Inicio Noticias Los Cowboys están de vuelta: dominante triunfo 43-3 frente a los Falcons

Los Cowboys están de vuelta: dominante triunfo 43-3 frente a los Falcons

2225
0

Una semana atrás el juego ante los Broncos estaba finalizado antes de tiempo. Ese 30-0 en favor de los visitantes que mostraba el marcador era contundente. En esta ocasión sucedió lo mismo en cuanto a la definición temprana del vencedor. Aunque afortunadamente Dallas esta vez estuvo del otro lado.

La verdad es que apenas una mitad necesitó para dejar en el camino a Atlanta. Desde la primera serie ofensiva hasta que concluyeron los primeros dos cuartos se vio un equipo distinto. La imagen dejada días atrás había sido bastante pobre, por lo que era importante conseguir un triunfo de gran manera.

Los Cowboys salieron a demostrar desde el inicio que la caída a manos de Denver fue simplemente una mala tarde. Las conversiones en cuarta oportunidad habían sido un punto de quiebre allí, pero la ofensiva no podía rehusar a continuar siendo agresivos. La ausencia del pateador Greg Zuerlein quizás los hizo ser incluso más arriesgados en esa situación.

Aunque en esa área comenzó a obtener ese ritmo imparable que suele proponer. Dak Prescott salió encendido como en las semanas anteriores a la 9. Si bien lanzó un pase que casi es interceptado en la serie inaugural, después fue pura precisión. La primera posesión de hecho concluyó en una anotación de 13 yardas mediante CeeDee Lamb.

En la siguiente instancia en la que Prescott salió al terreno se dio un tres y fuera en un drive que empezó mal. Sin embargo, a continuación llegaría el primer gran momento. Era 4ta y 5, pero Mike McCarthy optó por dejar a la ofensiva en el terreno. Allí Prescott buscó a Lamb, quien logró 21 yardas. Con un acarreo mínimo de Ezekiel Elliott el local pegó de nuevo.

Eso no fue todo en cuanto a ir por touchdowns en vez de field goals con un pateador suplente. El contexto indicaba 4ta y 3 profundo en el territorio adversario cuando apareció alguien muy relevante. La ruta de Michael Gallup estaba diseñada con otro destino, pero la modificó al ver que el quarterback estaba en problemas. Una perfecta recepción colocó el balón en la yarda 2.

Un intento de Elliott por tierra alcanzó para llegar a 21 puntos. Dallas pegaría una vez más con un drive prolijo. Mucha variación permitió mover el balón por todo el campo con comodidad. Involucrando a varios receptores la ofensiva volvió a zona prometida. Un gran pase de Prescott bajo presión fue completado por Lamb en las diagonales.

Pero esa no era la única unidad que estaba a prueba. La defensiva había generado bastantes incógnitas por lo endeble que fue el domingo pasado. Sin embargo, en ese sector también se vio una mejoría notoria. Como se había visto en Minnesota frente a los Vikings, no hubo nadie en mal nivel a pesar de la ausencia de Randy Gregory.

A pesar de un buen comienzo de Kyle Pitts, la eficiencia de los Falcons cayó rotundamente. Un artífice de eso fue indudablemente Jourdan Lewis. El esquinero tuvo varios pases desviados en situaciones clave. En dos jugadas consecutivas estando en 3ra y 4ta con siete yardas por avanzar cubrió a la perfección a Pitts. Ahí se derrumbó por completo el rival.

La otra destacada actuación fue la de Dorance Armstrong en la línea defensiva. Una baja complicada como la de Gregory era un punto de atención por el rendimiento que había logrado recientemente. Sin embargo. Armstrong dio un paso adelante con una gran captura. Aunque su acción de impacto más evidente ocurriría un poco más tarde en otro rol.

En lo que debía ser la última serie de la primera mitad los Cowboys golpearían de nuevo. Una decepción había sido el despeje bloqueado por los Cowboys ante los Broncos porque las reglas lo perjudicaron. Esta vez salió todo bien. Armstrong se filtró por el centro para bloquear y Nahshon Wright se redimió de aquella fallida acción para recuperar el balón en la zona de gol.

Con esa piña se decretaría el knockout técnico de Dallas. Ir al entretiempo 36-3 fue una muestra de superioridad necesaria para recuperar el ánimo que había faltado días antes. En la segunda mitad no cambiaría nada acerca del desarrollo. Una anotación terrestre de Dak en el tercer cuarto marcó el 43-3. Sin embargo, ocurrieron varias intercambios de balón adicionales.

La entrega de los Cowboys fue un fumble perdido por Elliott. En esa acción el novato Richie Grant le dio un puñetazo desde atrás justo en el ovoide que hizo que el corredor lo soltara. Esa fue la primera pérdida de Zeke en la temporada, pero no tuvo ningún efecto en el resultado porque a su vez la defensiva contribuyó.

Los esquineros completarían la fiesta con tres intercepciones. Anthony Brown fue el que inició, pero Trevon Diggs le siguió y Jourdan Lewis coronó su fantástica actuación con un pick. El destacado rendimiento global fue muy importante al ver una reacción inmediata tras una caída. La siguiente presentación en Kansas City será otra prueba interesante.