Inicio Noticias Esta temporada puede ser decisiva para el futuro de Ezekiel Elliott en...

Esta temporada puede ser decisiva para el futuro de Ezekiel Elliott en Dallas

1227
3

No cabe duda que muchos focos estarán apuntando a Ezekiel Elliott en la venidera temporada de la NFL. Tras dos campañas de bajo rendimiento, el corredor estelar de los Cowboys estará en un punto crucial de su carrera. Y todo se reduce a una cosa: ofrecer un desempeño acorde a su estatus salarial.

Es cierto que Elliott enfrentaba un panorama similar entrando a la temporada pasada, esto tras tener en 2020 los registros más bajos de su carrera en la NFL. Por ello, Zeke trabajó a fondo para llegar en el mejor estado físico posible. Y aunque comenzó la campaña 2021 a un alto nivel, su rendimiento se vino abajo debido a una rotura parcial de ligamento cruzado posterior de su rodilla derecha sufrida en la semana 4. Lesión que, recordemos, arrastró en las semanas posteriores.

Ahora, esa lesión quedó atrás. O al menos eso dice Zeke.

“Tal vez me tomó un mes o dos volver a sentirme al 100 por ciento”, dijo Elliott en declaraciones para la web oficial de los Cowboys. “Estaba lesionado el año pasado, pero así es este deporte. Nadie puede estar sano después de la semana 1”.

Si vemos solo los números de Ezekiel Elliott en 2022, tal vez la situación no preocupe: 237 acarreos para 1.002 yardas y 10 touchdowns, además de 47 recepciones para 287 yardas y dos anotaciones más. De hecho, Zeke fue uno de los únicos siete corredores en superar las 1.000 yardas por tierra en la pasada campaña.

Sin embargo, la historia detrás de estos números es otra. A pesar de su gran comienzo de campaña, la mencionada lesión de Elliott terminó afectando el ataque terrestre de Dallas en 2021. Lesión de la cual, recordemos, no se reveló su gravedad hasta poco después de la eliminación de los Cowboys en los playoffs. Pero eso no es todo.

Aparte de la insistencia de Elliott de no descansar y jugar lesionado, el cuerpo técnico también insistió dándole alta participación en el ataque por tierra. Esto, recordemos, a pesar de que Zeke no estaba en óptimas condiciones y que Tony Pollard podía ofrecer mejores prestaciones. Si Zeke hubiera dado un paso al costado para recuperarse durante la campaña, tal vez la historia habría sido otra para Dallas.

Pero lo hecho, hecho está. Ahora, Elliott apunta a mostrar un mejor desempeño este año.

“Tienes que cambiar y evolucionar como profesional”, dijo Elliott esta semana. “Mi entrenamiento ahora se enfoca en las cosas que necesito mejorar, en cuales son mis deficiencias, y dónde necesito ser más fuerte”.

¿Cuál es el panorama para Elliott en 2022?

Más allá de la voluntad de mejorar de Ezekiel Elliott y de los factores que han influido en su desempeño en las dos últimas campañas, la realidad es clara: la venidera temporada será clave para su futuro profesional. Y las señales son obvias.

Recordemos que Elliott actualmente tiene contrato con Dallas hasta 2026. Aparte, prescindir de él no era una opción para este año debido al impacto que tendría ese movimiento en el tope salarial. Sin embargo, el panorama en 2023 sería diferente. Si Elliott es cortado o canjeado después del 1º de junio, esto solo implicará $5.8 millones de dinero muerto, además de un ahorro de $10.9 millones bajo el tope salarial.

Otro punto importante es que los Cowboys dejaron intacta esta “vía de escape” en esta temporada baja. Ante su necesidad de mejorar su situación contra el tope salarial, la dirigencia reestructuró los contratos de Dak Prescott y Zack Martin, dos piezas con las que cuentan para el futuro. Pero esto no ocurrió con los contratos de Ezekiel Elliott y Tyron Smith, dejando claro que hay muchas dudas en torno a ellos.

Esto, de hecho, es muy similar a lo ocurrido recientemente con Amari Cooper. El equipo mantuvo intacta una “vía de escape” presente en su contrato para este año, condicionando su permanencia al desempeño que tuviera en 2021. Al no cumplir las expectativas, Dallas decidió prescindir de él por cuestiones financieras y conservar a Michael Gallup por un precio menor.

Esa historia podría repetirse en el cuerpo de corredores el próximo año. Recordemos que Tony Pollard está en el último año de su contrato de novato con los Cowboys. Si Elliott no rinde acorde a su salario y estatus, no quedará duda que la dirigencia optará por prescindir de él y renovar a Pollard por un salario menor al de Zeke.

Con todo esto en consideración, Ezekiel Elliott tiene mucho que probar este año. La venidera campaña será la que demuestre finalmente si el corredor de Dallas aún tiene combustible en el tanque, o bien, si ya está en declive. Más allá de ser uno de los líderes en el equipo, la dirigencia vaquera podría prescindir de Zeke en 2023 si es necesario. Y esto será así mientras la mencionada vía de escape en su contrato siga abierta.

3 COMENTARIOS

  1. Pués a esperar sentados una gran producción de Ziki este año porque la línea ofensiva no mejoró este año, al menos en papel, y como sigue de coordinador (in)ofensivo Moore, seguramente veremos marcadores holgados con equipos débiles pero a sufrir con equipos competitivos. Ziki después de su gran año de novato a venido a la baja consistentemente, así que lo más seguro es que lo dejen ir la siguiente temporada.

  2. Todos le hachan la culpa a Zek por no correr el balón como debería; pero nadie pone el foco en el entrenador de la linea ofensiva. Y me parece que no cambiaron al entrenador de linea ofensiva, todo empieza por ahí. La linea ofensiva independientemente de que sean jugadores de pro bowl o no, si no esta bien entrenada, por mas que sean los mejores de la liga; si no bloquean, si hacen castigos, si no protegen al QB ni Emmit Smith, Walter Payton etc lo pueden hacer solos. Ademas Zek bloquea también, por que la linea ofensiva no es capaz por si sola de proteger a Prescot, por eso se lesiona Zek.

Comments are closed.