Inicio Noticias Dallas estuvo espectacular ante Atlanta, en especial por las recuperaciones

Dallas estuvo espectacular ante Atlanta, en especial por las recuperaciones

1397
0

Tras la derrota del equipo de la estrella solitaria contra Denver, dio la impresión que quizás el encuentro de la semana 10 ante Atlanta sería un poco más cerrado. La verdad es que los Cowboys simplemente dieron una lección de su jerarquía y aniquilaron a los Falcons con un marcador de 43 a 3.

Realmente, era un juego que para el tercer cuarto estaba totalmente sentenciado. Ya que los Falcons realmente no supieron reaccionar tras su segunda serie ofensiva en todo el juego.

Hay que tomar en consideración que la ofensiva vaquera estuvo de lujo está tarde, con un Dak Prescott implacable. Y ni hablar de la defensiva, con un Micah Parsons que ya es el líder en capturas de la organización en lo que va de temporada. Sin embargo, el gran protagonista de la jornada han sido el montón de recuperaciónes que logró tener Dallas durante el partido.

A poco más de un minuto para el medio tiempo, los Cowboys colocarían el encuentro 28 a 3 gracias a un pase corto a la izquierda de Dak Prescott a CeeDee Lamb de nueve yardas. Esto terminaría en anotación y sería el momento de los rivales de despejar nuevamente el balón.

Lo que pasaría a continuación sería una gran jugada de parte de los equipos especiales. Tras el despeje de Dustin Colquitt, Dorance Armtrong se encargaría de bloquear la acción y el balón sería recuperado por el back defensivo Nahshon Wright en el área de anotación. Por lo tanto, los Cowboys lograron un TD por bloqueo de despeje. Tras un castigo a Atlanta durante la búsqueda del punto extra para Dallas, el cuerpo técnico cambió la estrategia y se enfocaron en una conversión de dos puntos. La cual sería exitosa de parte de Zeke Elliott y dejaría a los Cowboys con el marcador parcial de 36 a 3.

Claramente, esta acción en específico anuló cualquier posibilidad que los Falcons pudieran revertir la situación. En la NFL, una desventaja de más de 30 puntos antes del medio tiempo es una receta perfecta para una derrota anunciada. Claro está, a pesar de la acción de Nahshon Wright, habría mucho más.

La primera intercepción vaquera vendría de parte de Anthony Brown a menos de 10 minutos de terminar el tercer cuarto. Si bien es cierto que no fue para ninguna yarda, no sería la única situación comprometedora en la que se vería Matt Ryan.

En la siguiente serie ofensiva vaquera, los Cowboys otorgarían un fumble de parte de un acarreo de Ezekiel Elliott que dejaría a los rivales en su propio campo en la yarda 15. No obstante, tras tres pases de Matt Ryan, el cual el tercero sería profundo a Kyle Pitts, lo terminó interceptando el esquinero Trevon Diggs. Con esta acción, es la octava en su campaña en un total de nueve encuentros.

Como consecuencia, la ofensiva vaquera volvería a salir. Y en un total de nueve jugadas para 47 yardas, los Cowboys terminarían cerrando el marcador con broche de oro. Ya que sería el mismo Dak Prescott quien con un acarreo de cuatro yardas haría la anotación. Con el punto extra, ya los Cowboys estarían 43 a 3 a poco más de 30 segundos para terminar el tercer cuarto.

Esto trajo como consecuencia que los rivales guardaran a Matt Ryan, ya que no tenía caso mantenerlo en el juego con una desventaja de 40 puntos y con solo un cuarto por jugar. En su lugar entraría Josh Rosen, mientras que Dallas haría lo mismo eventualmente guardando a Dak Prescott y saliendo al campo Cooper Rush.

Con respecto a Rosen, los Vaqueros seguirían recuperando el balón para su ofensiva. Tras tres acarreos consecutivos de Wayne Gallman para hacer que los Falcons avanzaran un poco en el campo de juego, Rosen lanzaría el balón. El cual sería interceptado esta vez por Jourdan Lewis. La ganancia fue de cuatro yardas y la recuperación del balón para Cooper Rush y compañía.

Sin lugar a dudas, una de las grandes quejas que tuvo el equipo de la estrella solitaria estos últimos años fueron la falta de recuperaciones. Este año las cosas se han visto completamente distintas. En gran parte, gracias al trabajo del coordinador defensivo Dan Quinn. Así como de un vestuario que está comprometido en seguir al pie de la letra el plan de trabajo. Tampoco hay que dejar por fuera a los equipos especiales. Quienes ya se veían algo distintos hace un año pero que ahora son grandes referentes de los resultados positivos de los Vaqueros.

Ahora con un récord de 7-2, les llevan al menos una ventaja de cuatro juegos a su principal perseguidor, el equipo de Washington. A la espera de lo que puedan hacer los Eagles ante los Broncos en la jornada de hoy. De ganar Philadelphia, igual la distancia se mantendría al menos en tres. Tomando en consideración que los Eagles tienen un juego más y aún no tienen su semana de descanso.

Tras esta abultada victoria, hay que enfocarse en el duelo en condición de visitantes ante los Chiefs. Que si bien no se ven tan complicados este año, Patrick Mahomes no deja de ser una amenaza en su estadio. Todo parece indicar que la derrota ante Denver se convirtió en un llamado de atención y los Cowboys aprendieron de eso. Ahora a seguir ganando.