Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a los Raiders?

1161
0

Una dura caída sufrieron los Cowboys el domingo en su visita a los Chiefs. Sin embargo, una unidad surgió de gran manera más allá del marcador. La defensiva indudablemente fue el motivo por el que Dallas compitió en el resultado. En esta ocasión enfrentará a una ofensiva con buenas herramientas, pero que no está en su mejor nivel.

Derek Carr y línea ofensiva vs. Pass rushers

La situación de Carr podría compararse mucho con la de Kirk Cousins. El quarterback de los Vikings está teniendo una buena temporada, aunque no se habla tanto de su rendimiento. Algo así sucede con Carr. Un factor adicional es la enorme cantidad de complicaciones extradeportivas que mancharon la preparación de los Raiders en el último tiempo.

Carr se coloca en el segundo puesto en yardas por aire. Promediando 304.1 se ubica únicamente detrás de Brady, por lo que su influencia en la ofensiva es total al considerar que no tiene tantos play-makers alrededor. Su passer rating es apenas el 15°, aunque en general sus actuaciones fueron decentes.

Lo que es innegable es el flojo presente de esa unidad. Las Vegas arriba con tres derrotas consecutivas en las que el ataque fue bastante responsable. Una cuestión importante por la que ingresaron en esa irregularidad son las entregas de balón. Ese punto en particular es algo que les costó demasiado.

Una clave va a ser la presión generada. Ahí sí suele perder mucha seguridad y los errores comienzan a aparecer. El QB de los Raiders es el octavo más capturado, por lo que las posibilidades estarán allí para la defensiva. La conclusión más destacada de la caída en KC es que Micah Parsons ya es una de las armas más peligrosas de la liga en ese sector.

El novato fue una verdadera fuerza indetenible para la mayor parte de las líneas ofensivas que enfrentó. Los guardias no pueden con su velocidad. A los tackles los sorprende muchas veces el poder que tiene. No sería raro ver otro juego de Parsons con múltiples sacks como lo hizo ante los Chiefs.

Receptores vs. Defensiva secundaria

La semana pasada la cuestión principal era limitar a Tyreek Hill. Es cierto que Las Vegas tiene en su roster al veterano DeSean Jackson que aún muestra una gran velocidad final. Sin embargo, su participación en el planeamiento es muy limitada. Aquí sí toda la atención debe estar en su ala cerrada.

Definitivamente Darren Waller es el hombre más peligroso que deberá enfrentar la defensiva. Una comparación justa que no es nada descabellada es Travis Kelce. Waller tiene un poco menos de fluidez en sus movimientos que Kelce, pero no deja de ser en mi opinión el segundo mejor tight end de la NFL.

Su pasado como receptor abierto le da herramientas fantásticas para complementar con su físico dominante. A pesar de su contextura es un jugador bastante rápido. Será imposible que los linebackers puedan contenerlo en cobertura, por lo que Dan Quinn seguramente colocará a algún safety cerca.

Haber tenido que contrarrestar a Kyle Pitts y a Kelce en las últimas dos semanas es una ventaja para Dallas. Los tres tienen estilos similares en cuanto a sus extraordinarias capacidades como receptores. Quizás marcaciones dobles sean la mejor opción teniendo en cuenta que a los Raiders no le sobran los wide receivers.

Las alternativas del QB no son nada despreciables, pero no son tan amenazantes para evitar asignar dos defensivos a Waller. Hunter Renfrow en particular es una válvula de escape muy buscada por Carr. El slot receiver tiene agilidad y manos seguras. Renfrow de hecho lidera a su equipo en recepciones con 56.

Corredores vs. Defensiva terrestre

Una parte de por qué el quarterback está obligado a lanzar tanto el balón es porque el ataque por tierra de Las Vegas es casi inexistente. En los papeles es buen dúo de running backs el que posee, aunque en la práctica la efectividad es nula. Como equipo promedia 83.7 yardas por juego mediante esa vía, lo que los ubica como los quinto peores de la liga.

Tanto Josh Jacobs como Kenyan Drake son corredores más que aceptables. Sin embargo, por diversos motivos no lograron establecer esta faceta en la ofensiva de los Raiders. El líder en yardas es Jacobs con 333 a un promedio de apenas 41.6 por duelo. Sus 3.7 yardas por acarreo son otro número que prueba la falta de producción global en esa área.

Dallas se mantiene como la 10ª mejor defensiva terrestre permitiendo 103.7 por presentación. Si bien frente a Kansas City concedió 126 yardas y 4.84 por intento, el rendimiento debería volver a ser bueno por la ineptitud del rival en esa parte. Eso debe ser favorable para utilizar a más defensivos en cobertura en vez de estar obligado a llenar la caja.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí