Inicio Jugadores Analizando las posibilidades de cada jugador: receptores abiertos

Analizando las posibilidades de cada jugador: receptores abiertos

906
0

El campamento de entrenamiento es la prueba de que la temporada se acerca. Allí se suele definir cómo estará conformado el roster a partir de los rendimientos individuales. Esa preparación no comenzará sino hasta fines de julio, aunque vale la pena tener una vista previa del equipo para saber quiénes tienen más probabilidades de estar en el depth chart. Observaremos también a los que tienen un puesto asegurado, para cuáles jugadores sería una hazaña superar el corte y qué batalla posicional resultará interesante. Hoy: wide receivers.

Lista completa de jugadores disponibles

CeeDee Lamb, Michael Gallup, Jalen Tolbert, James Washington, Noah Brown, Simi Fehoko, T.J. Vasher, Dontario Drummond, Ty Fryfogle, Brandon Smith, Jaquarri Roberson y Dennis Houston.

Los que tienen un lugar asegurado

El grupo de receptores abiertos cambiará bastante con respecto a las últimas dos temporadas. La salida de Amari Cooper en un intercambio con los Cleveland Browns obligó a una modificación muy importante en el depth chart. Esa decisión de los Cowboys hizo que Lamb sea indudablemente el objetivo principal para Dak Prescott.

Por ahora es la única herramienta confiable de este sector que tendrá la ofensiva en la semana 1 considerando el contexto. Su proyección desde que fue drafteado siempre estuvo ligada a ser el reemplazo de Cooper como el líder receptor de Dallas. Aunque esa situación llegó antes por diferentes cuestiones, por lo que el pick global 17 en 2020 tiene su plaza confirmada.

Gallup aparece como otra presencia irrefutable cuando esté totalmente recuperado. Si bien posiblemente inicie la competencia en alguna de las listas de lesionados a disposición de las franquicias, su presencia no está en duda recordando que la gerencia le firmó una extensión multimillonaria en marzo. Tomar ese riesgo a pesar de su lesión fue una gran muestra de confianza.

Un novato surge como una pieza adicional que no debe preocuparse por su ingreso al roster. Más allá de que los rookies no siempre tienen un cupo, uno de tercera ronda sí. La selección de Tolbert fue además la más celebrada por el valor obtenido al llegar recién en la ubicación 88. Quizás el rol que tendrá en su comienzo en la NFL se vea expandido por la rehabilitación en progreso de Gallup.

Washington sería la última herramienta ofensiva con un lugar asegurado. Sin embargo, las probabilidades del veterano no comparan con las de sus tres compañeros. A esta altura del año está en el equipo por las lesiones y la falta de experiencia que hay en esa posición, pero la contratación de un agente libre podría complicarlo. Lo ocurrido con Ha Ha Clinton-Dix tiempo atrás es un ejemplo para que nadie se confíe demasiado.

En la burbuja

En esta categoría hay tres individuos con posibilidades de estar en el roster. Así como Washington podría caer a este lugar si llega un veterano, Brown podría estar en la anterior si eso no sucede. La realidad es que se ve bastante probable que sea parte del roster. Sobre todo hasta que Gallup regrese a la competencia.

Su conocimiento de la franquicia junto con lo que aporta tanto bloqueando como en equipos especiales le dan un rol claro que cumple muy bien. Aunque tampoco se refiere a un play-maker irreemplazable, por lo que deberá reafirmar su puesto en el campamento de entrenamiento. En especial porque la mayor parte de su contrato no está garantizado.

Un pick del año pasado seguramente estará mucho más presionado. Los Cowboys le dieron la oportunidad por haberlo seleccionado en la quinta ronda del draft, pero Fehoko necesita dar un salto en su segunda temporada. Por una cuestión de números se ve difícil que esté en el equipo principal al ser la sexta opción.

Vasher es el último que conforma esta lista porque podría añadir un prototipo que no hay en el depth chart. Si bien fue un agente libre no drafteado en 2021, se habla bastante de él a pesar de no haber visto acción aún. Este joven podría darle un objetivo imponente a Dak Prescott por su sobresaliente estatura. Deberá aprovechar cada snap que tenga en los entrenamientos.

Menos chances

Dallas tiene a día de hoy una docena de receptores abiertos bajo contrato. Sin embargo, la mitad de ellos fueron undrafted free agents. Más allá de que lógicamente no hay que descartar a nadie, sus probabilidades son demasiado bajas. Smith firmó en el mismo año que Vasher, pero Drummond, Houston, Fryfogle y Roberson incluso serán novatos al haber arribado a la franquicia en 2022. Por ese motivo sería una verdadera sorpresa que alguno de ellos esté en el roster final. Conformar el equipo de prácticas representa un objetivo alcanzable para continuar desarrollándose.

Una batalla posicional para seguir

Indudablemente la pelea destacada de este puesto girará en torno al tercer wide receiver. Lamb está ubicado lejos del resto como la primera alternativa. Gallup necesitará tiempo para regresar al 100% tras su lesión, pero en una situación ideal es el componente que le sigue. Sin embargo, no está confirmado quién será el titular cuando la alineación tenga tres opciones como ocurre en la mayoría de los casos.

Eso hace que Tolbert vs. Washington sea el duelo posicional para no perderse. La situación de Gallup lógicamente hace que ambos estén ante una gran oportunidad en el inicio de la temporada. Pero luego será cuestión de determinar cuál de los dos tiene mejor producción, conexión con Prescott y contribución en la ofensiva.

Washington representa la presencia experimentada a pesar de tener menos de 27 años. Haber sido una selección de segunda ronda en 2018 le da posibilidad de tener herramientas para lograr impactar más rápido. A pesar de que estará en un equipo totalmente nuevo al llegar desde los Steelers, no debe pasar tiempo de adaptación a la NFL. Los 2.000 snaps que posee en su trayectoria podrían darle el beneficio en el comienzo.

Tolbert en cambio surge como la apuesta a futuro. Su elección en la tercera ronda posiblemente haya sido la de mejor valor por el potencial que tiene a disposición. A mediano plazo inevitablemente se convertirá en el WR3, aunque deberá esforzarse para serlo. La adaptación a un nuevo nivel de exigencia es algo que debe ser tenido en cuenta. Un elemento importante en esa dirección está en que enfrentará esquemas defensivos que como rookie quizás le costará descifrar.

Expectativas del puesto

Las decisiones de la gerencia en la offseason fueron bastante polémicas. Una de las más cuestionables fue la salida de Cooper hacia los Browns por apenas un pick de quinta ronda. En ese movimiento Jerry Jones arriesgó mucho al dejar ir a un Pro Bowler. Estuvo justificado en particular por la parte económica, pero indudablemente añade bastante presión a la posición.

Todos estarán enfocados en lo que hará Lamb como el flamante WR1. El talento del egresado de Oklahoma no está en discusión para nadie, por lo que la confianza es absoluta. Una mayor cantidad de targets en su dirección debería indicar más jugadas explosivas, aunque la ausencia de Cooper también representa una atención superior de las defensivas en Lamb que podría complicarlo.

Lo que se espera es una mejor fluidez en el ataque aéreo. Lógicamente eso no debe ser responsabilidad exclusiva de los receptores abiertos porque mucho se basará en el rendimiento en conjunto del quarterback con la línea ofensiva. Aún así el estándar fijado por este grupo desde 2020 fue bastante alto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí