Inicio Noticias La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: linieros ofensivos interiores

La lucha por ingresar al roster de los Cowboys: linieros ofensivos interiores

1141
0

El campamento de entrenamiento está muy cerca de volver a ser lo que siempre fue. El 21 de julio es la fecha en la que Dallas podrá iniciar su preparación en Oxnard porque será parte del Pro Football Hall of Fame Game el 5 de agosto. Por esa razón estaremos analizando la situación de cada jugador según su puesto. Hoy: linieros ofensivos interiores.

Un sector en el que no suele haber muchas miradas es el del interior de la línea ofensiva. Sin embargo, es una zona vital para los quarterbacks porque la presión genera mucha disrupción cuando llega por ahí. En el caso de Dallas se da la particularidad de que el jugador más confiable de todo el roster se encuentra en este grupo. La posibilidad de un centro titular nuevo junto con un puesto en disputa completa la situación.

Lista completa de jugadores disponibles

Zack Martin, Connor Williams y Connor McGovern son los guardias más reconocidos. Tyler Biadasz es el otro nombre que seguramente todos conocerán. Eric Smith es un liniero que estuvo en un juego la temporada pasada, pero apenas en cinco snaps de equipos especiales. Los restantes son el pick de séptima ronda Matt Farniok y el agente libre no drafteado Braylon Jones.

Los que tienen un lugar asegurado

A quien hacíamos referencia como el más seguro del equipo no es otro que Martin. Si bien el guardia derecho no fue seleccionado al Pro Bowl por primera vez en su carrera, todo tuvo que ver con una línea ofensiva muy desarmada. Para mala fortuna se añadieron inconvenientes físicos como una conmoción y una lesión que lo limitaron a diez duelos. La presencia de Martin le da una solidez a los Cowboys muy importante.

Williams está en su último año de contrato con la franquicia tras haber sido elegido en la segunda ronda del draft 2018. Su nivel quizás no sea superlativo en comparación con otros linieros, pero estar presente casi siempre es una característica valorable. El año pasado lo demostró al no perderse ninguna semana.

Biadasz es el tercero en este listado porque no tiene competencia para quedarse con el puesto como sucedía antes. Al estar Joe Looney incluso hizo que fuera suplente la mayor parte de su tiempo como rookie. En 2020 fue titular únicamente en cuatro juegos, por lo que habrá un nuevo centro si tenemos en cuenta el choque inaugural de la temporada anterior en Los Angeles.

McGovern concluye con aquellos que estarán en el roster final salvo que haya alguna cuestión sorpresiva. En su tercer año en la NFL estará buscando superar a Williams como el left guard. Luego de una lesión pectoral que lo dejó afuera de todo el 2019, por fin pudo ingresar al terreno. Estuvo en 14 juegos, con ocho titularidades.

En la burbuja

Podría decirse que el único que entra en esta categoría por el momento es Farniok. Los picks suelen tener prioridad para estar en la plantilla, pero al haber sido seleccionado en la colocación 238 eso no es una garantía. Su versatilidad le da buenas posibilidades, aunque deberá demostrar en el campamento de entrenamiento que puede ser más que un jugador del equipo de prácticas.

Pocas chances

Los que parten con bajas probabilidades son Smith y Jones. Smith está en la liga hace bastante, pero su total de 56 snaps ofensivos representando a los Giants es muy bajo. Jones es un UDFA que tiene experiencia tanto alineándose en el centro como siendo RG. El novato podría demostrar características relevantes que le otorguen una vacante en el practice squad.

Expectativas del puesto

Conseguir una solidificación de la línea ofensiva es esencial para que Kellen Moore pueda explotar todo el potencial que tiene la unidad. Un saludable Martin brinda a Prescott un piso de protección muy alto en ese sector. El regreso de los tackles titulares indudablemente aportará un impacto positivo para el rendimiento de los linieros interiores.

La importancia de darle tiempo a Dak para lanzar es decisiva. Aunque una faceta vital para que eso suceda es la comunicación en el centrado del balón. Allí habrá un punto para seguir de cerca porque el QB estará trabajando con alguien que casi no conoce. En total son menos de 200 snaps los que compartieron la temporada pasada.