Inicio Noticias Prospectos del draft 2021: corredores

Prospectos del draft 2021: corredores

2394
0

Aún falta algo de tiempo para que se realice el draft. La fecha exacta en la que comenzará el evento de tres días es el 29 de abril. Sin embargo, es interesante ver algunos de los prospectos que estarán disponibles. Por eso es que una vez por semana publicaremos un artículo nuevo con varios candidatos a ser seleccionados. Hoy: running backs.

La temporada pasada hubo varios puestos que quedaron en deuda con respecto a las expectativas planteadas. Podría decirse que los corredores precisamente entran en esa categoría. Es cierto que la interminable lista de bajas sufridas en la línea ofensiva tuvo un papel muy importante para que eso ocurra, pero aún así se vieron algunas cosas un poco preocupantes.

Todos creían que una offseason completa iba a ser la diferencia para volver a ver a Ezekiel Elliott en una versión dominante. Sin embargo, no pudo rendir de la mejor manera en 2020. Zeke de hecho dio un paso atrás con respecto al año anterior, cuando no se había presentado al campamento de entrenamiento por su disputa contractual con la franquicia.

Elliott tuvo las cifras más bajas de su carrera en casi todos los rubros. El corredor totalizó 979 yardas y seis anotaciones por tierra en 244 intentos. A su vez añadió 52 recepciones para 338 yardas y un par de touchdowns por aire. Pero más allá de los números en sí se le vio una falta de explosividad para conseguir grandes avances en una sola jugada.

Aunque el inconveniente principal fue la inseguridad que mostró protegiendo el balón en la primera mitad de la temporada. Si bien en esa área clave para los running backs nunca había tenido inconvenientes, en el caos que fue el equipo se agregó esta cuestión. En 15 juegos cometió seis fumbles y perdió la posesión en cinco ocasiones.

A diferencia de 2019 Kellen Moore repartió más el ovoide entre los RBs para que Tony Pollard pudiera ser aprovechado mejor. Sin embargo, Pollard tampoco pudo ser muy eficiente. A pesar de haber estado en los 16 juegos no alcanzó las 70 yardas terrestres en ninguno. Es para destacar que al menos demostró su potencial en sus anotaciones frente a los Vikings y ante los 49ers.

Dallas no irá por un corredor temprano en el draft. Con la dupla actual es suficiente para crear yardas en escenarios específicos. La defensiva deberá llevarse toda la atención, por lo que tampoco podrá darle mucha importancia a este puesto. Aunque sería inteligente pensar en elegir a un corredor desde la cuarta ronda en adelante para el futuro cercano.

Trey Sermon – Ohio State (22 años, 1.83m, 100 kg.)

Sermon tuvo una trayectoria universitaria de cuatro años. Aunque en ninguno logró destacarse con cifras extraordinarias. Sin embargo, todo cambió tras su transferencia desde los Sooners a los Buckeyes. Más específicamente fue su última etapa en Ohio State lo que hizo que subiera su valor para el próximo draft. El RB de Ohio State consiguió el récord de yardas terrestres en la NCAA con 331 frente a Northwestern.

La característica más importante que separa a Sermon es su balance. La fuerza que posee en sus piernas junto con su dureza al correr lo convierten en un objetivo muy difícil de derribar. Quizás no sea tan rápido, pero logra quebrar tackles con facilidad por su contextura física. Un punto que lo favorece es que tuvo su mejor rendimiento hace muy poco. Una rotura de ligamentos cruzados en 2019 es algo para tener en cuenta.

Khalil Herbert – Virginia Tech (1.75m, 94 kg.)

La carrera de Herbert inició en la Universidad de Kansas. Aunque cuatro temporadas con poco para destacar en lo estadístico lo llevaron a transferirse a los Hokies. Esa decisión le dio la razón al catapultar su nombre a lugares más altos en los ránkings de corredores. Las 1.182 yardas y diez anotaciones que logró por tierra fueron sus cifras más altas.

Su visión para leer bloqueos es la herramienta que lo define. Por eso es que aprovechó el esquema de outside-zones que empleó Virgnia Tech. Al ser bajo en estatura pero con bastante peso tiene un centro de gravedad muy bajo que le permite conseguir yardas después del contacto. Un valor extra interesante es que puede contribuir devolviendo patadas.

Chuba Hubbard – Oklahoma State (21 años, 1.83m, 94 kg.)

Varios prospectos se beneficiaron al volver al nivel universitario un año más. Sin embargo, el caso de Hubbard es completamente opuesto. Luego de un brillante desempeño que produjo 2.094 yardas por tierra y 21 anotaciones en 13 presentaciones, sus estadísticas bajaron drásticamente en 2020. En la última temporada apenas aportó 625 yardas y cinco touchdowns terrestres en los siete juegos que tuvo su equipo. Eso podría hacer que caiga bastante en el draft.

La velocidad final que posee podría ser interesante a cambio de un pick de día 3. Hubbard necesita encontrar callejones para explotar su pasado como velocista. Esto podría encontrarlo en los Cowboys porque los rivales no podrán llenar la caja por todas las herramientas que tiene la ofensiva. Si bien tampoco se vio una evolución en su juego, tendría tiempo para corregir cosas como la protección de pase o el ataque aéreo. Podría ser útil en un rol muy específico.