Inicio Noticias Los Cowboys deberían adquirir un Mariscal de respaldo de mayores garantías

Los Cowboys deberían adquirir un Mariscal de respaldo de mayores garantías

3560
0

En horas de la mañana del martes, una de las posiciones con mayor cuestionamiento se resolvió en tan solo unos momentos. Se trata del Mariscal de respaldo, una posición que funciona claramente por si Dak Prescott llega a tener un infortunio. Tal como llegó a suceder en 2020, con resultados poco satisfactorios.

Ahora bien, tras el corte en la mañana a Ben DiNucci y unos 40 minutos después a Garrett Gilbert, el puesto se lo quedó Cooper Rush. Que si bien tuvo un muy buen encuentro de pretemporada ante los Texans, básicamente eso fue todo lo que logró exponer en materia de calidad.

Igualmente, analizando sus estadísticas en la NFL, nunca ha arrancado un juego de temporada regular como titular y tan solo ha lanzado tres pases, con solo uno completo en cuatro años que ha estado por allí. Sin lugar a dudas, bien se pudo buscar a última hora a un reemplazo con mayores números. Que en la liga ahora es que hay personas con mayor experiencia, que no la habrían pensado dos veces en ser el Mariscal de respaldo de los Cowboys.

De acuerdo con Jerry Jones, el hecho de escogerlo se basa en su constancia. Que es capaz de manejar la ofensiva de manera completa. “Hay que darle crédito”, afirmó el dueño de los Cowboys. “Tuvo competencia muy fuerte y llegó a tener una gran cantidad de repeticiones”.

“Es una barra muy alta cuando tienes el historial que tiene Cooper” reafirmó Jerry. Estos son comentarios que no han caído precisamente bien, ya que analizando los números, esto no es cierto. Hay un trasfondo mucho mayor a esto y requiere de una mayor explicación.

Jerry Jones ha tenido la tendencia en lo que respecta a elementos de respaldo como al azar en un casino. Con esto queremos decir que como ha tenido elementos de respaldo sumamente caros, en otras situaciones ha buscado lo más económico por alguien que probablemente pase mucho tiempo en las bandas.

El ejemplo perfecto entre contrastes puede ser el de Andy Dalton en 2020. La organización lo firmó con un contrato por un año y siete millones de dólares. Una cantidad exageradamente alta para alguien de respaldo cuando Dak Prescott se encontraba en plena forma y listo para liderar la ofensiva vaquera. Pasó lo que todos ya conocemos con Dak, la línea ofensiva, la defensiva en general y Dalton hizo lo que pudo. No fue precisamente el mejor, pero entre sus ausencias por conmoción y pandemia, lo hizo de manera estupenda. Su trabajo logró que lo tomaran en cuenta los Chicago Bears y su carrera tendrá un segundo impulso.

Ahora bien, volviendo al tema de Cooper Rush, los Cowboys acaban de obtener al Mariscal de campo Will Grier. Quien fue una selección de tercera ronda del Draft de 2019 de parte de los Carolina Panthers. Tan solo jugó en la campaña de ese año, logrando salir como titular dos veces. En líneas generales, completó 28 pases de 52 intentos y terminó con cuatro intercepciones. Sin embargo, es probable que Rush se siga manteniendo en el roster para la semana 1. Ya que Will tendrá que aprenderse el libro de jugadas ofensivas de los Cowboys.

Grier definitivamente no cuenta con números muy impresionantes en su corta carrera en la NFL. Sin embargo, sus estadísticas en la Universidad de West Viginia le dan ciertas credenciales y respaldo de parte de algunos fanáticos y periodistas. Con 621 pases completos de un total de 945 intentos para 81 anotaciones en tres temporadas.

No obstante, esto ciertamente se ve como una solución temporal que bien podrían haber mejorado. Por ejemplo, el tener a Cam Newton como parte del roster, quien posee una mayor jerarquía en la liga y es un nombre mucho más grande. Se cree de antemano que las razones por las que los Patriots lo cortaron es porque el QB no quería ser Mariscal de respaldo del novato Mac Jones. Sin embargo, no habría estado de más intentar convencerlo de llegar a la organización. Un buen incentivo económico pudo haberlo hecho cambiar de idea y que utilizara la estrella en su casco este año.

El otro elemento en cuestión era Nick Foles. A pesar que está en los ya mencionados Chicago Bears, la tiene cuesta arriba para figurar junto a Andy Dalton y el novato Justin Fields. Bien se pudo intentar un canje por el jugador y quedarse con un Mariscal de respaldo que ganó el Super Bowl LII, además de ser el jugador más valioso del encuentro.

Ciertamente, hay un montón de suposiciones y malos cálculos durante la pretemporada. Quizás Dallas creyó que tendrían a Prescott sano durante todo el proceso tras recuperarse de su tobillo derecho. Y que Gilbert con el juego ante los Steelers en la semana 9 de 2020 era suficiente como respaldo. El otro elemento añadido era la esperanza que DiNucci en su segundo año como profesional mejorara en sus capacidades tras tener un campamento de entrenamiento normal. Cosa que si han hecho jugadores de su mismo año de selección del Draft, como han sido CeeDee Lamb, Trevon Diggs y Tyler Biadasz.

El asunto en cuestión es que todo parece indicar que en las oficinas se han conformado con tener a Cooper Rush y Will Grier como Mariscales de respaldo. Y esto puede jugarles muy en contra si Prescott se llega a lesionar nuevamente en mediano o largo plazo. Una franquicia debe analizar todas estas múltiples posibilidades, si quieren ser un equipo que den pelea en la campaña regular y llegar a altas instancias. Todo parece indicar que los Cowboys en el aspecto del QB están fallando y de manera muy grave.

Todas las señales dan a entender que las cosas se van a mantener de esta forma. Se espera que Prescott pueda liderar la ofensiva de manera tranquila y que no se lesione o tenga que salir del campo por un largo período de tiempo. En el caso que esto suceda, definitivamente los Cowboys van a encontrarse con una situación que fácilmente se pudo prevenir. Esperemos que realmente no suceda.