Inicio Noticias ¿Será Kelvin Joseph la pieza que tanto necesita la defensiva?

¿Será Kelvin Joseph la pieza que tanto necesita la defensiva?

4338
0

Dallas indudablemente tenía en su cabeza seleccionar a un esquinero con el pick global 10. Los candidatos no eran otros que Patrick Surtain ll de Alabama y Jaycee Horn de South Carolina. Eso llenaría un vacío enorme que había en la defensiva secundaria. Sin embargo, tanto los Panthers como los Broncos alteraron esos planes drásticamente justo antes.

La decisión fue entonces elegir a Micah Parsons luego de un intercambio con los Eagles. Como era de esperarse los Jones comentaron que ese iba a ser su prospecto con Surtain y Horn fuera de la discusión. Aunque eso suena difícil de creer porque si una franquicia está 100% convencida de que un joven es su respuesta, no se arriesga a perderlo por apenas una tercera ronda.

Todo esto afectó notoriamente lo que haría Dallas con las próximas diez selecciones que poseía. El valor del puesto de esquinero es demasiado alto en la NFL actual y la caída de nivel entre Kelvin Joseph y el siguiente era muy amplia. Se cree incluso que existió la intención de subir en el orden para ir por Tyson Campbell, tomado por los Jaguars 33°.

El joven de Kentucky finalizó de esa manera siendo la opción en la segunda ronda del draft. Las dudas acerca de él se basan fundamentalmente en cuestiones extra deportivas. No son de la gravedad de las que tuvo Josh Ball bajo ningún concepto, sino que cierta falta de madurez junto con el tiempo utilizado en su carrera como rapero es lo que genera incertidumbre.

Pero si hay algo en lo que coinciden la mayoría de los expertos en el fútbol americano universitario es que su potencial es muy interesante. La gran pregunta es si podrá realmente alcanzar el techo que los scouts proyectan. Lo bueno aquí es que en lo que a talento se refiere hay varias características importantes.

Lo que necesitan los Cowboys son defensivos que hagan jugadas de impacto en cualquier nivel de la unidad. Eso es lo que podría hacer que el equipo dé un giro. El arribo de Parsons brinda esa posibilidad en la zona media con sus herramientas para presionar al quarterback y el nuevo esquinero podría precisamente tener una influencia relevante en el perímetro.

Una presencia rescatable de la temporada pasada fue Trevon Diggs. A pesar de ser un novato demostró mucho empeño en su primer año tras un inicio complicado. Diggs se mostró a su vez como alguien capaz de cambiar el desarrollo en un instante con sus tres intercepciones. Sin embargo, el egresado del Crimson Tide aún tiene cosas por mejorar en cobertura.

Joseph tiene las características ideales para ser la pieza tan deseada por Dan Quinn. La tarea básica de un cornerback es no dejar que los receptores abiertos consigan el balón. En esa área puede competir de gran manera. Contra los rivales más complicados es cuando sacó a relucir la competitividad tan necesaria en ese tipo de enfrentamientos individuales.

Su duelo con DeVonta Smith fue posiblemente una muestra de lo que podría ser. En esa batalla no le permitió ninguna recepción al wide receiver en dos targets. El CB además logró un pick en otro pase hacia su dirección. Si bien fue superado en varias ocasiones, también aportó gran intensidad al tener que defender a Kyle Pitts sin ayuda.

Esa es la función principal de cualquier esquinero. El encargado del WR1 en los últimos tiempos había sido Byron Jones con bastante efectividad. La agencia libre en 2020 vio a los Dolphins quedarse con él, por lo que buscar un reemplazante era imperioso. Aunque a Jones le faltaba un elemento en su juego para ser un producto completo.

La poca capacidad para crear intercambios de balón es un déficit que caracterizó al veterano. En ese punto es donde es intrigante lo que podría hacer Joseph con su agresividad porque en apenas nueve juegos con los Wildcats logró cuatro intercepciones. Esa faceta que distinguió a Diggs podría reflejarse en el rookie.

Joseph tiene la habilidad suficiente para convertirse en un playmaker. Si bien puede mantenerse cerca de su asignación, cuando el ovoide está en el aire se transforma en un receptor más. Va por el balón como si fuera el destinatario original de ese pase. Por esa razón será decisivo para la defensiva que pueda aportar lo suyo desde la semana 1.