Inicio Noticias Prospectos del draft 2021: mariscales de campo

Prospectos del draft 2021: mariscales de campo

3601
0

Aún falta un mes para que se realice el draft. La fecha exacta en la que comenzará el evento de tres días es el 29 de abril. Sin embargo, es interesante ver algunos de los prospectos que estarán disponibles. Por eso es que una vez por semana publicaremos un artículo nuevo con varios candidatos a ser seleccionados. Hoy: quarterbacks.

Por fin la novela iniciada en 2019 en torno a la extensión de Dak Prescott llegó a su fin. El precio que tuvo que pagar Jerry Jones fue mucho más alto del que podía haber sido, pero el principal responsable fue el propio dueño de la franquicia. Sin embargo, lo importante es que habrá un tema de discusión menos generando distracciones alrededor del equipo.

La recuperación de Prescott es una incógnita por el momento ante la imposibilidad de ver al quarterback entrenándose. Aunque de acuerdo a los reportes recientes todo está dado para que sea titular en la semana 1. Con el quarterback en buen estado físico la ofensiva debería seguir siendo temible por todas las armas que tiene a su lado.

Pero tras lo ocurrido la temporada pasada no puede quedar al margen la importancia del suplente. Si bien los Cowboys finalizaron con un muy pobre 6-10, la imagen podría haber sido mucho peor más allá del récord en sí. La presencia de Andy Dalton representó un reemplazo que le dio cierta solidez a la unidad cuando logró asentarse tras la bye week.

Lo cierto es que Dalton ya no está en el roster. De manera difícil de explicar, los Bears optaron por entregarle un contrato de diez millones que el Red Rifle no dudó en aceptar. Por ese precio no tenía sentido ni siquiera debatir un posible regreso a Dallas. Esto hace que las opciones hasta aquí sea Garrett Gilbert, Cooper Rush y Ben DiNucci.

Lógicamente es un lugar en el que se puede mejorar mucho en el depth chart. Lo más normal sería que Gilbert sea el QB2 por su buena actuación frente a los Steelers, pero no es algo que dé mucha certeza. DiNucci demostró que está todavía muy lejos de lo que se requiere en la NFL por lo visto ante los Eagles. Rush, por su parte, no tiene experiencia en la liga.

Esa es la explicación por la que no sería extraño elegir a un mariscal de campo en el draft. En caso de que suceda será en rondas del día 3 como jóvenes para desarrollar. La actual camada tiene a Trevor Lawrence, Zach Wilson, Justin Fields y Trey Lance como los protagonistas. Un paso atrás está Mac Jones. Luego hay una gran diferencia con los candidatos listados a continuación.

Kyle Trask – Florida (23 años, 1.96m, 109 kg.)

El QB de los Gators se vio enormemente beneficiado por su temporada final. Su proyección subió varios lugares al aprovechar herramientas a su alrededor como las futuras selecciones de primera ronda Kyle Pitts y Kadarious Toney. En ese contexto tuvo su mejor año al concluir con 4.283 yardas en apenas 12 participaciones. Los 43 pases de anotación que lanzó fueron a su vez el número más alto del FBS, complementando esto con ocho intercepciones.

Trask es el típico pocket passer. Aquel quarterback que no sale de la bolsa de protección, pero que es capaz de ser preciso en sus envíos. Tiene buena inteligencia para leer el juego y el tamaño ideal para la NFL. Sin embargo, hay un área en la que se queda notoriamente atrás. Esa es la capacidad para moverse y crear jugadas. Allí es un atleta muy por debajo del promedio. La falta de fluidez en ese sector hace que su techo quizás sea bastante limitado.

Davis Mills – Stanford (22 años, 1.93m, 96 kg.)

Este joven es uno de esos prospectos cuyas carreras se vieron muy limitadas por las lesiones. Su llegada a Stanford fue de hecho con una calificación de cinco estrellas tras su reclutamiento en high school. Sin embargo, una lesión de rodilla frenó su crecimiento. Esa cuestión junto con la junto con una temporada tan atípica en 2020 hizo que tenga apenas 11 titularidades a nivel universitario. Pero más allá de esa falta de experiencia tiene potencial interesante.

Mills posee una buena lectura mientras se desarrolla la jugada que aprovecha para lanzar con precisión. Su brazo es capaz de enviar pases desde distintas plataformas con bastante efectividad, aunque es más confiable cuando utiliza el sector medio del terreno. Si bien aún hay mucha inconsistencia en su juego, la rapidez con la que se deshace del ovoide es muy buena. Su último año lo finalizó con 1.508 yardas, siete anotaciones y tres picks en cinco duelos.

Ian Book – Notre Dame (22 años, 1.83m, 92 kg.)

A diferencia del caso de Mills, el prospecto de los Fighting Irish tiene muchos encuentros en su haber. En 2018 ganó el puesto de QB1 reemplazando a Brandon Wimbush y desde allí no lo cedió. Por eso es que sus estadísticas son bastante mejores que las de otros mariscales de campo de esta clase a pesar de estar proyectado para las últimas rondas del draft o ser UDFA.

Las cifras totales indican que lanzó para 8.948 yardas, con 72 pases de touchdown y 20 intercepciones en 45 juegos. Aunque hay que añadir un dato que sirve para explicar lo que puede aportar Book. Esto es que consiguió 1.517 yardas y 17 anotaciones por tierra. Sin poseer una velocidad final llamativa, tiene una movilidad más que aceptable que le permite avanzar con sus piernas.

El quarterback de Notre Dame se destaca entonces por extender las jugadas de gran manera. Esa virtud para improvisar es algo cada vez más buscado, pero puede convertirse en un arma de doble filo porque a veces retiene demasiado el balón. Tiene muy buena precisión en pases cortos o intermedios, aunque pierde bastante confiabilidad en envíos profundos.