Inicio Noticias ¿Qué debe hacer Dallas con Tony Pollard en su último año de...

¿Qué debe hacer Dallas con Tony Pollard en su último año de contrato?

2029
3

Si hay algo que los Cowboys tendrán que hacer para la temporada 2022 es evaluar todo lo referente a su futuro. Y eso incluye la situación con sus corredores. Ya que en el caso de esta franquicia, el equipo cuenta con dos corredores talentosos como son los casos de Zeke Elliott y Tony Pollard.

Sin embargo, en lo que respecta al último hay muchos aspectos que hay que señalar. El más importante de ellos es que para la próxima temporada estará en año de contrato y el equipo de la estrella solitaria tendrá que ver si lo va a renovar o no. Después de todo, Tony en las pocas oportunidades que ha tenido ha logrado demostrar mucho y eso se ve en sus estadísticas en 2021. Si logra mantener ese mismo ritmo en el próximo campeonato, lo más inteligente que podría hacer Dallas sería retenerlo.

Viendo sus números con exactitud, el running back logró tener 130 acarreos, para un total de 719 yardas, dos anotaciones y promediando 5,5 yardas por acción. Todo esto tomando en cuenta que era el corredor respaldo de Zeke Elliott. Quien nuevamente quedó debiendo al equipo a pesar de tener un contrato de noventa millones de dólares, de los cuales cincuenta de ellos están totalmente garantizados.

Analizando mucho más a fondo, hay que ver las notas que tienen Pro Football Focus sobre Tony Pollard. De hecho, tiene una calificación de acarreo de 90.3, la mayor entre todos los de su posición. Estamos hablando de un corredor de respaldo que está por encima no solo de Zeke Elliott. Sino de otros corredores de la liga como Dalvin Cook o Alvin Kamara.

Por si esto fuera poco, la nota total de ambos corredores en Dallas cuenta con una diferencia amplia. Mientras que el de Zeke Elliott es de 68.9, el de Tony es 86.2. En lo que se refiere a esta estadística, Tony sigue quedando entre los mejores cuatro corredores de toda la NFL en 2021.

Todo esto suena muy bien, pero hay un detalle que quizás haga que Pollard se mantenga en segundo plano y se trata de Zeke Elliott. Como ya se mencionó, su contrato pesa mucho y se sigue esperando que el corredor vuelva a un nivel similar como el que tuvo entre 2016 y 2018. Lo cierto es que nada de esto se está viendo y Zeke tendrá mucha más presión en la próxima temporada.

Igualmente, lo mejor que podría hacer Dallas con Pollard es utilizarlo mucho más en otras labores. No hay que olvidarse que el RB también tiene experiencia como receptor gracias a sus años como jugador en la universidad de Memphis. En las tres campañas que lleva como profesional con los Cowboys, cuenta con 82 recepciones para 636 yardas y dos anotaciones. Si bien no son números tan altos, con lo poco que se utiliza en comparación a Elliott, aparte que no es su tarea primaria, es más que decente.

Todo esto abre el debate acerca de los rumores de un posible canje por el receptor de los 49ers Deebo Samuel. Parte de la filosofía de los Cowboys se trata de no gastar mucho en jugadores que no sean de la casa, y todo parece indicar que con Samuel será lo mismo. Ante las críticas que puedan recibir en las oficinas por como se están manejando las cosas en este año, igualmente no hay que olvidarse de la gran calidad de Tony Pollard. Por supuesto, Samuel ha demostrado gran producción con San Francisco, pero Tony también ha tenido sus momentos con los Cowboys. Y tomando en cuenta los pocos intentos y objetivos que ha podido tener, solo hay que imaginar lo que podría hacer en 2022 si llega a tener un mayor papel protagónico.

Por lo tanto, en las oficinas deberían considerar de una vez por todas extender a Pollard antes que suba su valor con otra gran campaña. El equipo de la estrella solitaria tiene entre sus filas no solo a un buen corredor, sino a alguien que puede responder como receptor e inclusive ser un elemento clave en los equipos especiales. Tony lo tiene todo y de ser constante en su trabajo, va a atraer las miradas de otros equipos en la NFL. Lo más sensato sería darle un nuevo contrato lo antes posible.

Por supuesto, todo esto va a depender de lo que decida hacer el equipo con Elliott. De cortarlo tras terminar la campaña 2022, el golpe a las arcas sería de 11,8 millones de dólares. Tras 2023, se reduciría drásticamente a seis millones. Así que la decisión final la tendrá la organización si Zeke vuelve a tener otra temporada para el olvido.

Lo que si es seguro es que de saberlo utilizar, Pollard será clave en la ofensiva vaquera en la nueva temporada. Pero ya todo dependerá de lo que el cuerpo técnico y Kellen Moore decidan hacer con él en los próximos meses.

3 COMENTARIOS

Comments are closed.