Inicio Noticias ¿Qué se espera de Dan Quinn como coordinador defensivo?

¿Qué se espera de Dan Quinn como coordinador defensivo?

5241
0

En el día de ayer, Dan Quinn viajó a Frisco para reunirse en persona con Jerry Jones y Mike McCarthy. Este fue un gran indicador que no solo era un favorito para el cargo, sino que probablemente ya estaba casi seguro. De hecho así fue, y el entrenador ha firmado por tres temporadas para los Cowboys.

Con la llegada de Quinn, vuelven algunos aspectos básicos en los esquemas defensivos. Algo que los jugadores podrían tomar con más tranquilidad. Aparte de un coordinador defensivo que ha sido ganador en la NFL y que podría llevar al equipo a mayores instancias.

Sin embargo, así como hay que señalar las ventajas, también hay que hacerlo del lado contrario. Por lo tanto, tendremos en una lista tanto los aspectos positivos como negativos de la contratación del coach.

Ventajas

La importancia de los profundos en su esquema

Algo que ha caracterizado a los Dallas Cowboys es la falta de interés en la posición de profundo. Hay que ser realistas, la organización no se toma muchas molestias en el Draft ni en la agencia libre para buscar a alguien adecuado en la posición.

Con la llegada de Quinn, esto podría cambiar. Durante sus años en Seattle, Dan contó con Earl Thomas, un elemento que fue seleccionado en el Draft 2010 con el número 14. Una situación similar podría llegar este año, en donde en las oficinas se tomen en serio la situación y seleccionen a un safety de alta categoría. De no llegar a suceder esto en el Draft de 2021, bien podrían buscar en la agencia libre. Thomas se encuentra sin equipo, solo que McCarthy no lo quiere por lo problemático que es en los vestuarios.

Sin embargo, queda claro que Quinn querrá algún otro elemento de interés que se destaque en la línea secundaria. Sobre todo porque no se sabe a ciencia cierta si la organización le dará algún tipo de extensión a Xavier Woods.

Sus buenos números como coordinador defensivo

Si bien es cierto que Quinn viene de ser despedido de los Falcons tras los malos resultados en las primeras cinco semanas de 2020, el despido no fue por el puesto de coordinador defensivo. De hecho, Quinn fue el entrenador en jefe de los Falcons desde 2015 hasta el punto que acabamos de mencionar. Llevando a los de Atlanta a un Super Bowl en su segundo año al mando. No obstante, si hay que resaltar que perdió una ventaja de 28-3 ante los Patriots. Estos últimos terminarían quedándose con el campeonato ganando 34 a 28.

Sin embargo, esto no eclipsa el gran trabajo que realizó Quinn como coordinador defensivo entre 2013 y 2014 con los Seahawks. Si se analizan las estadísticas, los Seahawks manejaron los mejores números en puntos permitidos y yardas permitidas durante este período. Con un total de 11,6 y 12,1 puntos permitidos entre estos años. Además, durante este período tan solo permitieron 49 anotaciones durante las temporadas regulares.

Por supuesto, esto los llevó a pelear por el Super Bowl en par de oportunidades. Ganando ante los Broncos y luego perdiendo ante los Patriots, pero llegaron defendiendo el título.

El posible regreso del esquema 4-3

Una de las grandes ventajas de Dan Quinn es que sabe trabajar con lo que tiene. De hecho, saca lo mejor de sus jugadores y los coloca en un esquema mucho más acorde a sus habilidades. Cosa muy distinta que realizó Mike Nolan, cuyos esquemas muchos jugadores no los entendieron. E inclusive algunos cambios de posición y tareas perjudicaron el trabajo de algunos elementos, como fue el caso del linebacker Jaylon Smith.

Con cuatro hombres en el frente, DeMarcus Lawrence tendrá mayores oportunidades de destacarse, así como Randy Gregory. Claro está, no dejamos por fuera a Aldon Smith, pero habrá que ver si recibe una extensión tras su gran desempeño este 2020.

Desventajas

Sus números en Atlanta no son alentadores

Ya se aclaró el hecho que Quinn no era el coordinador defensivo, pero al ser el entrenador en jefe de los Falcons, entre sus tareas también tenía que estar pendiente del rendimiento de la defensiva.

Tan solo maneja buenos números en su tercera temporada en 2017, en donde el coordinador defensivo era Marquand Manuel. Quien ya había trabajado en labores defensivas con los Seahawks entre 2013 y 2014. En esa oportunidad, quedaron de octavos en puntos permitidos (315) y novenos en yardas permitidas (5094).

Ni siquiera en el año del Super Bowl la defensiva de los Falcons se destacó. Cosa que se notó en ese encuentro ante los Patriots. Esta situación puede jugarle en contra, pero como ya se ha afirmado, no era el coordinador defensivo, esas tareas las estropearon otros.

La defensiva de Dallas no es la “Legion of Boom”

Gran parte del éxito de Quinn con Seattle fue coincidir con una de las mejores defensivas de la historia de la NFL. En su momento, se le conocía como la “Legion of Boom” y contaba con elementos de la talla de Earl Thomas, Kam Chancellor y Richard Sherman en la línea secundaria. Además de Bobby Wagner como linebacker.

Esto en Dallas no se ve, a pesar que hay talento emergente en la línea secundaria. Tanto el novato Trevon Diggs como Donovan Wilson en su segundo año dieron claras señales de gran producción para los años que están por venir. Caso muy distinto al de Chidobe Awuzie, Jourdan Lewis y Xavier Woods que no se saben a ciencia cierta si seguirán en la organización.

Quedan por ver es el rendimiento de las alas defensivas, y ver si el cuerpo de linebackers se reestructura un poco. Ya que uno de los grandes problemas de los Cowboys en 2020 fue la pobre producción en defensa del juego por tierra rival. Este será un gran problema con el que tendrá que lidiar Quinn, y resolver cuanto antes.

Quizás lo vieja escuela no ayude

A diferencia del coordinador ofensivo Kellen Moore, Quinn cuenta con casi 20 años de experiencia en la liga. Esto quizás le pueda jugar en contra, ya que el juego de fútbol americano está cambiando constantemente.

Con todo y esto, hay que ver lo que puede ofrecer ya que sus resultados en Seattle son una gran carta de presentación. Y como tendrá un cargo menor, podría solo enfocarse en los aspectos defensivos y no como en Atlanta en donde tenía que manejarlo todo.