Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Raiders?

542
1

La caída en Kansas City fue un golpe duro por varios motivos que van más allá del marcador. Aunque una cuestión que indudablemente quedó en el ojo de la tormenta fue la actuación de la ofensiva. Si bien los Cowboys no contaban con piezas muy importantes, el rendimiento general de la unidad dejó mucho que desear. El siguiente desafío podría ser una buena oportunidad para recuperarse a pesar de las ausencias.

Línea ofensiva vs. Pass rushers

Mucho de lo que suceda cuando la ofensiva tenga la posesión dependerá de este duelo. Siempre es esencial lo que suceda en las trincheras, pero esta vez cobrará mayor relevancia tras lo ocurrido la semana pasada. La línea como un todo fue dominada por los Chiefs. En especial el área de los tackles es donde se generaron los inconvenientes.

El regreso de Tyron Smith a la alineación titular es casi una obligación. En el último juego quedó en evidencia que Terence Steele aún no se logra adaptar del todo al lado izquierdo. Es cierto que quizás no haya sido la mejor decisión cambiar al guardia de su lado justo cuando no estaba Smith. Sin embargo, es indiscutible la necesidad de contar con el veterano LT.

Sobre todo porque la gran fortaleza de Las Vegas está en ese sector. En la línea defensiva rival habrá un dúo de pass rushers que no tiene nada que envidiarle al resto de la NFL. La presión que consiguen con sus frontales es tan buena que no requieren de utilizar muchos blitz para presionar al QB. El 12.6% de cargas que posee es la cifra más baja de la liga.

Los principales defensivos son sus edge rushers. Tanto Yannick Ngakoue como Maxx Crosby están teniendo grandes temporadas apurando a los quarterbacks por los costados. Ngakoue totaliza siete capturas, 13 QB hits y tres fumbles forzados. Crosby ocupa la segunda ubicación en la NFL con 23 golpes al pasador, tiene cinco sacks y añadió seis tackle-for-loss.

Por ese motivo contar con seguridad en los extremos es una urgencia. Lo importante son los playoffs, aunque Dallas no puede darse el lujo de una caída en casa frente a un rival débil porque podría costar mucho en la confianza. Smith en aceptables condiciones junto con una mejoría de La’el Collins serán vitales para proteger a Dak Prescott.

Corredores vs. Defensiva terrestre

La baja de las principales armas en el juego aéreo seguramente obligará a apostar por la otra vía. A pesar de que esa razón es lógica, de todas formas la ofensiva requiere de atacar por tierra. Esa faceta que tanto rédito le produjo en el inicio de repente dejó de funcionar con eficacia, aunque este es el escenario perfecto para volver atrás en el tiempo.

Cierto es que Ezekiel Elliott no está al 100% por un problema en una rodilla. Sin embargo, Tony Pollard debería ser utilizado con frecuencia. La situación es adecuada por el adversario. Los Raiders son la cuarta peor defensiva permitiendo un promedio de 132.1 yardas por duelo. Esa debilidad debe ser explotada para facilitarle la tarea a un limitado ataque por aire.

En las últimas semanas por alguna razón Kellen Moore dejó de apostar por sus running backs. La derrota ante los Broncos lógicamente no era un contexto favorable por la diferencia grande en el score, pero el resultado en la visita a los Chiefs sí brindaba esa posibilidad. Sea por convicción o por no tener a los mejores receptores, esta parte debe retornar al planeamiento.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

Las Vegas únicamente logró más intercepciones que los Jets. Sus cuatro picks podrían indicar que se los puede atacar sin correr tanto riesgo. Sin embargo, lo que más incógnitas brindó el domingo fueron precisamente los envíos por aire. Prescott se vio bastante errático incluso con CeeDee Lamb aún en el terreno.

Una opción que no estará disponible será obviamente Amari Cooper. Teniendo en cuenta que no está vacunado contra el coronavirus, los protocolos indican que deberá perderse un mínimo de diez días. Con las alternativas restantes podría ser suficiente para conformar un grupo de receptores interesante.

Aunque habrá incertidumbre hasta la hora del juego con el principal ofensivo. El golpe en la cabeza que sufrió Lamb en una intercepción de Dak lo hizo ingresar en el protocolo de conmoción. Por ese motivo se ve difícil que esté listo. Quizás logre superar los pasos requeridos para que le permitan competir, pero su condición posiblemente no sea ideal.

El receptor que surge como el objetivo número uno es Michael Gallup. Es una oportunidad invaluable para Gallup recordando que el próximo año se convertirá en agente libre. Otro protagonista que podrá recuperar targets es Dalton Schultz tras algunos duelos silenciosos. Corregir los pases tirados por todos es una cuestión que también debe ser mejorada.

1 COMENTARIO

  1. A falta de receptores y con un QB inestable la receta es correr, correr, correr y despuès volver a correr. Consumir el mayor tiempo posible para ganar por un sefty o un gol de campo.

    Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí