Inicio Jugadores Analizando las posibilidades de cada jugador: linebackers

Analizando las posibilidades de cada jugador: linebackers

774
0

El campamento de entrenamiento es la prueba de que la temporada se acerca. Allí se suele definir cómo estará conformado el roster a partir de los rendimientos individuales. Esa preparación no comenzará sino hasta fines de julio, aunque vale la pena tener una vista previa del equipo para saber quiénes tienen más probabilidades de estar en el depth chart. Observaremos también a los que tienen un puesto asegurado, para cuáles jugadores sería una hazaña superar el corte y qué batalla posicional resultará interesante. Hoy: linebackers.

Lista completa de jugadores disponibles

Micah Parsons, Leighton Vander Esch, Jabril Cox, Luke Gifford, Damone Clark, Devin Harper, Storey Jackson, Aaron Hansford y Devante Bond.

Los que tienen un lugar asegurado

Indudablemente hay una presencia en este grupo posicional que está más que confirmada. No es únicamente una parte del equipo, sino que fue el mejor jugador de todo el roster la temporada pasada. La referencia lógicamente apunta hacia Parsons, de quien los Cowboys dependen mucho para que la defensiva se mantenga confiable.

Establecer parámetros de lo hecho por el egresado de Penn State como novato es muy complicado. Son demasiado escasos los ejemplos de rookies que causen la disrupción tan marcada que produjo este linebacker. Sus 13 capturas, 20 tackle-for-loss y 30 QB hits lo colocaron entre los mejores de la NFL. Alcanza con decir que estuvo cerca de ser seleccionado como el mejor defensivo de toda la liga para tener una noción de su increíble producción.

El otro que tiene una plaza en su poder es Vander Esch. Las prestaciones que ofrece el veterano no son las de sus comienzos. Por esa razón la decisión de declinar la opción de quinto año en su contrato fue lógica. Sin embargo, haber regresado en un vínculo por una temporada lo convierte en una pieza fija en la defensiva. Al menos en primera y segunda oportunidad debería ver muchos snaps.

Cox posiblemente sea el compañero ideal de Parsons en el mediano plazo para formar una dupla muy dinámica en la zona de LBs. Desafortunadamente una rotura de ligamentos cruzados en una rodilla le hizo perderse diez duelos en su llegada a la franquicia. Aunque el optimismo sobre lo que podría generar este pick de cuarta ronda en 2021 es alto. Su potencial en cobertura es el factor que lo diferencia de los otros linebackers.

En la burbuja

La mayor parte de los integrantes de esta posición ingresan en esta categoría o en la siguiente. El principal razonamiento es la inexperiencia que hay en todos ellos. No es por la falta de talento en sí, pero aún deben probar que pueden competir a una exigencia superior. Eso hace impredecible la designación de quiénes completarán el depth chart.

Gifford surge como el más experimentado. Un agente libre no drafteado en 2019, a través de su aporte en equipos especiales se fue ganando un cupo. Más allá de su poca participación en la unidad defensiva, allí esta su gran ventaja. Por ahora aparece como el favorito para ocupar la cuarta ubicación del grupo.

Harper se presenta como su amenaza más clara para ocupar ese rol. La recuperación de Cox podría requerir un poco más de tiempo, por lo que sus chances de estar aumentan un poco para el principio de la competencia. El novato fue la última selección de Dallas y los special teams son la razón por la que el LB está en el roster.

Hansford es un undrafted free agent conocido en el área por haber representado a Texas A&M a nivel universitario. Para muchos es una de las posibles sorpresas para ingresar en el equipo de 53. Lógicamente necesita aún mucho desarrollo, pero su rol sería el mismo que Gifford y Harper. Teniendo en cuenta que el camino no está tan poblado, no debería verse como algo tan inesperado si obtiene un lugar.

El complemento aquí atraviesa una particular situación. Clark probablemente haya sido una de las mejores elecciones del último draft en cuanto al valor obtenido con respecto a la inversión realizada. Aunque el motivo por el que estaba disponible en la quinta ronda es una lesión en una zona delicada. A pesar de que Stephen Jones crea que podrá jugar esta temporada, se prevé que este sea un año redshirt.

Menos chances

Jackson es un graduado de Liberty que firmó como UDFA este año. Su inclusión en el roster final a día de hoy se ve bastante complicada, pero vale la pena repetir que no tiene tantas opciones consolidadas por delante que hagan imposible su ascenso. Tanto el campamento de entrenamiento como los juegos de pretemporada serán esenciales en su caso. Bond completa la lista por haber sufrido una lesión de rodilla en un entrenamiento que lo dejará afuera de la competencia.

Una batalla posicional para seguir

Ser el linebacker número cuatro da la sensación de ser el único sector donde podría haber cierta incertidumbre. No modificaría mucho a nivel global en la defensiva porque sería para alinearse exclusivamente en equipos especiales salvo alguna emergencia. Sin embargo, será importante lograr una producción consistente de estos elementos considerando que una baja los dejaría arriba en el depth chart.

En esta instancia la pelea podría estar entre tres jugadores. Gifford tiene una leve cuestión en su favor por la experiencia en la franquicia. Haber estado en 16 enfrentamientos la temporada pasada podría ser lo que incline la balanza hacia su lado. Su principal retador es Harper por ser una selección de los Cowboys en el draft. Hansford es el que parte con cierta desventaja al no tener experiencia ni ser un reciente pick.

Expectativas del puesto

Lo que sí genera cierta preocupación es la distancia que hay entre la estrella de la unidad con el resto de los competidores en su posición. No hay dudas de que Vander Esch está bastante lejos de su versión inicial de 2018. Ese jugador capaz de cubrir a alas cerradas en el ataque aéreo da la sensación de haber quedado en el pasado por las constantes lesiones que tuvo.

Por ese motivo resulta un poco difícil determinar qué se espera de los linebackers. Sobre Parsons las proyecciones son elevadas por lo que hizo meses atrás. El propio protagonista colocó su vara en romper el récord de capturas de la historia de la liga. Si bien eso se ve difícil por todo lo que implicaría, mantener los números de la temporada pasada ya sería un mérito extraordinario.

Del resto del grupo debería obtenerse un rendimiento sólido. Muy posiblemente el nivel no sea excelente al contar con muchas incógnitas por temas de durabilidad. LVE participando en todos los juegos sería algo beneficioso. Una recuperación de a poco para Cox podría darle herramientas esperanzadoras a Dallas pensando a futuro. Una mesurada expectativa de este joven grupo posicional quizás sea entonces lo adecuado.