Inicio Noticias Los Cowboys dan un claro paso hacia atrás: caída 25-22 frente a...

Los Cowboys dan un claro paso hacia atrás: caída 25-22 frente a los Cardinals

1212
3

El juego del domingo por la noche pasado había inspirado mucha confianza. Más allá de que el adversario estaba golpeado por las lesiones y llegaba con menos descanso, el dominio fue total. Las tres unidades colaboraron de gran manera para superar al Football Team. Aunque era evidente que la verdadera prueba iba a estar varios días más tarde.

Los Cardinals arribaban con tres caídas consecutivas. Un mar de incógnitas rodeaba tanto al quarterback Kyler Murray como al head coach Kliff Kingsbury. Para la dupla QB-HC era vital este enfrentamiento porque se estaban desmoronando rumbo a los playoffs. Sin embargo, aprovecharon para darle un gran golpe a quien posiblemente cruzarán de nuevo.

Las estadísticas marcan en teoría que Dak Prescott tuvo un buen rendimiento. Lanzó para 226 yardas, tres pases de anotación y ninguna intercepción. Pero la sensación que dejó fue muy distinta a la del último SNF. La ofensiva volvió a tener muchos inconvenientes para mover las cadenas frente a un rival competitivo. En ningún momento se vio fluidez alguna.

Los receptores abiertos titulares se combinaron para nueve recepciones y 105 yardas con dos touchdowns. Si bien Michael Gallup debió salir por lesión tras su TD, no hubo demasiada conexión. Lo que agrava esa cuestión es que la defensiva secundaria de Arizona estaba plagada de ausencias, por lo que no haber sido más agresivos es algo para reprochar.

Regresando a la actuación de Prescott hay una jugada insoslayable. En la instancia en la que los Cowboys daban la sensación de girar el ímpetu del juego llegó una entrega. Un pase a CeeDee Lamb había entusiasmado a los fanáticos, aunque dos snaps después Dak quiso avanzar con sus piernas y fue tacleado desde atrás. No proteger el balón hizo que saliera eyectado de sus manos.

El otro elemento decisivo fue la falta de disciplina con las infracciones. Una vez más un gran número de penalizaciones afectó el funcionamiento global. Sobre todo las de sujetando por los lineros ofensivos. Con los problemas que demuestra el ataque en el presente, retroceder diez yardas suele ser un castigo insalvable. Aquí casi todos fueron sancionados.

La defensiva en esta ocasión no tuvo un nivel tan destacado. Lo que caracteriza a Dallas de ese lado es la generación de intercambios. Sin embargo, la tarea fue bastante aceptable. En la mayor parte de las posesiones los Cardinals debieron conformarse con field goals. Esa receta suele ser eficiente si la ofensiva responde. Permitir 25 puntos no está nada mal.

Quedan dos situaciones para mencionar que explican una parte de la derrota en casa. Una evidente por cómo quedó el marcador es el gol de campo fallado por Greg Zuerlein. En un duelo de postemporada un FG de 43 yardas debería ser automático al estar en condiciones climáticas ideales. La otra es una combinación compleja.

Esa fue la acción clave del último drive de la ofensiva rival. En una jugada terrestre hacia la izquierda el corredor Chase Edmonds fue al suelo para hacer que el reloj continúe su curso, pero dejó escapar el ovoide. Los árbitros decidieron que el running back había hecho contacto con el césped antes de soltarlo, por lo que no concedieron el fumble recuperado.

Los referees muchas veces optan por determinar la entrega. Teniendo en cuenta que todos los intercambios de posesión son analizados por la cabina, con ese modus operandi reciben el respaldo de las repeticiones. Una pizca de suerte es lo que faltó porque al ser fuera de la pausa de los dos minutos los Cowboys debían lanzar el pañuelo rojo para una revisión, pero no pudieron hacerlo al no tener timeouts disponibles.

Quizás se va a discutir mucho sobre ese desenlace. Una recuperación allí dejaba al equipo en territorio para al menos igualar el resultado. Sin embargo, el staff debe hacer un análisis profundo. Esas equivocaciones ajenas seguramente pesaron, aunque el nivel es lo que debería recibir más tiempo. Un motivo adicional es que se estarían enfrentando otra vez en la ronda de comodines por cómo quedó establecida la siembra.

3 COMENTARIOS

  1. AUN CON LOS ERRORES ARBITRALES, LA OFENSIVA SIGUE DEJANDO MUCHO QUE DESEAR, ESTA VEZ LA OFENSIVA NO PUDO SALVAR EL PARTIDO. PRESCOTT SIGUE DEMOSTRANDO QUE HASTA HOY NO ESTA PARA GANARLES A LAS POTENCIAS DE ESTE JUEGO. YA BASTA DE TANTA COMPLACENCIA ANTE UN KICKER QUE NO TE GARANTIZA NADA, SI SE ASPIRA A SER GANADORES NO DEBE UNO TENER SENTIMENTALISMOS, DEBN YA DE DARLE LAS GRACIAS.

    • Efectivamente ya deben despedir al pateador… seguro están esperando perder en playoffs para darle las gracias… y pues de la ofensiva qué se puede decir que no se haya dicho antes… estoy bastante enojado por el arbitraje, pero tener que depender totalmente de ellos cuando la ofensiva no hizo nada hasta el último cuarto pues; seguimos en el mismo destino del “primer juego y fuera” en playoffs jugando así, espero hagan cambios drásticos, cambien de actitud, pero principalmente que salgan a querer ganar desde el primer cuarto a la ofensiva…

    • Lettelieri, ante todo gracias por comentar. Coincido con vos. Los árbitros influyeron, pero la ofensiva tiene que mejorar mucho para ganar en los playoffs. Lo del pateador es bastante preocupante porque los juegos en estas instancias se suelen definir por field goals. Saludos

Comments are closed.