Inicio Noticias Aspectos puntuales que le costaron el encuentro a los Cowboys ante los...

Aspectos puntuales que le costaron el encuentro a los Cowboys ante los Steelers

2187
1

El domingo por la tarde, los Dallas Cowboys tenían que encarar al único equipo que aún permanece invicto. Se trata de los Pittsburgh Steelers, y volvieron a perder en el AT&T Stadium, solo que esta vez por un margen mucho menor. El encuentro terminaría con un resultado de 24 a 19. Con unos Cowboys que pelearon hasta el final, y un Garrett Gilbert que sorprendentemente, jugó mucho mejor de lo que se esperaba.

Y es que Dallas estuvo dominando el encuentro entre el primer cuarto y buena parte del segundo, con una ventaja de 13 puntos, mientras que los rivales no habían anotado nada. Lamentablemente, los Steelers buscaron el resultado y se acercaron para el medio tiempo, dejando una diferencia de tan solo cuatro puntos. Incluyendo un gol de campo de 59 yardas de parte de Chris Boswell, siendo un récord histórico para la franquicia de la AFC Norte.

Se podría decir con total autoridad que la primera mitad del encuentro de los Cowboys colocó contra las cuerdas al equipo de Pittsburgh. Sobre todo por la gran presentación de Garrett Gilbert, el cuarto Mariscal de campo que utiliza el equipo de la estrella solitaria en lo que va de campaña. Todo parece indicar que este es el QB que jugará por el resto de la temporada. Ya que demostró muchas más habilidades y carácter que no se reflejaron en Andy Dalton y Ben DiNucci.

Gilbert terminó la jornada con 21 pases completos de 38 intentos, 243 yardas, una anotación y una intercepción. Como nota interesante, también se supo manejar por tierra, con tres acarreos y 28 yardas.

Ahora bien, todo esto suena maravilloso, pero hay situaciones puntuales durante el encuentro que le costaron caro al equipo de la NFC Este.

El primer aspecto definitivamente tiene que ver con dos goles de campo en particular. En situaciones que quizás con otra decisión técnica habrían tenido otro desenlace. El primero tuvo que ver cuando los Cowboys ganaban por 10 a 0. En la yarda 26 de Pittburgh el equipo se encontraba en cuarta oportunidad y cinco yardas. Allí se decidió que Greg “The Leg” Zuerlein buscara un gol de campo de 44 yardas para aumentar la ventaja a 13.

Quizás esta acción pudo tener un mejor resultado, pero la segunda decisión no tuvo mucha lógica. Con el encuentro 16 a 9 a menos de tres minutos para terminar el tercer cuarto, McCarthy decide ir por otro gol de campo en situación de cuarta y uno a 22 yardas de la zona de anotación. Zuerlein vuelve a ejecutarlo de manera efectiva, esta vez desde 39 yardas, para colocar a los Cowboys 19 a 9.

En ambas situaciones habían claras posibilidades de utilizar a Zeke Elliott en el juego por tierra, o en su defecto a Tony Pollard. Estamos hablando de un resultado totalmente distinto si en vez de dos goles de campo fueran dos anotaciones.

Asimismo, el último cuarto sería una pesadilla para el equipo, en especial para la defensiva y dos elementos en particular que se destacaron de manera negativa. Para empezar, comenzando el último período “Big Ben” Roethlisberger mandaría un pase de 31 yardas a JuJu Smith-Schuster para acercar al equipo a 15-19.

Igualmente, en la siguiente serie ofensiva de Dallas, el profundo Minkah Fitzpatrick se encargaría de acabar con ella con una intercepción. Y aquí vendrían más problemas, ya que durante la siguiente serie ofensiva de los de Pittburgh, Tyrone Crawford gracias a una captura logró un balón suelto forzado que recuperó Aldon Smith para 22 yardas. No obstante, al parecer hubo un contacto ilegal de parte del linebacker Jaylon Smith, que anuló totalmente la acción y adelantó a los Steelers cinco yardas más.

En la siguiente acción, se castigaría a Leighton Vander Esch por rudeza innecesaria contra Anthony McFarland. En donde este último también sujetaría a LVE pero al parecer no lo vieron los jueces. La penalización sería de 15 yardas, para colocar a los Steelers en la yarda 27 de Dallas. Esta serie ofensiva terminaría con un gol de campo de 43 yardas, que colocaría a Pittsburgh a tan solo un punto de su rival.

De cualquier manera, esto no terminaría allí. Ya que Jaylon Smith sería castigado nuevamente en la siguiente ofensiva rival. Los árbitros consideraron que fue brusco con el pasador y el castigo fueron de 15 yardas más. Estas jugadas si terminarían en un TD para el equipo rival. Dejando a Dallas con tan solo 2 minutos y 14 segundos en el reloj para voltear el encuentro. Ciertamente, Mike McCarthy no estaba para nada contento con la actuación de los árbitros.

Lo bueno que se puede sacar de este partido es que a pesar de algunas decisiones y las controversias, el equipo mostró una mejor cara. Nadie daba nada por los Cowboys a estas alturas y estuvieron muy cerca del resultado positivo. En resumen, se vio una mejor actuación que ante Arizona o Washington, siendo totalmente honestos.

Con un récord de 2-7, ya solo queda pensar en el futuro y mejorar en cada aspecto posible. La siguiente semana será de descanso y no volverán a jugar hasta el 22 de noviembre en condición de visitante ante los Vikings. Lo que promete ser un muy buen encuentro si los Cowboys siguen demostrando este nivel competitivo.

1 COMENTARIO

  1. Lo cierto es que los árbitros ( referees) acuchillaron a los vaqueros, fue un robo en despoblado, da la impresión que se manejaron conforme a una línea prescrita, y no por la aplicación estricta y simple de las reglas del juego, al parecer, en la NFL, también se cuecen habas ( es decir existe corrupción) aunque muchos se encargan de decir o escribir, lo contrario. No es primera vez que se presenta una polémica, de marcación de los referees, aunque si se espera que pronto mejoren.

Comments are closed.