas palabras. Todo esto hace que su estilo sea auténtico y efectivo.

“Si ellos lo están haciendo mal, les haré saber que lo están haciendo mal”, dijo Hicks en la mencionada entrevista para WFAA. “Si lo que hacen es una basura, yo les haré saber que es una basura”.

Pero eso no es todo. El tipo de ejercicios que pone Hicks en las sesiones de entrenamiento ayuda mucho a los jugadores a llevar su juego al siguiente próximo nivel. Y de eso pueden dar fe sus clientes.

“No son ejercicios que no suceden en un juego, son ejercicios realistas”, dijo Tony Pollard hace unas semanas sobre los entrenamientos con Josh Hicks. “Puede ser un ejercicio de conos o que tienes que esquivar un barril que puede ser un liniero ofensivo o un apoyador. (Hicks) hace un gran trabajo haciendo un entrenamiento realista. Así nos preparamos para situaciones que pueden ocurrir en un juego real”.

Aparte, Hicks es considerado como alguien ejemplar para sus clientes. No cualquiera pasa de estar en la cárcel a entrenar a jugadores de élite en la NFL como Ezekiel Elliott, Melvin Gordon o incluso a un campeón del Super Bowl como Leonard Fournette. Y eso es algo que habla bien de Josh.

“Pienso que eso demuestra su carácter para superar ese tipo de adversidad y lograr lo que ha hecho a partir de eso”, dijo Elliott sobre Hicks. “Él sólo está comenzando. Y yo sé que, con su ética de trabajo y su personalidad, el cielo es el límite para él”.

¿Qué resultados ha tenido el entrenamiento de Elliott con Hicks?

Si bien aún falta un mes para el inicio de la pretemporada, los resultados del trabajo de Ezekiel Elliott con Josh Hicks han sorprendido. Zeke se ve más delgado, esto gracias a que está cuidando más su alimentación. Y no sólo eso: también se le ve más explosivo.

Esto, por supuesto, dejó impresionado a reporteros, entrenadores y compañeros de equipo de Zeke durante los entrenamientos de temporada baja de los Cowboys. Incluso, el mariscal Dak Prescott llegó a afirmar que Elliott está “en la mejor forma de su vida, o la mejor en la que ha estado en la NFL”.

Pero eso no ha sido todo. Ezekiel Elliott ha afirmado que ha adquirido más destreza gracias a las sesiones de entrenamiento con Josh Hicks. Esto se debe al estilo de correr de Hicks, totalmente diferente al de Elliott, y del cual el corredor de los Cowboys ha tomado elementos clave para mejorar su juego.

“Una de las cosas que me encanta de trabajar con ‘J’ es que su estilo de correr es muy diferente al mío”, dijo Elliott a Jonah Javad de WFAA. “Yo doy muchos pasos grandes y tengo paso largo. Él tiene un tipo de cuerpo y una técnica diferentes. Es más cauteloso, más esquivo. Entra y sale con mucha rapidez. Eso es algo que quiero agregar a mi juego. Él me ayudo a desarrollar algunas de esas habilidades durante la temporada baja, y he mejorado”.

Por ahora, tendremos que esperar al campamento de entrenamiento y a la pretemporada para ver más resultados del trabajo de Ezekiel Elliott en los últimos meses. Pero lo poco que hemos visto ha impresionado tanto, que varios analistas auguran que Elliott volverá a ser campeón de corridas en 2021. Si esto llega a suceder, no queda duda que el artífice del “regreso al trono” de Zeke será Josh Hicks, el “gurú de los running backs”.