Inicio Jugadores Analizando las posibilidades de cada jugador: linieros ofensivos interiores

Analizando las posibilidades de cada jugador: linieros ofensivos interiores

551
0

El campamento de entrenamiento es la prueba de que la temporada se acerca. Allí se suele definir cómo estará conformado el roster a partir de los rendimientos individuales. Esa preparación no comenzará sino hasta fines de julio, aunque vale la pena tener una vista previa del equipo para saber quiénes tienen más probabilidades de estar en el depth chart. Observaremos también a los que tienen un puesto asegurado, para cuáles jugadores sería una hazaña superar el corte y qué batalla posicional resultará interesante. Hoy: centros y guardias.

Lista completa de jugadores disponibles

Guardias: Zack Martin, Tyler Smith, Connor McGovern, Braylon Jones e Isaac Alarcón.

Centros: Tyler Biadasz, Matt Farniok, Alex Lindstrom y James Empey.

Los que tienen un lugar asegurado

Martin es indudablemente el jugador que menos debe preocuparse por su puesto en el roster. El guardia derecho fue posiblemente la pieza más confiable del equipo en los últimos años, por lo que no hay dudas acerca de su estado. Tras una temporada 2020 con algunas lesiones, regresó con su participación habitual para asegurar una mejor protección del quarterback.

Smith aparece como al otra fija en el depth chart. Si bien fue drafteado como tackle izquierdo, está en este artículo porque los Cowboys lo utilizarán en el interior de la línea ofensiva. El novato llega en lo inmediato como reemplazo de Connor Williams al lado de Tyron Smith. Su técnica debe ser pulida para evitar las infracciones, aunque la fuerza que caracteriza su juego podría convertirlo en importante.

El tercer elemento está muy por debajo de los guardias porque no es un titular inamovible ni mucho menos. La referencia apunta lógicamente hacia Biadasz. A pesar de su irregular rendimiento, la competencia no es tanta como para pensar en que quede afuera del depth chart. Deberá ganarse seguir siendo el centro, pero estará en el equipo.

En la burbuja

Quien surge como el principal elemento en esta sección es McGovern. Lo más probable es que esté dentro por la inexperiencia que hay en esa posición como reemplazo, aunque debe demostrar que puede contribuir. El guardia fue un pick de tercera ronda en 2019 que todavía no estuvo a la altura de las expectativas. Teniendo en cuenta que será su último año de contrato y liberarlo generaría 2.540.000 dólares de espacio salarial, necesitará dar un paso hacia adelante.

Detrás suyo deben listarse los tres centros restantes. Una selección de séptima ronda en 2021 competirá con dos agentes libres no drafteados de 2022 por ser el suplente o hasta iniciar. Aquí podría tener cierta ventaja Farniok al ser parte de la franquicia desde la temporada pasada ocupando un lugar en la banca por si ocurría algo con Biadasz que lo dejara afuera.

Lo interesante de los dos undrafted free agents es que llegan con buena reputación a pesar de no haber sido elegidos. Tanto Lindstrom como Empey deben esforzarse al máximo en el campamente de entrenamiento porque tendrán posibilidades de demostrar su talento y ganarse un lugar. La mayoría de los UDFA debe pensar primero en el equipo de prácticas. Sin embargo, quizás este no sea el caso para ellos.

La profundidad en la línea ofensiva es tan preocupante que podría abrir un cupo para alguna sorpresa. Considerando que los centros no tienen la flexibilidad posicional para ser guardias que tanto ayudaría, en el depth chart podría requerirse otro tipo de linieros. Allí se abre el camino para que Alarcón o Jones den la sorpresa.

El mexicano estuvo los últimos dos años en la franquicia como parte de un programa para los internacionales. Al no ocupar una plaza en el roster los equipos no perdían nada con tenerlos en el practice squad desarrollándose, por lo que ciertamente aprovechó esa situación. Si bien arribó como tackle, fue movido al interior porque para el staff sus características se adaptan mejor a ese puesto.

Una cuestión valorable es que el propio Mike McCarthy marcó su evolución, aunque deberá destacarse en la preseason. Allí es relevante recordar que únicamente en 2021 pudo participar en los juegos de pretemporada. La suspensión de esa parte que ocasionó el coronavirus lo perjudicó un poco, pero ahora podrá estar listo para ver más snaps en una competencia real.

Una batalla posicional para seguir

Ser el centro suplente da la sensación de ser lo más interesante para observar. En principio porque los dos guardias ya están establecidos en sus funciones. Aunque esta contienda tiene bastante atractivo al no haber nadie que tenga mucha ventaja sobre el resto. Otro condimento que añade suspenso es que será una pelea entre tres.

Un leve paso adelante tiene Farniok por su estadía en Dallas, pero su participación resultó mínima siendo rookie. El total de jugadas en ofensiva que vio fue de 23 en duelos sentenciados. Añadió otras 72 en equipos especiales, pero no son cifras significativas que lleven a pensar que está a salvo. El egresado de Nebraska debe demostrar que mejoró.

Lindstrom es un jugador que seguramente los scouts conocen bien por haberse alineado al lado de un objetivo en el draft como el guardia Zion Johnson. El joven de Boston College no sería un simple cuerpo en el training camp, sino que batallará por estar en el equipo. Empey arriba con credenciales similares, por lo que comparten probabilidades de superar el corte de 53.

Expectativas del puesto

Lo que se espera es una evidente mejoría de las prestaciones otorgadas por el interior de la línea ofensiva. De esa cuestión podría removerse a Martin por su increíble consistencia, aunque las otras posiciones estarán bajo un duro escrutinio de todos. La gerencia, el staff y hasta los fanáticos pondrán más atención que de costumbre en lo que ocurra en ese sector.

Smith será el punto de atención máximo al haber sido un pick de primera ronda. La gran cantidad de penalizaciones que recibió Williams hicieron que los Cowboys ni siquiera intentaran retenerlo en la agencia libre. Pero más allá de su mala temporada, fue una apuesta arriesgada cambiar a un liniero experimentado por un novato.

Una falencia que se vio en su carrera universitaria fueron las numerosas infracciones que cometió. Si eso se repite en la NFL podría ser muy costoso. Por ese motivo la exigencia será muy alta. En el centro no hubo una inversión elevada al haber costado una selección de cuarta ronda. Sin embargo, el retroceso de Biadasz fue muy notorio en su segunda temporada. En ese puesto también será obligatorio recuperar cierta regularidad.