Inicio Noticias Los Cowboys aprovecharon las lesiones de la ofensiva de los Giants y...

Los Cowboys aprovecharon las lesiones de la ofensiva de los Giants y se quedaron con una aplastante victoria

959
0

Los Cowboys siguen con su racha de victorias tras derrotar en el AT&T Stadium a los Giants por 44 a 20. El equipo sigue destacándose en la ofensiva y la defensiva supo responder en todo momento. Lo cierto es que la victoria de Dallas ha sido aplastante. Pero varios factores se dieron dentro del encuentro para que llegara este resultado que los mantiene aún en la cima de la NFC Este.

Para comenzar, Dallas arrancó con el pie izquierdo su primera serie ofensiva. En donde Dak Prescott recibió una intercepción del apoyador rival Lorenzo Carter. Ahora bien, no es que la ofensiva de los Giants hiciera mayor cosa, en especial en el primer cuarto. Pero sería en este período en donde perdieron a su pilar en el juego por tierra.

Gracias a que pisó a Jourdan Lewis, el corredor rival Saquon Barkley terminó con una esguince de tobillo que lo dejó fuera a menos de un minuto de terminar el primer cuarto. El running back de por sí tan solo tenía dos acarreos y nueve yardas en el juego.

Tras esta situación, ya toda la responsabilidad vendría de parte del Mariscal rival Daniel Jones para intentar sacar al equipo adelante. Hay que afirmar que lo intentó durante el segundo cuarto, ya que en una serie ofensiva de parte del equipo de New York de casi seis minutos, Jones intentó buscar la anotación para tratar de empatar el juego en tercera y gol. Gracias al choque con el apoyador vaquero Jabril Cox, Jones terminaría con una conmoción y tendría que ser retirado del encuentro. En su lugar entró Mike Glennon, quien le daría el balón a Devontae Booker para lograr la anotación. Tras el punto extra, ambos equipos estarían empatados a menos de tres minutos del medio tiempo.

A pesar de este infortunio, el juego siguió y los Cowboys salieron a ganarlo. Quienes a partir de aquí prácticamente hicieron lo que quisieron con el rival. Tras la próxima serie ofensiva, en segunda y 10 Prescott le mandaría un pase profundo para lograr una anotación de 24 yardas a Amari Cooper. Dejando el encuentro en el medio tiempo con una ventaja vaquera de 17 a 10.

En líneas generales, fue muy poco lo que pudo hacer el Mariscal rival suplente Mike Glennon. Quien terminó solamente con 16 pases completos de 25, una anotación y dos intercepciones.

Como era de esperarse, Trevon Diggs nuevamente volvió a las estadísticas del juego con otra intercepción. Lo que causó el deleite de todos los fanáticos en el AT&T Stadium.

Ya en cinco encuentros en total, la racha de Diggs no termina y tiene su sexta intercepción de la campaña. En lo que respecta a la franquicia, ha logrado igualar a Don Bishop como el único jugador en la organización con al menos una intercepción en cada salida en los primeros cinco juegos de una campaña regular. Y cuando hablamos de la liga en su totalidad, está a tan solo un juego de igualar las rachas de Brian Rusell en 2003, Barry Wilburn en 1987 y Tom Landry en 1951. Curiosamente en el caso de Landry, quien fue el entrenador legendario de los Cowboys por 29 campañas consecutivas, esta marca la logró jugando para los New York Giants.

Sin lugar a dudas, Trevon Diggs se ha convertido en la sensación de una defensiva que de por sí cuenta con grandes baluartes. De hecho, ya a Trevon lo están comparando mucho con el esquinero de Dallas Deion Sanders, quien estuvo en la organización entre 1995 a 1999.

Y si nombramos a otro elemento del cuerpo defensivo, Anthony Brown realizaría otra intercepción de anotación para dejar el marcador como lo conocemos. La carrera de Brown hasta la zona de anotación rival sería de 45 yardas.

Y una vez más, la ofensiva vaquera logró el trabajo que tenía que hacer. Dak Prescott terminó lanzando para 302 yardas y tres anotaciones. En referencia al juego por tierra, fueron 201 yardas completas, en donde hay que destacar a Ezekiel Elliott con 110 y Tony Pollard con 75. Tampoco se puede dejar por fuera un pase de Cedrick Wilson Jr. de 22 yardas a Noah Brown. En total, lograron juntar 525 yardas en ofensiva. Un festival de ataque que se espera se pueda seguir viendo en las próximas semanas.

Si bien es cierto que quizás con Jones en el campo los Giants podrían haber dado más pelea, la verdad es que Dallas tenía mejores armas para dominarlo. Pero eso nunca lo sabremos, aparte que los mismos rivales se frustraron y comenzaron a actuar de manera irresponsable. Como fue el caso del receptor Kadarius Toney, quien golpeó al profundo vaquero Damontae Kazee. Toney quedaría descalificado del encuentro en el medio del resultado frustrante en el marcador para los Giants.

Tras este resultado, Dallas sigue estando en la cima de la NFC Este, creando mayor distancia entre sus rivales ya que el equipo de Washington perdió este domingo ante los Saints. Los Eagles ganaron ante los Panthers, pero ambos equipos comparten récord de 2-3. Mientras que los Giants están en el fondo de la tabla con una victoria y cuatro derrotas.

Si los Cowboys siguen haciendo las cosas bien, pueden salir del Gillette Stadium ante los Patriots el próximo fin de semana con un récord de 5-1. Ya veremos lo que suceda, pero el equipo de la estrella solitaria está demostrando ser uno de los mejores equipos de la Conferencia Nacional. Se espera que la tendencia se siga manteniendo positiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí