Inicio Noticias Nuevamente, las pérdidas de balón le cuestan caro a Dallas

Nuevamente, las pérdidas de balón le cuestan caro a Dallas

2052
6

Ya no es ninguna sorpresa ver al equipo de la estrella solitaria perder un encuentro en este 2020. Si bien es cierto que han sido por resultados muy cerrados, creo que nadie se esperaba una derrota tan amplia como esta. Arizona llegó como visitante y terminó humillando al equipo con un resultado de 38 a 10 en el AT&T Stadium.

Cabe destacar que hay muchas cosas que se tienen que analizar. Lo primero es que es el primer encuentro de la temporada sin Dak Prescott. Es más, es el primer juego sin Dak desde la campaña 2016. Esto se notó y mucho, ya que Andy Dalton puede tener mucha experiencia, pero no tiene el liderazgo de Prescott, ni siquiera se acerca.

Por otro lado, tenemos a la línea ofensiva. La última carta titular que quedaba en el campo era Zack Martin. El cual también salió con molestias durante el primer cuarto y no volvió al encuentro.

Con esto dicho, vuelven los problemas de siempre. La ofensiva este lunes por la noche ha logrado perder el balón cuatro veces y le ha salido muy caro. En donde la ofensiva de los Cardinals ha ejecutado bien las cosas y logró anotar en todas las series ofensivas como consecuencia de estas situaciones. Pero para entender un poco mejor lo que pasó, hay que enumerar cada uno de los errores que sucedieron.

En primer lugar, hay que hablar de los dos fumbles consecutivos que realizó Zeke Elliott. Hace unas semanas, el corredor de los Cowboys afirmó que evitaría estos errores. Claramente, esto no sucedió así ante los Cardinals. El primero sería a poco más de dos minutos y medio para terminar el primer cuarto. En donde el profundo rival Budda Baker se encargaría de lograr que Elliott soltara el balón. El mismo lo recuperaría el ala defensiva Jordan Phillips para su equipo.

El segundo fumble vendría a poco más de 12 minutos en el segundo cuarto. En esta oportunidad, sería el mismo Jordan Phillips quien taclearía a Zeke para que volviera a perder el balón. Recuperándolo el esquinero Byron Murphy para ganar tres yardas extra. Cabe destacar que en ambas pérdidas de balón de Elliott, los de Arizona lograron anotar en cada una de esas series ofensivas y se colocaron 14 a 0.

Por otro lado, no hay que dejar de lado las intercepciones. La primera de ellas vendría gracias a un pase profundo de Andy Dalton para CeeDee Lamb. En donde el esquinero rival Dre Kirkpatrick estaba perfectamente colocado y capturó el balón. Todo esto sucedería faltando más de 12 minutos para el tercer cuarto. Como era de esperarse, Arizona volvió a anotar en la siguiente serie ofensiva. Para tener el encuentro en ese momento con el marcador amplio de 28 a 3.

Ya para estas alturas, el encuentro para los Cowboys era un desastre y no era mucho lo que se podía hacer. Todas las anotaciones rivales serían consecuencias directas de acciones mal ejecutadas, errores directos y pérdidas de balón. Por supuesto, habría mucho más.

Para hacer la noche mucho más humillante para Dallas, habría una intercepción más. Nuevamente Budda Baker saldría a la luz, realizando una jugada de 51 yardas. No obstante, la misma se revisó de nuevo y descontaron las yardas, por lo que los Cardenales arrancarían su serie ofensiva desde su propia yarda 10. Tras esta acción, Arizona aumentaría su ventaja a tres puntos más.

Esta definitivamente tiene que ser una de las derrotas más dolorosas para los Dallas Cowboys, al menos en los últimos años. Vuelven los problemas de las pérdidas de balón y una defensiva que sigue fallando en coberturas, en juego de pases profundos y en tierra. Sobre todo en esto último, ya que el QB Kyler Murray logró obtener 74 yardas en diez acarreos y una anotación. En un encuentro que se vio muy errático en el juego por aire al principio del mismo. Pero que poco a poco fue encontrando su nivel.

Ahora mismo, Dallas tiene que encontrar su norte de cualquier manera. No hay margen de error en este punto. Y a pesar de estar en una división sumamente permisiva en la NFL, no puede sufrir noches humillantes como esta. Ya solo queda preparar el encuentro ante el equipo de Washington y salir del atolladero en que se encuentran. No se ve fácil con las lesiones y el bajo rendimiento, pero al menos hay que intentarlo.

6 COMENTARIOS

  1. Vaqueros debería ir por un QB en el Draft; dejar que Dak pruebe la agencia libre y negociar a Zeke; creo que en la línea ofensiva se depositaron muchas esperanzas y lo que es el destino cuando Dalton puede demostrar su calidad de pasador le toca hacerlo con toda la linea suplente que no le da arriba de 2 segundos para decidir opciones.
    La defensiva es el símbolo de una política de gastar sin ton ni son pues se trajeron ” cartuchos quemados ” y la ausencia de LVE así como de Awuzie debilitaron mucho un esquema 33 con un apoyador ( Aldon Smith) jugando como un cuarto liniero y uno de los 5 backs defensivos haciendo el papel de apoyador sin que a la fecha puedan detener el juego terrestre de un equipo colegial.
    Hay varios coordinadores defensivos disponibles, traigan de regreso a Wade Phillips!
    Adiós temporada 2020 y me temo que el juego contra Acereros puede ser humillante…que decepción

  2. Considero una mala planeación en esta temporada, aún con el cambio técnico, se ve que no se trabajó en ir integrando un equipo competitivo, la muestra es que cualquier equipo por malo que sea, rinde muy por arriba que los vaqueros tanto física como estratégicamente hablando. Tan así que el.mejor equipo colegial en estos momentos le ganaría a este plantel…otros equipos ya tomaron decisiones importantes pensando en un futuro inmediato, cuando lo harán los vaqueros???

  3. Antes cada domingo Dios se asomaba para ver jugar a los cowboys ahora ni el diablo los quiere ver es un equipo sin al ma ni corazón así no van a llegar a ningun lado q lastima un año mas de decepción!!!!

  4. Ciertamente fue un partido para el olvido, al igual que la mayoría de los de esta campaña dónde nos han vapuleado hasta el cansancio. La verdad ya me daba pena ver al Jerry Jones cada vez que le hacían una toma así como a los aficionados que con esfuerzo se dieron cita en el AT &T Stadium. Y definitivamente, Prescott será un quaterback que no termina por crecer, pero Dalton es terrible. De hecho resultó más malo que el de los Cardenales que también es muy malito, y esto ya es decir. En pocas palabras estamos en serios problemas y como bien se dijo en un comentario precedente, creo sinceramente que deberíamos posicionarnos en la próxima campaña porque está así como va, va a ser de decepción y bergoña, como dice el comentarista Martinolli.

  5. La única buena noticia que veo de este accionar de Dallas, es que la primera selección global del año siguiente está cada vez más cercana. Contamos con que ganen los Jets

Comments are closed.