Inicio Noticias Las variantes que otorgan DeMarcus Lawrence, Everson Griffen y Aldon Smith

Las variantes que otorgan DeMarcus Lawrence, Everson Griffen y Aldon Smith

3789
0

La característica principal del staff técnico anterior era la falta de previsibilidad. Se confiaba mucho en que los jugadores simplemente batieran a su rival para generar una ventaja tanto ofensiva como defensivamente. Sin embargo, eso cambiará la próxima temporada con Mike Nolan como el gran protagonista.

El nuevo coordinador defensivo confía mucho en que la variación entre varios esquemas puede ser vital para que cada uno explote sus talentos al máximo. Por eso es que Jaylon Smith y Leighton Vander Esch intercambiaron puestos, por ejemplo. Aunque donde quizás se verá la mayor diferencia con Rod Marinelli es en la tarea de los linieros.

Una modificación importante que se espera es precisamente el paso de un tradicional 4-3 a uno más híbrida que vaya alternando esa formación con el esquema 3-4. El 4-3, compuesto por cuatro linieros y tres linebackers, fue el que utilizaron los Cowboys en los últimos tiempo con la presencia de Marinelli.

Pero eso no será tan fijo a partir de ahora por la creencia de Nolan en que mostrarle diferentes cosas al rival constantemente puede hacer confundir al quarterback. Una cuestión clave para poder lograrlo de manera efectiva obviamente es contar con el personal adecuado. Allí es exactamente donde se ve lo interesante del roster actual en esa posición.

Las tres partes más importante le dan al equipo la versatilidad necesaria para poder aplicar todas estas diferentes alternativas. Empezando con DeMarcus Lawrence se puede decir que tranquilamente puede ser decisivo en ambas situaciones. Si bien se alinea siempre del lado izquierdo, su variación llega por otro lado.

Lo que posibilita a Lawrence jugar en diferentes esquemas es que puede alinearse tanto para presionar por fuera en un 4-3, como siendo el defensive end en un 3-4 y hacerlo desde un lugar más interno. La capacidad que tiene para defender ataques terrestres lo convierten además en una pieza muy útil. El ala defensiva también mostrará una versión diferente esta temporada en su técnica para presionar al mariscal de campo rival.

Acostumbrado a partir con tres apoyos, ahora estaría combinando eso con una salida de pie según la situación. Esto es algo que confirmó Mike McCarthy en una conferencia de prensa reciente. La explicación es que estar de pie le permitirá una mejor visión de lo que sucede antes del snap en las jugadas en las que no es obvio que serán de pase. Aunque cuando es no sea el caso podrá volver a su postura de tres puntos si es su preferida.

La salida de Robert Quinn dejó un hueco que hasta hace algunos días parecía que iba a ocupar Tyrone Crawford. Sin embargo, entre la lesión de Gerald McCoy que hará que Crawford sea mayormente tackle y la firma de un pass rusher estelar esa posibilidad quedó muy lejana. El puesto de ala defensiva derecha será entonces de Everson Griffen.

Dallas aprovechó que todavía estaba disponible como agente libre uno los mejores pass rushers y lo contrató. La cuestión fundamental que obtendrá con este jugador es un liniero con un motor incansable. Sin importar el resultado del juego o la situación en el terreno, el DE ex Vikings aportará un esfuerzo superior.

Pero eso no será lo único. Con 74.5 capturas en su carrera estará sumando experiencia valiosísima en un área tan relevante. La característica de Griffen podría decirse que es similar a la de Lawrence con respecto a que prefiere un lado sobre el otro. Su adquisición tuvo mucho sentido porque suele alinearse exactamente en el costado derecho que dejó vacante Quinn. Su valor adicional es que a su vez podría ser el defensive end también en un 3-4.

Una definición interesante acerca de Griffen es la que brindó el tackle ofensivo de los Eagles Lane Johnson en una entrevista para el NFL Top 100 Players de 2018. “Gran primer paso. Hay mucha gente que puede presionar a un QB, pero su salida no es justa. Es implacable. Es bueno para doblar por el borde y luego, cuando el tackle va hacia allí, puede hacer un giro hacia adentro”, comentó Johnson vía Jon Machota de The Athletic.

La pieza final que hace posible una transición entre ambos esquemas es Aldon Smith. A pesar de haber jugado profesionalmente desde 2015, aquello que pueden presenciar los entrenamientos lo ven como una de las revelaciones. Podría decirse que es la gran duda teniendo en cuenta la gran inactividad que arrastra, pero sus condiciones todavía están allí.

Las 42 capturas conseguidas en 43 juegos para iniciar su carrera son la tercer mejor marca en la historia de la NFL para alguien en sus primeras tres temporadas, por lo que estamos hablando de un pass rusher natural. Sin embargo, sus virtudes atléticas le permiten ser más que un ala defensiva.

El motivo por el que Smith es clave para la hibridez que busca Nolan es que también puede alinearse como outside linebacker en el esquema 3-4. Esto le da una enorme cantidad de variables al coordinador defensivo para que prepare un plan diferente cada semana dependiendo del rival. Aunque añade a su vez una versatilidad única porque puede presionar tanto desde la derecha como iniciando como OLB izquierdo.

De esta cuestión se desprende una posibilidad que podría ser aterradora para cualquier adversario. Esto no es otra cosa que la opción de colocar a los tres en el terreno de juego simultáneamente para presionar al QB con todo el arsenal disponible. Muy probablemente esto sea en terceras oportunidades y mucho por avanzar, en las que defender ataques terrestres deja de ser una preocupación.

Quizás sea difícil ver a los tres al mismo tiempo. Pero si Nolan encuentra la manera de hacerlos funcionar, la defensiva realmente podría dar un salto de calidad muy importante. En caso de que eso efectivamente suceda, entonces los Cowboys serán contendientes al Super Bowl sin ninguna duda. Será cuestión de afinar algunos detalles de cara al estreno del 13 de septiembre en Los Angeles ante los Rams.