Inicio Noticias Tres juegos imperdibles que podrían significar mucho para los Cowboys

Tres juegos imperdibles que podrían significar mucho para los Cowboys

2937
0

El calendario de la NFL ya está oficialmente determinado. Con una semana más en el calendario, Dallas ya tiene un panorama más claro de cuándo enfrentará a cada rival. Como suele suceder por los niveles de audiencia que genera la franquicia, será parte de fechas tradicionales como ocurre cada año.

Lógicamente todos los juegos son importantes. Conseguir un triunfo es un desafío para cualquier equipo. El nivel que presenta esta competencia hace que siempre haya algo interesante para destacar en cada enfrentamiento. Aunque elegí tres duelos imperdibles que podrían ser muy significativos de lograr una victoria. El orden en el que aparecen es meramente cronológico.

Semana 1: Visita a los Buccaneers

El inicio de toda competición suele ser fundamental porque puede generar mucha confianza o sembrar dudas. La situación de los Cowboys no es precisamente muy predecible en este momento, por lo que este jueves por la noche tiene una gran dificultad. Estar enfrente del campeón defensor no es el contexto ideal para un roster que tiene varias incógnitas por develar.

Hay demasiada incertidumbre acerca de cómo podría rendir el equipo. ¿Estará bien Dak Prescott tras su complicada recuperación? ¿Podrán los tackles titulares regresar a sus mejores versiones? ¿La defensiva será una unidad decente? Estos son apenas algunos cuestionamientos que Tampa Bay podría exponer ante todos en el primer juego de la temporada.

Si hay alguien capaz de explotar al máximo las debilidades de la defensiva es Tom Brady. El quarterback tuvo una operación de rodilla en la offseason, pero se espera que esté en perfectas condiciones. Como si necesitara más ayuda, la directiva logró retener a los 22 jugadores que comenzaron el último Super Bowl.

Pero esto debe verse como una excelente oportunidad para Dallas. Sí, los chances de ganar seguramente sean muy pocas. Una humillación en televisión nacional podría representar un tropiezo muy duro. Sin embargo, la mentalidad debe ser que no hay nada para perder. Todo el mundo estará esperando una paliza de Brady y compañía.

Una sorpresa sería un golpe en la mesa para la NFL. Comenzar ganando un choque que está presupuestado como una derrota implicaría a su vez un mensaje fuerte dentro la división. Al no tener bajas el rendimiento de los Bucs tiene mucho potencial. Sin embargo, hay una ventaja. En el primer mes todo es más parejo porque los equipos casi siempre están algo oxidados.

Semana 11: Complicado juego en Kansas City

No hay muchos duelos que se vean imposibles en los papeles para los Cowboys. Aunque hay dos que son la clara excepción. No son únicamente desafíos muy difíciles, sino que podría considerarse una hazaña obtener un triunfo frente a cualquiera de ellos. El primero es en el estreno de la temporada frente a Brady y el otro es ante el actual rey de la AFC.

Estas históricas franquicias volverán a chocar tras cuatro años cuando se vean el 21 de noviembre. En 2017 Dallas venció en su casa 28-17 a unos Chiefs que llegaban con un récord de 6-2. Sin embargo, el curso de KC tuvo un antes y después al finalizar aquella temporada porque ese año sería el último de Alex Smith. Un tal Patrick Mahomes tomaría el mando desde 2018.

Tener enfrente a quien posiblemente sea el mejor mariscal de campo de la NFL por primera ocasión será un hito imperdible. Nadie duda de que Mahomes lleva tres años completos dominando defensivas a gusto y placer, pero los Cowboys aún no tuvieron la posibilidad de jugar contra el QB. Para fortuna de los fanáticos del deporte eso ya no se postergará más.

Este es otro juego en el que las probabilidades ven a Kansas City como un amplio favorito. En esa época además el clima no suele ser agradable para los visitantes que no están acostumbrados a ese ambiente. Aunque esta va a ser otra oportunidad para saber dónde está parado el equipo. Una prueba ante un rival Top 3 podría servir como un enorme aprendizaje.

Semana 14: Un viaje importante hacia Washington

La NFC Este dejó mucho que desear en 2020. Una franquicia que tuvo muchos inconvenientes extra deportivos antes de empezar la temporada logró quedarse con la división con un pobre 7-9. Un quarterback sin movilidad ni brazo como Smith fue suficiente para que el Football Team estuviera en los playoffs.

Este año es complicado ver a alguien como un obvio ganador de esta sección de la Conferencia Nacional por la paridad que hay entre los cuatro integrantes. En la teoría Dallas parte como candidato, pero las dos temporadas más recientes hacen temerario afirmar eso con total seguridad. Lo cierto es que el equipo a vencer da la sensación de ser Washington.

El puesto más importante aún es inestable en WFT. La salida de Smith obligó a que hicieran una inversión en Ryan Fitzpatrick. Si bien el veterano suele tener cierta inconsistencia, le da una dimensión más a una ofensiva que no podía mover el balón por aire. El grupo de receptores abiertos también ahora está un poco más completo al lado de Terry McLaurin.

Todo esto los convierte en el desafío principal para los Cowboys en su obligación de regresar a la postemporada. Por esa razón el duelo que tendrá lugar en Washington será vital. Lo interesante aquí es que la programación resulta muy favorable para Mike McCarthy. Esto tiene que ver con que serán diez los días de descanso tras ir a New Orleans.