Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los 49ers?

1994
0

San Francisco sorprendió cuando todos esperaban una pronta revancha frente a los Cardinals. Su triunfo frente a los Rams a pesar de estar en desventaja de 17-0 lo coloca como un rival muy complicado. Hablamos ya de cómo el ataque presenta un emparejamiento desfavorable para los Cowboys por su estilo, pero del otro lado del balón también ocurrirá. La primera razón está en lo que sucederá en la línea de scrimmage.

Línea ofensiva vs. Pass rushers

Las mejores defensivas de la NFL suelen ser las que dominan en la presión al quarterback. Aunque las más peligrosas son las que pueden hacerlo sin enviar hombres extra más allá de los frontales. Utilizar cargas es efectivo si se realiza bien, pero nadie apuesta por esa estrategia en cada snap porque pierde sorpresa.

Ahí está el problema de enfrentar a esa línea defensiva. Ser capaces de apurar las decisiones del pasador con sus linieros permite dejar mucho personal en cobertura. Los 49ers son el cuarto equipo con menos porcentaje de blitz por su 19.9%. Sin embargo, se ubican en la quinta colocación con 48 capturas.

Lo bueno es que el foco de atención es evidente, pero lo malo es que se refiere a una estrella creciente de la liga. El primer elemento al que debe tener en la mira Dak Prescott es Nick Bosa. La temporada regular que completó el ala defensiva de tercer año es sencillamente brillante. Su mérito es aún mayor teniendo en cuenta que regresa de una rotura de ligamentos cruzados.

En su producción no se ve ningún destello de esa lesión. Bosa finalizó cuarto con 15.5 sacks, primero en tackles-for-loss con 21 y tercero en QB hits con 32. Esas cifras demuestran que se trata de un jugador dominante. Su enorme habilidad como pass rusher junto con su explosión lo convierten en una amenaza para cualquier liniero ofensivo.

Lógicamente deslizar la protección hacia ese sector es algo que deberá hacer Prescott todo el tiempo. Así como los rivales de Dallas muchas veces mandan sus jugadas al lado opuesto a Micah Parsons, eso deberá ocurrir aquí. Los corredores deben estar con un ojo en él. Moore debe designar contactos de las alas cerradas antes de que inicien sus rutas para ayudar en ese sector.

La línea es bastante sólida a nivel general más allá de la presencia de Bosa. Su complemento Arik Armstead tampoco debe ser descuidado porque tiene un enorme potencial para destruir un juego. Aún es temprano, pero Tyron Smith debería estar de vuelta en la alineación. La actuación de ambos tackles será esencial para que la ofensiva funcione.

Corredores vs. Defensiva terrestre

El rendimiento del ataque por tierra resultará vital para neutralizar un poco la presión al QB. A su vez, podría quitar defensivos en cobertura. La preocupación es que esa faceta está en deuda desde hace bastante. Los Cowboys corrieron para 171 yardas en su última presentación, pero esos números carecen de validez al haber enfrentado a un equipo alternativo de los Eagles.

Otra complicación surge en esta área por la solidez mostrada por San Francisco. El gran dominio que tienen en la línea de scrimmage no se ve únicamente en cómo afectan a los mariscales de campo, sino que son muy confiables frenando los acarreos. En las dos categorías más relevantes son una unidad Top 10.

En yardas por juego son el séptimo equipo promediando 103.5 y en avances por acarreo el quinto con apenas cuatro. Por ese motivo no debería sorprender otra producción discreta de los running backs. Aunque esta vez no se debe repetir lo ocurrido ante Arizona semanas atrás. Dallas está obligado a intentar por la vía terrestre a pesar de que no sea tan efectiva en el inicio.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

La defensiva de San Francisco es confiable en todas sus áreas. En el juego áereo concluyeron como la sexta en yardas concediendo 206.5 por duelo. Sin embargo, las buenas estadísticas tienen que ver esencialmente con la tarea realizada por sus pass rushers. En otras variables queda reflejado que no posee tanto talento en sus esquineros.

Por ejemplo, otorgaron el octavo QB rating más alto. En porcentaje de pases completos fueron la defensiva 30 con un 68.3%. A su vez finalizaron en el puesto 27 con apenas nueve intercepciones. Esto quiere decir que dependen exclusivamente de que el quarterback no tenga tiempo para lanzar. Si los Cowboys neutralizan un poco esa cuestión, tendrán muchas posibilidades de destrabar la ofensiva.

Los wide receivers deberían tener situaciones favorables a menudo. Un defensivo a tener en cuenta indudablemente es Fred Warner. El linebacker es excelente en cobertura por zonas y Prescott mostró bastantes dudas en la segunda mitad de temporada. Cuando lo confunden modificando el esquema post-snap llegan las equivocaciones. Por esa razón los envíos al centro que tanto busca quizás no sean tan sencillos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí