Inicio Noticias ¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los...

¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los Steelers?

5779
0

El único equipo invicto de la NFL será el próximo rival que visitará el AT&T Stadium. Muy posiblemente el marcador se encargará de colocar a ambos en sus lugares. Sobre todo porque los Steelers son un serio contendiente para llegar al Super Bowl. Hay mucha paridad en todas sus unidades, aunque el punto fuerte está indudablemente en la defensiva. Sin embargo, la ofensiva tiene lo suficiente para dañar a cualquiera. Mucho más a esta versión de Dallas.

Ben Roethlisberger vs. Línea defensiva

Son muy pocos los quarterbacks ganadores del Super Bowl en la NFL que están en actividad. Roethlisberger es precisamente uno de ellos. Es incluso el único que puede unirse a Tom Brady en haber conseguido más de uno, teniendo en cuenta que obtuvo los títulos de las temporadas 2005 y 2008.

Su presencia en la ofensiva le da peligrosidad a esa unidad por la experiencia que posee. Nunca fue un QB móvil por su contextura física, por lo que a sus 38 años esa sigue sin ser su cualidad principal. Big Ben es uno de los pasadores de bolsillo puros que están en extinción en el fútbol americano de hoy en día. Sin embargo, eso no significa que ya no sea efectivo.

Históricamente es uno de los mariscales de campo más golpeados. Aunque este año los Steelers mejoraron en ese aspecto porque saben que tienen chances reales de ganar muchos juegos cuando su líder está saludable. Hasta aquí son apenas diez las capturas que permitió esa línea ofensiva, colocándolo en el puesto 23.

Las estadísticas no lo tienen dentro de los mejores. En yardas por aire se ubica 25° promediando 232.6. Pero esto no se explica por falencias suyas sino que generalmente no debe hacer mucho. La defensiva suele otorgarle excelentes posiciones en el terreno de juego para iniciar las series ofensivas que aprovecha a la perfección.

Si bien alguien de este nivel podría explotar fácilmente las deficiencias en cobertura de la defensiva de los Cowboys, quizás sea mejor enfrentar a un quarterback sin movilidad. No tener que estar atentos a lo que pueda hacer por tierra como sucedió con Kyler Murray o Russell Wilson simplificará las cosas. Será una preocupación menos entre las tantas que existen.

Dallas se mostró mejor en defensiva frente a los Eagles, aunque el rival fue un QB caótico como Carson Wentz. Hubo algunos buenos momentos de DeMarcus Lawrence que serán fundamentales para poder detener a Pittsburgh. Obligarlo a salir de la bolsa de protección podría ocasionarle cierta inestabilidad a Roethlisberger.

Corredores vs. Defensiva terrestre

La debilidad más evidente de la defensiva podría decirse que es detener los avances por tierra. Transcurrida la primera mitad de la temporada los Cowboys son los peores en ese rubro permitiendo 170.9 yardas por juego. Si bien frente a los Eagles los números mejoraron algo, aún fueron 119 las que concedieron.

James Conner será el running back que estará enfrente esta vez. A pesar de no ser un nombre de mucho cartel, es el 10° en yardas terrestres con 498. Como equipo no son especialmente dominantes en comparación con el resto de la liga. Pittsburgh está exactamente en el medio de la tabla promediado 118 yardas. El backfield lo complementa Benny Snell Jr.

Para poder contener los ataques por esta vía será fundamental la disciplina. Este no es su punto fuerte, pero sí saben cómo utilizarlo. Un arma a la que los linebackers deberán prestarle mucha atención es a Chase Claypool. El receptor abierto novato es utilizado con frecuencia en jet sweeps de manera muy efectiva, principalmente en la zona de anotación.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

Dallas por fin generó múltiples intercambios de balón en el reciente Sunday Night Football. SI bien no fue suficiente para conseguir el triunfo, era necesario demostrar algo de actitud. Donovan Wilson se encargó de provocar un fumble en una captura a Carson Wentz. Aunque la atención se la llevó Trevon Diggs con sus dos destacadas intercepciones.

Aunque no habrá tiempo para que la defensiva secundaria se relaje. La primera cuestión que hace al ataque aéreo de los Steelers peligrosa es tener a un quarterback confiable. Pero yendo a los wide receivers también hay elementos que generan preocupación. Una buena combinación de jóvenes con experimentados le brindan opciones para lanzar al QB.

El más reconocido es JuJu Smith-Schuster. Muy atrás quedó la temporada en la que consiguió 1.426 yardas como segunda herramienta detrás de Antonio Brown. Desde que se convirtió en el WR1 le costó bastante alcanzar esa producción. Sin embargo, sigue siendo alguien para seguir de cerca. Smith-Schuster puede a su vez hacer daño como receptor interno.

Pero las estadísticas indican que el líder en yardas de Pittsburgh esta temporada es otro. Nos referimos al caso de Claypool. Este novato hizo la transición al siguiente nivel sin demasiados sobresaltos. Su capacidad atlética es el gran motivo por el que acumula 375 yardas y cinco anotaciones por aire. Le da además versatilidad a la ofensiva cumpliendo varios roles.

Esto hace que los backs defensivos tengan un emparejamiento muy complejo. Claypool es un WR muy alto que podría ser dominante sobre Diggs. Smith-Schuster moviéndose por el centro será imposible de cubrir para los LBs. James Washington o Diontae Johnson también pueden conseguir yardas. La comunicación será un factor clave para no equivocarse en las coberturas.