Inicio Opinión ¿Puede John Fassel realmente mejorar los desastrosos equipos especiales de los Cowboys?

¿Puede John Fassel realmente mejorar los desastrosos equipos especiales de los Cowboys?

7471
0

Todos los fanáticos vaqueros podemos afirmar que una de las grandes razones por las cuales los Cowboys no trascendieron de la fase de grupos la temporada pasada fue el desempeño de los equipos especiales.

Unidad que fracasó totalmente, quedando de última posición en casi todos los renglones de esta categoría.

Dicho desempeño le costó su puesto como coordinador a Keith O’Quinn, abriéndole paso así a la llegada del experimentado Jonh “Bones” Fassel. Sin embargo, tras este cambio vale la pena preguntarse ¿Es realmente suficiente el cambio de un coordinador de equipos especiales para mejorar el desempeño tan desastroso del año pasado?

Y es que el impacto de un coordinador de equipos especiales es mucho más difícil de medir que el de otros entrenadores.

Por ejemplo, se puede medir el impacto de un coordinador ofensivo tras su llegada, evaluando si las jugadas que marca o el esquema que presenta son efectivos o no. Al igual que el impacto de un nuevo entrenador en jefe, el cual se puede saber tan solo viendo el equipo en el campo; en cambio con un coordinador de equipos especiales es más difícil.

Para triunfar en la NFL, los entrenadores de los equipos especiales deben tener ciertos atributos. El primero es que se debe tener un ojo innato para los detalles, ya que en este ámbito, el más mínimo error podría causarle un gran daño al equipo.

El segundo es que deben pasar gran parte de su vida analizando las cintas de vídeo. El coordinador debe entender cómo, cuándo y por qué explotar ciertas debilidades del oponente. Tiene que entender que cierto jugador del otro equipo hace cierto movimiento cada vez que juega y así es como pueden capitalizar y tener cierta ventaja.

El tercero y posiblemente más importante, tienen que ser absolutamente capaces de manejar los egos. Incluso los jugadores más novatos de un equipo de la NFL son ególatras, y a veces no se comprometen de lleno en su rol porque creen que deberían ser titulares y no estar jugando en ST.

Fassel es un veterano que domina esos tres aspectos, siendo su fuerte principal este último mencionado. Este tiene un amplio historial haciendo que todos sus jugadores estén en la misma página, erradicando los problemas de ego. Cosa con la que O’Quinn tuvo muchos problemas el año pasado.

Según fuentes internas, O’Quinn tuvo problemas manejando el ego de ciertos jugadores, y eso fue lo que poco a poco generó el declive de los equipos especiales.

Al parecer había un jugador veterano que formaba parte de los ST que no se sentía a gusto en su posición, y decidió convencer a los jugadores más jóvenes diciéndoles cosas como: “a los entrenadores no les importas” y “no dejes que tomen decisiones cuando tu cuerpo es el que está en peligro”.

Las fuentes no especificaron de quién se trataba dicho jugador, pero muchos afirman que este se trataba de Tavon Austin.

Más allá de esto, la llegada de Fassel puede significar que todos los problemas de este tipo se acabarán. Y aunque muy posiblemente los ST de los Cowboys no pasen de ser la peor a la mejor unidad en solo un año, pero la mejora entre una temporada y otra será evidente.