Inicio Noticias Este martes inicia el plazo: ¿Los Cowboys le darán una nueva etiqueta...

Este martes inicia el plazo: ¿Los Cowboys le darán una nueva etiqueta de franquicia a Dak Prescott?

4488
1

A partir de este martes 23 de febrero comenzarán a transcurrir dos semanas que pueden ser cruciales para el futuro de Dak Prescott en Dallas. Desde hoy, todos los equipos de la NFL tienen hasta el 9 de marzo para darle la etiqueta de franquicia a los jugadores que la necesiten. Y, en este plazo, todas las miradas estarán puestas en Prescott.

Debido a este plazo, se estima que las negociaciones entre el agente del quarterback y la dirigencia de los Cowboys se reanuden. Vale mencionar que han ocurrido conversaciones entre ambas partes en los últimos días, pero no se ha reportado alguna negociación.

Por supuesto, el mejor escenario para ambas partes es llegar a un acuerdo por un contrato de larga duración antes del 9 de marzo. De hecho, reportes recientes de Ian Rapoport y Tom Pelissero en NFL Network indican que esa es la intención del equipo vaquero: resolver la situación de Prescott cuanto antes, asegurando su continuidad en el equipo.

Recordemos que, si los Cowboys deciden darle una nueva etiqueta de franquicia a Prescott para la temporada 2021, esta tendría un costo de $37.7 millones. Sin embargo, asignar la etiqueta en estos momentos significaría extender las negociaciones hasta el 15 de julio, fecha tope para que los jugadores firmen sus etiquetas.

Ahora bien, entre las fechas límites de marzo y julio para las etiquetas de franquicia hay un evento que puede complicar la situación en caso de no estar resuelta: el Draft 2021, que tendrá lugar el 29 de abril. Si en esa fecha Prescott está con la etiqueta de franquicia y no ha firmado un contrato, la posible selección de un QB en la primera ronda por parte de Dallas daría a entender que el tiempo de Dak en Dallas llegaría a su fin.

¿Quién tiene más ventaja en las negociaciones entre Prescott y los Cowboys?

Recordemos que Jerry Jones, dueño y director general del equipo vaquero, declaró hace unas semanas que Dak Prescott era quien tenía más ventaja en las negociaciones para un contrato de larga duración. Sin embargo, en estos momentos podría decir que ambas partes tienen muchas cosas que perder en caso de no llegar a un acuerdo.

Por un lado, están los Cowboys. Si deciden conservar a Prescott este año con una nueva etiqueta de franquicia, esos $37.7 millones serían un duro golpe a las finanzas del equipo. Más ahora, que no tienen mucho espacio bajo el tope salarial. Aparte, otra etiqueta en 2022 podría costarles alrededor de $50 millones. Por lo tanto, si desean que Dak siga en Dallas, lo ideal es cerrar un trato cuanto antes.

Ahora, si el equipo vaquero decide dejar marchar a Prescott, esa sería una apuesta arriesgada. No sólo se pondría toda la fe en que el nuevo mariscal (posiblemente un novato de primera ronda) ofrezca un gran rendimiento, sino que además el equipo perdería a su líder. Optar por esto, en vez de conservar a un mariscal de buen nivel y gran liderazgo en el equipo, no sería una decisión inteligente.

Dak Prescott, por otra parte, también tiene qué perder en este asunto. Aunque sus pretensiones salariales apunten a querer ser uno de los mariscales mejores pagados de la NFL, Prescott tiene que estar consciente que su valor puede ir a la baja. Ya se ha visto en las últimas semanas como mariscales del Draft 2016 como Jared Goff y Carson Wentz han decaído en su valor y terminaron canjeados hacia otros equipos. Si bien Prescott tiene mayor nivel, esto es algo que puede ocurrir.

Aparte, alargar las negociaciones hasta julio le cerraría las opciones de jugar en otro equipo este año. Si bien hay varios equipos necesitados de un mariscal titular, lo más probable es que ellos llenen su vacante en el Draft o en el mercado de agentes libres. Mientras más pase el tiempo, más difícil será encontrar un equipo que le ofrezca la titularidad y el salario que aspira ganar.

Recordemos que las principales trabas en las negociaciones son la duración del contrato, el salario de Prescott, y el complicado espacio bajo el tope salarial del equipo vaquero. Sin embargo, una solución posible sería la que propuso Todd Archer de ESPN hace unos días: un contrato de seis años, con dos años anulables.

Un contrato así no solo le daría a los Cowboys una mayor flexibilidad bajo el tope salarial, sino que también cumpliría el deseo de Prescott de poder ser agente libre dentro de cuatro años. Aunque no sería el tipo de contrato ideal, el recurso de los años anulables es algo que ha aplicado el equipo vaquero en la reestructuración de algunos contratos.

De momento, queda ver qué ocurre durante las próximas dos semanas. Mientras tanto, la situación de Dak Prescott seguirá siendo el tema del día para muchos medios especializados. Solo esperemos que ocurra pronto un acuerdo entre ambas partes, y así, el equipo vaquero pueda planificar la temporada 2021 con la presencia de su mariscal franquicia ya asegurada.

1 COMENTARIO

Comments are closed.