Inicio Jugadores Analizando las posibilidades de cada jugador: safeties

Analizando las posibilidades de cada jugador: safeties

742
0

El campamento de entrenamiento es la prueba de que la temporada se acerca. Allí se suele definir cómo estará conformado el roster a partir de los rendimientos individuales. Esa preparación no comenzará sino hasta fines de julio, aunque vale la pena tener una vista previa del equipo para saber quiénes tienen más probabilidades de estar en el depth chart. Observaremos también a los que tienen un puesto asegurado, para cuáles jugadores sería una hazaña superar el corte y qué batalla posicional resultará interesante. Hoy: safeties.

Lista completa de jugadores disponibles

Jayron Kearse, Malik Hooker, Israel Mukuamu, Donovan Wilson, Tyler Coyle, Juanyeh Thomas y Markquese Bell.

Los que tienen un lugar asegurado

El grupo de los safeties era el que más sujeto a modificaciones se encontraba en la offseason por las situaciones contractuales vigentes. Teniendo en cuenta que los tres principales del puesto finalizaban sus vínculos, había varias decisiones que debía tomar la gerencia. La resolución fue dejar ir a Damontae Kazee para optar por los dos que recibieron sus extensiones.

Kearse indudablemente surge como el líder en la posición tras la gran temporada que tuvo. Cuando llegó como agente libre hace un año se esperaba que su rol fuera darle profundidad al equipo en esa zona tan debilitada. Sin embargo, rápidamente se convirtió en una pieza indispensable ubicándose cerca de la línea de scrimmage para cubrir a las alas cerradas con enorme efectividad.

Su rendimiento lo convierte en un elemento infaltable en ese rol. Aunque el otro motivo por el que tiene una plaza segura es su reciente acuerdo. Haber firmado por dos campañas a cambio de diez millones de dólares le da la tranquilidad que no tuvo antes en su carrera. La competencia no es nada buena, por lo que incluso surge como un titular inamovible.

Hooker será su compañero en la tarea de free safety. Con un mejor rango y velocidad, su función radicará en ser la última línea de seguridad en la defensiva. Una lesión grave que sufrió en su etapa con los Colts lo frenó bastante, pero en su paso por los Cowboys fue de menos a más. Esa proyección ascendente hizo que se quedaran con él.

Un último cupo que podría decirse repartido en realidad necesita ser confirmado en el campamento de entrenamiento. Wilson lógicamente tiene probabilidades muy altas de estar en el roster. Aunque eso se debe en gran parte a la juventud que hay en el depth chart. La falta de disponibilidad es un factor para considerar al haberse perdido ocho duelos en 2022.

En la burbuja

La situación actual de la posición indica que todos tienen posibilidades de ser el cuarto safety. En otro roster seguramente ingresarían en la categoría denominada ‘menos chances’, pero los cuatro restantes están en igualdad de condiciones si no se añade ningún veterano. Es suficiente con decir que hay un pick tardío junto con tres agentes libres no drafteados.

Mukuamu quizás parte un paso por delante por haber estado con la franquicia desde el año pasado. Sin embargo, el esquinero convertido deberá esforzarse para consolidar su lugar en la lista final de 53. El egresado de South Carolina fue seleccionado recién en la sexta ronda, por lo que no puede confiarse únicamente con esa cuestión.

Bell aparece como el undrafted free agent que va a competir por esa plaza. La combinación de su contextura física con su velocidad de 4.41” en la prueba de las 40 yardas le dan una oportunidad. Su punto débil es el tackleo. Esa cuestión se puede mejorar, pero no es ideal porque se refiere a una habilidad esencial en los equipos especiales como forma de entrada al equipo.

Coyle tiene en su favor que estuvo en Dallas durante 2021 tras firmar como UDFA. Si bien su total de 51 snaps no suena tan elevado, esa experiencia puede ser muy importante. Thomas surge como la otra opción casi exclusiva para los special teams por sus cualidades. El producto de Georgia Tech aún así podría ganarse un espacio al ver que sus competidores no son intimidantes.

Una batalla posicional para seguir

La pelea Mukuamu vs. Bell podría ser la más interesante al no haber grandes protagonistas. El ordenamiento en el depth chart está demasiado claro entre los tres primeros. Por esa razón saber quién se quedará con el último cupo disponible da la sensación de ser la contienda para seguir de cerca si es que no hay ninguna contratación. Lo atractivo de este duelo entre jóvenes es que ambos deberán ganarse su puesto por mérito propio al no haber sido grandes inversiones de la franquicia.

Expectativas del puesto

Lo que se espera de los safeties es que mantengan su nivel de la temporada pasada. La gran revelación de la defensiva fue Kearse por la manera en la que arribó. No había muchas proyecciones sobre lo que podía dar, pero sorprendió a todos. En mi opinión, fue el tercero mejor de la unidad obviamente detrás de la dupla estelar Micah Parsons – Trevon Diggs.

Kearse se mostró como un play-maker silencioso que en cada juego hizo al menos una contribución importante. Sea con alguna intercepción, un tackle para pérdida de yardas o la disrupción de una jugada que quizás no se anota en las estadísticas. Si repite su producción podría ser una pieza relevante para los próximos años.

Hooker comienza como el que más incertidumbre genera. En 2021 participó del 38.75% de los snaps al estar regresando de una rotura del tendón de Aquiles, pero su continuidad demuestra que su pedigree de pick global 15 en 2017 llamó la atención del staff para elegir por sobre Kazee. Tendrá un rol complicado porque Dan Quinn suele pedirles cobertura individual a los esquineros y eso lo obligará a estar muy atento en la parte aérea.